AMD añade soporte OpenGL 3.0

AMD añade soporte OpenGL 3.0
30 de enero, 2009

La especificación OpenGL 3.0 se publicó hace apenas unos meses, y en AMD se han puesto manos a la obra y ya incluyen soporte en sus controladores Catalyst 9.1 para esta nueva versión de OpenGL. EL futuro de esta API parece prometedor, y de hecho sus ventajas y prestaciones lo hacen comparable a DirectX 11, su principal rival y que está también siendo uno de los pilares del futuro sistema operativo Windows 7 de Microsoft. 

 

Aunque Direct3D es a menudo vista como la API 3D estándar para el desarrollo de juegos en Windows, OpenGL sigue siendo un desarrollo formidable que fue el pilar de títulos legendarios como “Doom 3”, “The Chronicles of Riddick: Escape from Butcher Bay” o “Quake 4”. La nueva especificación OpenGL 3.0 publicada por The Khronos Group a finales del año pasado supuso un importante paso adelante para esta API, que promete prestaciones notables.

 

 

De hecho, aunque OpenGL 3.0 hace necesario el uso de hardware de la generación compatible con DirectX 10 (todas las GPUs actuales soportarán tanto DX10 como OpenGL 3.0) tiene una ventaja fundamental sobre este desarrollo de Microsoft: OpenGL 3.0 puede ser utilizado sin problemas tanto en Windows Vista como en Windows XP, lo que puede ser un extra importante para los desarrolladores de juegos, que podrán acceder sin esfuerzo a un número de usuarios mucho mayor.

 

OpenGL 3.0 ‘Long Peak‘ ofrece soporte para el Shader Model 4.0, además de incluir características como los cada vez más populares Shaders de Geometría. Además es totalmente compatible hacia atrás con versiones anteriores de esta API, pero una de sus características más destacadas es su interoperabilidad con OpenCL, el lenguaje de programación GPGPU que le permitirá ser aprovechado para procesar tareas de propósito general en las modernas GPUs de NVIDIA y AMD.

 

 

Precisamente AMD da soporte a OpenGL 3.0 en sus nuevos drivers WHQL, los Catalyst 9.1, que ya pueden ser descargados para Windows XP y Windows Vista de 32 y 64 bits y que ofrecen soporte para todo tipo de gráficas ATI Radeon. Se han corregido algunos problemas con el centro de control Catalyst, pero es evidente que la inclusión del soporte para la nueva API OpenGL 3.0 es un punto muy relevante que podría hacer que cada vez más desarrolladores tomaran en cuenta esa API como una referencia en lugar de Direct3D 11, que veremos en la versión final de Windows 7 y que se presenta como su rival más directo.

 

  • Share This