Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Pantallas táctiles frente a botones, ¿qué interfaz es más segura en coches?

Publicado

el

Pantallas táctiles frente a botones (2)

Nos encontramos en una época en la que la tecnificación de los coches es toda una realidad, y hasta tal punto que hemos llegado a un punto que hace unos años nos habría parecido impensable. Recuerdo cuando, en la década de los ochenta y principios de los noventa, algunos fabricantes de automóviles jugaban con el concepto de introducir pantallas en los coches. Estas les daban un toque futurista muy curioso, aunque su utilidad real era muy baja debido a las limitaciones tecnológicas de la época.

Hoy en día las pantallas se han convertido en uno de los pilares del sector del automóvil. La mayoría de los coches han sustituido la clásica consola central de antaño compuesta por numerosos botones y mecanismos de rueda por una enorme pantalla que nos recuerda, y mucho, a una «tablet» pegada al salpicadero. Dicha pantalla nos permite controlar todos los aspectos clave del vehículo y del habitáculo, puede visualizar información útil y tiene una interfaz bastante sencilla, pero al mismo tiempo tiene desventajas importantes.

Las distracciones son una de las desventajas más importantes de las pantallas táctiles, pero no es la única. Una ronda de pruebas realizada por la revista sueca Vi Bilägare ha confirmado que este tipo de interfaz es inferior a la clásica de botones en cosas tan básicas como la velocidad de ejecución de acciones. Los resultados del estudio lo confirman de una manera abrumadora, y es que para realizar una serie de acciones sencillas el conductor de un Volvo V70 de 2005, con una interfaz clásica de botones y ruedas, solo necesitó 10 segundos, mientras que el conductor de un MG Marvel R, un SUV chino con pantalla táctil, tardó 44,6 segundos en completarlas.

Pantallas táctiles frente a botones (2)

Si te preguntas en qué consistían las acciones a realizar en esta prueba tranquilo, no te vamos a dejar con la duda: activar los asientos calefactados, subir la temperatura en dos grados, activar la función de desempañado de cristales, encender la radio y ajustarla a una emisora concreta, reiniciar el ordenador de a bordo, bajar la iluminación del cuadro de instrumentos al nivel más bajo y apagar la pantalla central.

Está claro que ya no hay vuelta atrás, las pantallas táctiles han llegado para quedarse, y los interiores minimalistas y casi sin botones se van a convertir en la norma, pero esto no quiere decir que sean la mejor opción posible. Personalmente prefiero un interior que combine una pantalla táctil con una interfaz física basada en botones, de hecho esta fue la razón que me llevó a pasar completamente del SEAT León MK IV y a quedarme con el SEAT León MK III cuando cambié de coche hace un par de años.

Y a vosotros, ¿qué os parece este salto a interiores minimalistas sin botones en los coches, os gusta o preferís los interiores clásicos con ruedas y botones? Nos leemos en los comentarios.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído