Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Xbox Series S tendrá una CPU más potente que PS5, y soportará trazado de rayos

Publicado el
Xbox Series S tendrá una CPU más potente que PS5, y soportará trazado de rayos 31

Microsoft tiene previsto lanzar dos consolas de nueva generación, Xbox Series X y Xbox Series S. La primera será la más potente, y la que competirá realmente con PS5, y la segunda será una alternativa económica a aquella, que vendrá con una configuración de hardware mucho menos potente.

Esta realidad ha llevado a algunos a pensar que Xbox Series S podría lastrar de forma considerable el desarrollo de juegos en las consolas de nueva generación, pero ese miedo carece de fundamento. Uno de los editores más conocidos y fiables de The Verge ha lanzado algunos comentarios interesantes al respecto, y ha dejado claro que dicha consola no tendrá consecuencias negativas en los juegos de nueva generación.

Debemos tener en cuenta que, aunque los TFLOPs indiquen lo contrario, Xbox Series S será una consola que posicionará por encima de Xbox One X. Esto es consecuencia de lo que os hemos dicho en muchas ocasiones, y es que la potencia y la capacidad real de trabajo con juegos de una consola no se limita a los TFLOPs que tenga.

Xbox Series S

Xbox Series S tendrá un procesador más rápido que PS5

La arquitectura de la CPU de dicha consola será la misma que la de Xbox Series X, y por tanto idéntica a la de PS5. Hablamos de Zen 2, aunque en una variante semipersonalizada que, como hemos dicho en otras ocasiones, podría venir con menos memoria caché L3, lo que redundaría en un IPC inferior comparado con los procesadores Ryzen 3000.

Xbox Series S tendrá un procesador Zen 2 de ocho núcleos (y suponemos que 16 hilos) funcionando a la misma frecuencia que Xbox Series X, es decir, a 3,8 GHz. PS5, por contra, tendrá un procesador Zen 2 también de ocho núcleos, pero a un máximo (frecuencia variable) de 3,5 GHz. La diferencia es clara, y como vemos se inclina a favor de la consola de Microsoft.

La unidad gráfica de Xbox Series S mantendrá la arquitectura RDNA 2 y tendrá una potencia de «solo» 4 TFLOPs, pero contará con todas las funciones de nueva generación que hemos visto en artículos anteriores, incluyendo la aceleración de trazado de rayos por hardware. Esto último es muy importante, ya que el trazado de rayos está llamado a convertirse en la gran «novedad» dentro de las consolas de nueva generación.

No tenemos claro hasta qué punto será capaz Xbox Series S de trabajar con el trazado de rayos debido a sus limitaciones a nivel de hardware, pero los desarrollos adaptados a diferentes GPUs llevan con nosotros «desde tiempos inmemoriales», así que no tiene sentido pensar que Xbox Series S vaya a ser un problema.

El resto de las especificaciones de la consola se completarían con 7,5 GB de memoria unificada disponible (a dividir entre RAM y VRAM) y una unidad SSD de capacidad no concretada. Si todo va según lo previsto la presentación de Xbox Series S debería tener lugar en agosto. El precio no ha trascendido, pero debería rondar los 300 euros, como máximo.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído