Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Cuatro grandes beneficios de la formación online en tiempos de pandemia

Publicado el
formación online

La formación online se ha convertido en una de las mejores opciones para seguir estudiando. La pandemia del COVID-19 ha tenido un gran impacto en el conjunto de la sociedad, algo que se puede ver reflejado en diferentes sectores. Por ejemplo, en el ámbito de la educación, puesto que cada vez son más los centros educativos que están apostando por este tipo de formación online, que según indican los expertos en la materia ha venido para quedarse en un mundo post-COVID.

¿Por qué ha aumentado la demanda de la formación online?

Desde el inicio de los confinamientos para frenar el coronavirus, la formación en línea ha experimentado un increíble crecimiento, debido a que es una excelente alternativa a la educación presencial. Es muy reseñable, el caso de las formaciones de media y larga duración, y sobre todo, el de la formación profesional online, ya que ofrece enormes ventajas a las personas que quieren conseguir un título oficial para encontrar un empleo.

Aunque algunas personas no son partidarias de este tipo de sistema educativo, la realidad es que esta modalidad ha facilitado la vida a los estudiantes en los últimos meses, puesto que han seguido aprendiendo desde casa. Las ventajas de este método de enseñanza no se quedan únicamente ahí, por lo que a continuación vamos a detallar algunos de los aspectos más destacados de la formación en línea.

formación online

Gestión del tiempo

Con toda probabilidad, este es uno de los beneficios de la formación online más destacados, ya que por lo general, los estudiantes que optan por esta vía educativa no tienen demasiado tiempo. Es decir, estas personas tienen que compaginar el estudio con otras tareas del ámbito laboral o familiar, de modo que no pueden asistir de forma presencial a todas las clases.

Gracias a la formación profesional online, los estudiantes pueden planificar su rutina académica, de manera que ellos eligen el momento en el que quieren ponerse con el curso. Algo inimaginable hace unos cuantos años, pero que hoy en día se ha convertido en una auténtica realidad. Además, mediante este tipo de formación, las personas también ahorran tiempo, ya que no se desplazan hasta el centro de estudios.

Ahorro de costes

Otra de las ventajas de la formación online es el ahorro económico, puesto que el precio de las matrículas es mucho más bajo que en la modalidad presencial. A esta primera reducción de costes, también hay que sumarle lo comentado en el apartado anterior, ya que los estudiantes no tienen que ir hasta el centro educativo, por lo que no se generan gastos relacionados con el transporte.

Por si fuera poco, los profesores que imparten las clases trabajan con recursos online, de manera que los alumnos pueden descargar los contenidos de las asignaturas de forma totalmente gratuita. Desde textos hasta archivos de audio, documentos de vídeo o conferencias en directo, los cuales pueden ser visualizados en todo momento por los estudiantes de la formación profesional.

Múltiples oportunidades de formación

A diferencia de lo que ocurre en la mayoría de las modalidades presenciales, la formación profesional en línea se caracteriza por ofrecer una amplia variedad de cursos. Esto quiere decir, que las personas pueden elegir el título oficial que mejor se adapta a sus necesidades -independientemente del lugar de residencia-, por lo que no tienen que estudiar una formación que no satisface sus gustos.

Por ejemplo, en el centro oficial de formación profesional Implika, los estudiantes pueden cursar una FP Oficial de Técnico en Farmacia y Parafarmacia, una FP Oficial de Técnico en Sistemas Microinformáticos y Redes, una FP Oficial de Técnico Superior en Marketing y Publicidad o una FP Oficial de Técnico de Grado Medio en Gestión Administrativa, entre otras muchas opciones.

Mayor flexibilidad

Como ya se ha comentado antes, la formación online profesional es perfecta para las personas que tienen que compaginar el trabajo y los estudios, ya que les permite gestionar el tiempo en función de sus necesidades. Sin embargo, la flexibilidad de este tipo de formación va mucho más allá, debido a que la mayoría de las actividades no tienen una fecha exacta de entrega.

De este modo, los estudiantes pueden realizar las tareas en el momento que más les convenga. Y es que por un lado, algunas personas prefieren adelantar las actividades para dedicar el resto del tiempo a otras gestiones cotidianas, mientras que por otro lado, hay alumnos que son más partidarios de ir trabajándolas poco a poco. Por tanto, no es extraño que la formación en línea profesional sea cada vez más demandada.

Lo más leído