Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

HTC One

Publicado el

Hay veces que la calidad, el diseño y una interfaz de usuario sobresaliente no son suficientes para ganarse el favor del mercado. Hay veces que es el buen hacer de una campaña agresiva de marketing, lo que consigue lo que no son capaces de hacer los mejores ingenieros. Es esta realidad y mucho nos tememos que no otra, la que ha marcado la relación de fuerzas entre HTC y Samsung durante los últimos 18 meses.

Sin embargo, tras la presentación del HTC One y Samsung Galaxy S4, las cosas podrían cambiar. Mientras que la marca coreana apuesta con su S4 por un smartphone esencialmente continuista (heredando lo mejor del S3 y apostando por nuevos servicios), la empresa taiwanesa pone sobre la mesa un terminal apabullante.

¿Quién dijo plástico?

Vamos a decirlo desde el principio. No tenemos nada en contra del plástico. En terminales como los de Samsung, consiguen smartphones ligeros y más resistentes a la suciedad y a los arañazos. Y sin embargo. cuando tenemos en nuestra mano un terminal  como el HTC One, diseñado sobre un chasis unibody de aluminio y policarbonato, enseguida sabemos que es otra cosa: amor a primera vista en una construcción sobresaliente.

En el frontal, su pantalla de 4,7 pulgadas Gorilla Glass 2 ( Full HD 1080p, 468 PPP) deja apenas unos milímetros para que por encima y por debajo gane protagonismo HTC Boom Sound, consistente en dos altavoces estéreo fontales con amplificadores integrados y un micrófono HDR. Todo firmado por Beats, firma con la que colabora desde la presentación de los primeros terminales de la gama One

A su lado, una cámara frontal de 2,1 MP (equipada por primera vez con un gran angular de 88º) y en la parte inferior, la banda táctil clásica de HTC en la que junto al logo central nos muestra los botones Home y Atrás. En este espacio, llama la atención que HTC haya decidido eliminar en esta banda el botón «menú» y que para acceder a su funcionalidad tengamos que pulsar dos veces sobre Home, lo cual no siempre es lo más cómodo del mundo.

En el bisel superior, se sitúa el conector Jack de auriculares y junto al mismo, el botón de encendido y apagado del terminal que además funciona como puerto infrarrojos, de modo que podemos utilizar nuestro smartphone para controlar un televisor (una tecnología que después de estar años en desuso, está siendo incorporada por los principales fabricantes de dispositivos Android).

Ficha técnica

En el inferior, su conector micro USB (compatible con HDMI a través de MHL) y en los laterales dos sorpresas: en el izquierdo la ranura para la tarjeta micro SIM (ranura para la que necesitaremos de un alfiler especial si la queremos abrir y en el derecho las teclas de volumen de aluminio texturizado.

La parte trasera encontramos su ya famosa cámara HTC Ultrapixel, que aunque se aleja dramáticamente de los 13 MP que montan los terminales de gama alta (a muchos les llamará la atención que sólo anuncie 4MP) pone fin a la por otro lado absurda batalla de los megapíxeles, centrándose en una nueva óptica capaz de capturar mucha más luz (objetivo de 28mm con apertura F2,0)y trabajar mejor en condiciones de baja luminosidad.

En conjunto, probablemente el primer smartphone Android que puede arrebatar a Apple y su iPhone el título del mejor diseño a costa eso sí de unas dimensiones (137,4mm x 68,2mm x 9,3mm) y un peso (143 gramos) que reconocemos que tal vez no sean cómodos para todos los públicos.


Rendimiento, autonomía y conectividad

HTC One ofrece en su interior mucho de lo que podríamos esperar de un terminal que aspira a convertirse en el Rey de los dispositivos Android.

En este sentido, hasta la presentación del Samsung Galaxy S4, estábamos hablando del teléfono más potente del mercado. Opta por un procesador Snapdragon 600 (cuatro núcleos, 1,7 GHz), 2 GB de RAM y 32/64 GB de almacenamiento interno. Hubiese sido de agradecer que la capacidad de almacenamiento pudiese ampliarse con tarjetas micro SD, pero como comentamos en otros análisis, el eliminar esta opción se ha puesto de moda entre muchos de los principales fabricantes.

En conectividad incorpora LTE (que en España sigue sin tener sentido), NFC, la nueva especificación de Wi-Fi ac y Bluetooth 4.0. En el terreno de la autonomía se ha optado por una batería de  2300 mAh, que aunque es superior a lo que montan muchos teléfonos similares, sigue ofreciendo lo justo para un día de trabajo sin grandísimas pretensiones.

