Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Nokia 8 Sirocco, análisis: Volver a sentir

Publicado el

Mi día a día es un sin vivir para mi smartphone. Correos electrónicos cada dos por tres, notificaciones de múltiples aplicaciones, mogollón de mensajes… A esto hay que sumar que utilizo muchísimo las aplicaciones de gestión y ofimática como las que ofrece Google, también suelo tener PDFs que consultar, mapas, transacciones económicas, música, redes sociales, fotos, o más de catorce pestañas en Google Chrome, entre otras cosas.

Tampoco es que pare mucho por casa últimamente, por lo que poder utilizar el móvil sin tener que cargarlo cada dos por tres debe ser obligatorio, que tenga una conexión rápida al Bluetooth del coche y una interfaz rápida.

Me prestaron este Nokia de gama alta para ver si era capaz de soportar toda la tralla que le he metido cada día a mi S7 Edge y ha podido soportar a duras penas durante este tiempo. Pero… ¿Ha sido capaz? Vamos a verlo.

Diseño y construcción

Abrimos la caja y encontramos el teléfono muy bien presentado. He de reconocer que me lo esperaba más grande, pero resulta ser algo menos largo que un Samsung S7 Edge, aunque de peso ligeramente mayor. Su diseño parece más cuadrado de lo normal, con bordes poco redondeados y laterales curvos, y aparentemente muy robusto.

El terminal viene de base con el sistema operativo de Google, Android One. Dispone de una memoria RAM de 6GB, fenomenal para mantener las aplicaciones en segundo plano, y un procesador Snapdragon 835 de ocho núcleos. Vamos, que va bien dotado en el apartado hardware.

Me pareció fenomenal que Nokia meta en el paquete, además de sus adaptadores y auriculares (que luego hablaremos de ellos), una cubierta de protección trasera, aunque muy básica, salvará al teléfono de algún golpe fortuito.

El material utilizado para la estructura es de acero inoxidable. Dispone de una cámara frontal de 5MP y dos traseras que sobresalen un poco, una de 12MP y otra de 13MP (todas con lentes ZEISS).

El lector de huellas se encuentra en la parte trasera del móvil.

Pantalla

Tiene una pantalla de 5,5 pulgadas pOLED con Gorilla Glass, por lo que en principio es bastante resistente. Me parece que está muy bien aprovechado el espacio de la pantalla, respetando márgenes en los laterales porque se agradece que al cogerlo no le des a la pantalla con los dedos.

La calidad visual es bastante atractiva. No nos olvidemos que ofrece una calidad de 2k en una proporción de 16:9. Da unos colores bastante intensos y negros bastante profundos. Lo suelo usar muchísimo en ver tutoriales de pintura de miniaturas y la verdad que no me ha defraudado. El único “pero” que le saco es que a veces, cuando el autobrillo se ajusta, se queda algo flojo cuando hay mucha luz.

El efecto curva de las pantallas siempre me ha parecido más un atractivo visual del teléfono que un aporte funcional, ya que a veces puede ocasionar sombras que para algunos son molestas. Personalmente suelo obviarlas y utilizar mucho el teléfono en horizontal para leer o ver vídeos, por lo que apenas afecta.

Audio

No olvidemos la función principal de un teléfono móvil: las llamadas. Vale que lo utilicemos para cualquier otra cosa, pero creo que esto es importante. A decir verdad, la calidad de los micrófonos parece correcta. No suele dar problemas durante las llamadas y se escucha bastante nítido. También lo suelo utilizar para grabar audios con mi grupete de música, y es suficiente.

En cuanto al altavoz que lleva el aparato, lo tiene en la parte baja. De volumen de sonido se escucha muy alto pero sí que pierde calidad al escucharse muy estridente. No obstante, creo que es algo de esperar en un terminal móvil.

Lo que sí que me sorprendió para bien han sido los cascos. Son de tipo botón, que no suelen gustarme al recibir todo el chorro de sonido directo en el oído y perder percepción con el entorno, pero están muy bien cuidados los volúmenes. El tratamiento de la ecualización plana me parece muy bien equilibrada y sin necesidad de ecualizar nada el sonido va muy enriquecido. ¿Y si queremos usar otros cascos? Pues usamos el adaptador de mini-jack a USB-C, que al menos vienen en su caja.

Cámaras

Una de las características que más se utilizan en un smartphone es la de poder hacer fotos y selfies. Con tanta red social qué menos que poder hacer una inmortalización decente.

Las cámaras traseras, en general, ofrecen una calidad muy aceptable. Sobre todo con buena luz salen fotos muy interesantes. Sin embargo, a medida que vamos perdiendo luz, la calidad empieza a mermar hasta llegar a un punto que la foto puede ser aceptable pero pierde detalle. Digamos que se defiende pero que su mejor virtud es cuando hay buena iluminación.

El software cuenta con una aplicación para manejar las cámaras. Podemos elegir entre el famoso modo HDR, automático o manual (pro como lo llaman en la aplicación), ofreciendo manejar los rangos de ISO, obturación y enfoque.

También contamos con opciones de vídeo como es el modo lento o muy rápido. Las cámaras traseras ofrecen la calidad de grabación en 4K. También aquí, cuando hay falta de luz lo normal es que decaiga la calidad.

La cámara frontal cumple con su misión, pero con una luz poco favorable, pierden bastante las fotos, dando sensación de pérdida de calidad e incluso que parezcan como movidas.

