Ballmer no irá al Apple WWDC

Ballmer no irá al Apple WWDC
28 de mayo, 2010

Microsoft ha negado en su canal oficial de Twitter que su CEO Steve Ballmer vaya a aparecer en la conferencia de desarrolladores de Apple. El rumor tenía poco sentido en estos momentos y se ha desmontado tan rápido como su extensión mediática. Por un lado el Visual Basic 2010 para producir aplicaciones para el iPhone entraría en contradicción con la política de desarrollo de aplicaciones de Apple. Por otro, Ballmer no es Bill Gates, y para terminar no es momento de fiestas entre estos gigantes.

La especulación de un analista de la que nos hicimos eco ayer y que ha dado la vuelta al mundo ha sido negada por Microsoft. Ballmer no estará en la conferencia de desarrolladores de Apple.

Hubiera sido un bombazo no cabe duda, pero el rumor ya dejó muchas dudas ante el supuesto anuncio de Ballmer relacionado con la suite de desarrollo Visual Studio 2010 para producir aplicaciones por ejemplo para el iPhone. Una aplicación así incumpliría las propias normas de Apple que prohíbe utilizar herramientas de compilación cruzadas, las mismas normas que prohibieron por ejemplo el Flash CS5 en medio de otra guerra en este caso entre Apple y Adobe.

Ciertamente, Microsoft tiene sus intereses con Apple, desde el Office para Mac a los Windows virtualizados, o el mencionado Visual Basic para Mac OS X, que podría extenderse al Bing y Silverlight en el iPhone/iPod/iPad. Sin embargo, la competencia es máxima como muestra las connotaciones mediáticas de la superación por Apple de la capitalización de mercado de Microsoft, un dato relevante que escuece en Redmond a pesar que Ballmer insista que “Microsoft es la compañía tecnológica más rentable del mundo”.

Y por último, y no menos importante, todavían deben recordar en Microsoft la famosa aparición en la MacWorld Expo de Boston de 1997, de un Bill Gates con los bolsillos llenos de 150 millones de dólares para comprar acciones de Apple y que supusieron el bote salvavidas que necesitaban los de Cupertino, en los momentos más duros de la compañía.

Dicen que Microsoft “alimentó entonces a un moribundo” que ahora bebe champagne y come caviar mientras el gigante del software debe invertir cantidades millonarias para recuperar terreno en algunos sectores dominados por Apple como el de reproductores portátiles con los iPod. Steve Ballmer no es Bill Gates y no parece que el centro Moscone de San Francisco con 1.000 programadores de Apple sea el mejor escenario -en estos momentos- para que Ballmer grite aquello de “Developers, developers, developers…”

  • Share This