50 años de Spacewar!, el primer videojuego de ordenador

50 años de Spacewar!, el primer videojuego de ordenador
13 de febrero, 2012

Esta semana se cumplen 50 años de la creación del primer videojuego para ordenadores, Spacewar!. Dejando a un lado el debate de si realmente se puede considerar como el primero (todo depende de donde se ponga la barrera entre lo que se considera videojuego y lo que no) no cabe duda que fue un paso fundamental para la industria del ocio electrónico.

En la primavera de 1961, había un gran revuelo en el departamento de electrónica del MIT: el PDP-1, uno de los primeros ordenadores fabricados en serie, acaba de ser instalado. Incluso antes de que llegara, un grupo de jóvenes apasionados por la informática llevaban tiempo pensando cómo sacarle partido y escribiendo sus programas en papel. En solo unos meses, consiguieron desarrollar software para reproducir música o realizar cálculos matemáticos.

Un día el profesor Jack B. Dennis, responsable del área, recibió la visita de tres estudiantes que querían desarrollar un proyecto en el PDP-1:  Steve “Slug” Russell, Martin “Shag” Graetz y Wayne Wiitanen habían diseñado un juego de naves espaciales para dos jugadores que funcionaba con cálculos vectoriales. A pesar de que no eran estudiantes del departamento, Dennis les facilitó el acceso porque le fascinó la idea de los chicos y la posibilidad de probar las capacidades del ordenador.

Tras 200 horas picando código, Steve Russell ejecutó una primera versión de Spacewar!. El juego, inspirado Lensman (una serie de ciencia ficción de EE. Smith), enfrentaba a dos naves que tenían que destruirse, al tiempo que intentaban escapar del campo gravitatiorio que generaba una estrella. Las naves tenían munición y combustible limitados, portales al hiperespacio para viajar a una posición aleatoria y posibilidad de controlar la rotación de la nave. En febrero de 1962, Spacewar! estaba terminado.

El código de Spacewar! se añadió al que venía por defecto con el ordenador y Dan Edwards, Peter Samson, y Martin Graetz estuvieron trabajando para añadir nuevas características, como la posibilidad de eliminar la estrella o añadir el concepto “viento espacial” que modificaba el comportamiento de la nave. El juego se popularizó rápidamente (el código fuente era libre) y Digital Equipment, fabricante del PDP-1, terminó por incluir el código del juego en el ordenador y en las versiones PDP-10 y PDP-11.

Visto con perspectiva, el trabajo desarrollado con Spacewar! es increíble y más si tenemos en cuenta las limitaciones de las máquinas aquella época. Sus creadores utilizaron cálculos complejos (hasta 100.000 por segundo) para representar las trayectorias de las naves y todas las fuerzas del juego. Para simplificar y reducir los recursos necesarios, recurrieron a fórmulas trigonométricas.

Aunque 10 años antes ya había juegos electrónicos como OXO (considerado por muchos el primer videojuego), no cabe duda que Spacewar! incluye todos los patrones del videojuego tal y cómo lo conocemos hoy día. Más allá de títulos o récords, el mérito de estos jóvenes es toda una hazaña que siempre merece la pena recordar.

El código en ensamblador de Spacewars! se puede encontrar en Internet, así como las rutinas que utilizaron para acelerar las operaciones de cálculo que necesitaba o versiones jugables online. En el Museo de Historia de los ordenadores de Mountain View (California, EE.UU.) todavía hay un PDP-1 que funciona. Por supuesto, incluye una copia de Spacewar!

  • Share This