Conectividad

El único puerto físico de entrada y salida, tanto de datos como de corriente, es un USB-C. La tendencia a utilizar este tipo de conectores está bien pero creo que hay alguna traba al usarlos. Sobre todo al no disponer de una entrada mini-jack. Puede parecer muy anticuado pensar esto, pero tan simple como no poder dejar el teléfono cargando y escuchar música a la vez es una traba bastante grande. Por otro lado, el USB-C se calienta mucho al menos al utilizarlo con los cascos.

En cuanto a la conectividad inalámbrica no tengo ninguna queja. El WiFi suele conectarse rápido. Lo utilizo con frecuencia también es la conexion al Bluetooth del coche. Necesito que sea una sincronización rápida para no estar pendiente de si lo ha hecho o no. Sorprendentemente se conecta enseguida al haberlo vinculado. Con el S7 Edge a veces tenía que estar detrás de él.

Por lo referente al lector de huellas, me ha parecido muy interesante por la rapidez con la que nos lee.

Software: Android One

Este Nokia 8 lleva un Android One, sin capas intermedias de terceros. Sabiendo esto, era de esperar que algunas cosillas no estuvieran a mi gusto, como por ejemplo el modo “no molestar”, ya que lo suelo activar y dejarlo en modo vibración mientras trabajo.

También la parte de configuración de los menús fue algo que me he tenido que acostumbrar. Algo que sí que echo de menos de mi S7 Edge, es esto. Poder utilizar una de las pantallas como menú y añadir a un lado o al otro de la home las que las que quiera. Con Android One, tiene que ser sí o sí el menú de la izquierda la home.

No obstante, disponer de un sistema operativo Android One va a dotar al smartphone de menos capas de programación entre ellas y por lo tanto va a ir mucho más fluido, que es la idea principal. No hay mal que por bien no venga.

Aparte de toda la tralla que le doy, le quise hacer una prueba de Benchmark para someterle a una prueba de estrés y rendimiento. El test lo pasó bien, pero no destacó por encima. Es un alta gama que podría dar algo más. Eso sí, me quedo con que hasta ahora ha sido muy estable y no ha tenido picos de ralentización.

Almacenamiento

El Nokia Sirocco 8 viene con una disponibilidad de memoria 128GB, que sabemos que siempre es menos cuando hablamos de almacenamiento. No dispone de ranura para una tarjeta microSD o similar que nos permita ampliarlo. Sí que es cierto que es mucha memoria pero para los que usamos una microSD con nuestros ficheros siempre echamos de menos una ranura de estas. Además, no dejando libertad en este aspecto al usuario, ya estás obligando a utilizar la nube o estar haciendo copias de un dispositivo a otro.

Autonomía y rendimiento

Como decía al principio del análisis, para mi la batería es de lo más importante. Con este hardware una batería de 3260 mAh  se queda corta. El teléfono sin un uso muy regular durante el día te aguanta perfectamente un día y medio, pero en el momento que le metas mucha tralla el rendimiento puede llegar a bajar mucho. Donde más he visto que gasta batería es al utilizar las aplicaciones de GPS como Google Maps y Waze. A esto le sumas el uso diario que le doy y llega al final del día a duras penas.

Con esto quiero decir que el terminal responde bastante bien con el uso cotidiano e incluso con algo más de carga pero que en el momento que abusemos vamos a tener que enchufarle a la corriente entorno a las ocho de la tarde.

Conclusión

Un dispositivo que ha cumplido a la perfección con su cometido. Tiene sus cosas a las que he tenido que adaptarme al venir de un Samsung S7 Edge, pero por lo general bastante bien. Sobre todo me quedo con que da igual lo que le abras, que sigue estando estable y no se queda bloqueado.

Tiene algunas cosas que no me terminan de convencer, aunque no solo de este, sino de los teléfonos de última generación en general, como las conexiones únicas del USB-C, o no tener una ranura de ampliación de memoria o mini-jack. Aunque parezcan tecnologías obsoletas, creo que un teléfono de última generación no tiene que cerrarse, sino ofrecer un abanico de opciones al consumidor. Es cierto que la tendencia es la de ir cambiando de tecnología, pero poco a poco.

En cuanto al “feeling” que me ha dado este dispositivo ha sido muy bueno. Para mí, volver a reencontrarme con un Nokia me ha hecho bastante ilusión, ya que antaño eran los mejores teléfonos que existían hasta la llegada de los smartphones, donde no supieron adaptarse. Poco a poco ha ido ganando terreno y se nota que quiere volver a competir, pero le queda un largo camino por delante.

Nokia 8 Sirocco
8.9 NOTA
NOS GUSTA
Altas prestaciones y por lo tanto buen rendimiento, sobre todo la estabilidad que ofrece.
La arquitectura es bastante robusta.
Los cascos ofrecen un sonido muy bueno.
A MEJORAR
Algunos aspectos y configuraciones de Android One, aunque no olvidemos que ganamos en fluidez por no tener capas de terceros.
Las cámaras de un alta gama tienen que ser más potentes.
No podemos introducir una tarjeta de memoria para ampliar el almacenamiento.
RESUMEN
Un gama alta con sus peros, pero que te dejará contento.
Diseño y construcción9.5
Pantalla9
Rendimiento9
Cámaras8
Software9
Autonomía9

Top 5 Cupones

Lo más leído