Medal of Honor ¿prohibido?

Medal of Honor ¿prohibido?
24 de agosto, 2010

El responsable de la cartera de Defensa del Reino Unido aboga por la prohibición de la venta de la nueva entrega de la saga de videojuegos de acción y disparos en primera persona Medal of Honor ambientada en Afganistán. El título ofrece la posibilidad de ejecutar misiones como soldados talibanes en el modo multijugador lo que ha levantado ampollas en el ejecutivo británico. Electronic Arts, distribuidora del juego, se defiende: “el formato del juego únicamente refleja el hecho de que cada conflicto tiene dos bandos”.

 

La última entrega de la serie de videojuegos creada originalmente por Steven Spielberg está bajo ‘fuego cruzado’ a dos meses de su lanzamiento oficial. Una serie ambientada en la segunda guerra mundial y que en esta última entrega abandona su formato clásico para trasladarse a una guerra actual: el conflicto bélico en Afganistán.

 

 

Y ahí reside parte del problema según el ejecutivo británico que está poniendo bajo presión a Electronic Arts tras las duras críticas emitidas contra el juego porque ofrece al usuario en su modo multijugador “comportarse como un talibán y asesinar a soldados británicos”, según el titular de defensa al que le parece “escandaloso que alguien pueda pensar que es aceptable recrear las acciones de los talibanes” recordando que “hay niños que han perdido a sus padres a manos de los talibanes y hay mujeres que han perdido a sus maridos”.

 

Sin entrar en disquisiciones poíticas el titular de defensa británico parece olvidar los “muertos del otro bando” y sobre todo que se trata de un videojuego que pretende ofrecer la más cruda realidad de un conflicto actual. Como bien explican desde EA “damos al jugador la posibilidad de jugar en ambos bandos porque en todo conflicto existen dos lados”.

 

“Si alguien juega a ser el policía alguien tiene que ser el ladrón… en Medal of Honor alguien tiene que ser el talibán”, indica la distribuidora bajo un argumento que no comparte en absoluto el secretario de defensa al que le es difícil creer que sus compatriotas compren un ‘juego antibritánico’ y por eso insta a los comerciantes a no vender el juego. No sabemos si llegará más lejos prohibiendo directamente el juego.

 

  • Share This