La batería se constituye una vez más en una asignatura pendiente que no es achacable directamente a HTC, sino a una industria que hace años que no es capaz de evolucionar en este terreno. Se obliga así  a los frustrados usuarios a mirar el indicador de la batería con recelo, casi con miedo de encender los datos cuando el índice de autonomía baja del 30%. El hecho de que en este HTC One la batería no sea intercambiable (el precio a pagar por un modelo unibody) agrava aún más un problema que como decimos no es exclusivo del fabricante taiwanés.

Pero es el conjunto, el que hace que el rendimiento general del dispositivos sea impresionante. Como hemos dicho en otras ocasiones, casi no merece la pena publicar test o benchmarks, ya que nos encontramos en un momento en el hardware de un smartphone no ya de gama alta, sino de gama media, supera con creces las exigencias a las que le puede someter el software que actualmente hay presente para estos dispositivos.

¿Qué diferencia en este sentido al terminal de HTC de su competencia? Una pequeña maravilla que ha sido bautizada como HTC BoomSound y que ofrece sin lugar a dudas, la mejor calidad y la mayor potencia de sonido que hemos visto hasta la fecha en un smartphone.

Lo consigue gracias a sus dos altavoces estéreo frontales con amplificadores integrados y al trabajo realizado en conjunción con Beats para ofrecer audio con la menor distorsión. ¿En qué se traduce esto? En que tenemos en nuestras manos un smartphone que por primera vez, no suena como un smartphone. Adiós sonido de lata, hola sonido de verdad.

No queremos abandonar este apartado sin hablar de otra de las estrellas de este terminal: su fantástica pantalla. 4,7 pulgadas de cristal Gorilla Glass 2 ( Full HD 1080p, 468 PPP). Para que os hagáis una idea,  el iPhone 5 de Apple tiene una resolución de 326 PPP es fácil darse cuenta de la calidad de imagen de la que estamos hablando.


Ultrapixeles. ¿Realidad o puro marketing?

Renunciar a la guerra de los Megapíxeles para apostar por algo muy diferente. Es lo que HTC se ha planteado por primera vez con la cámara que monta en su HTC One. Una cámara que se aleja de los 13 MP que ofrecen casi todos los terminales de alta gama, para apostar por la sencillez de los  4 MP.

Y es que bajo el marketiniano nombre de Ultrapixeles se encuentra una tecnología que permite que cada uno de los pixeles que se montan en su cámara  multiplique su tamaño, lo cual permite  que mejore el nivel de detalle de cada uno, al aumentar significativamente la cantidad de luz que pueden captar.

¿Cuál es el resultado final de todo esto? Que si bien es cierto que en escenas bien iluminadas podemos perder cierto nivel de detalle con respecto a lo que ofrecen otros teléfonos, ningún otro smartphone ofrece una mayor calidad cuando las condiciones de iluminación no son buenas, ofreciendo el mejor resultado en escenas nocturnas.

Como en cualquier caso, la mayoría de las personas no van a necesitar tamaños como los que ofrece la grandísima cámara del Nokia 808 PureView (lo normal es que reduzcamos las dimensiones de las fotos que tomamos), el resultado final debería ser más que decente.

¿Cumple HTC con las expectativas? Como podemos ver en la galería de imágenes que os mostramos a continuación, las escenas nocturnas se nos muestran perfectamente iluminadas y aunque es cierto que cuando hay luz, la cámara del HTC One no supera en calidad a la mayoría de la que nos ofrece los smartphones de alta gama, muchos usuarios van a agradecer la mejora en estas escenas de baja luminosidad o de total oscuridad y sin flash como vemos en la siguiente galería de imágenes (clic para ampliar).

Foto prueba HTC One 8

Foto prueba HTC One 3         Foto prueba HTC One 4

Foto prueba HTC One 5

Foto prueba HTC One 6           Foto prueba HTC One 9          Foto prueba HTC One 1

Foto prueba HTC One 7     Foto prueba HTC One 2
Otra de las grandes novedades de HTC es Zoe, una app que nos permite hacer varias cosas interesantes con nuestras fotos. En primer lugar, Zoe nos permite hacer lo que se denomina «fotografías en movimiento» es decir: fotos que tienen una duración de tres segundos y que se guardan en la memoria del terminal como «fotografía animada» y como conjunto de fotos individuales.

Con Zoe podemos además eliminar personas o objetos que no nos interesa que aparezcan en una imagen, cambiar la velocidad de grabación de un vídeo y e incluso conseguir que una secuencia de imágenes se plasme en una única fotografía.

HTC Sense 5.0 y HTC BlinkFeed

Una de las razones por las que siempre nos ha gustado HTC, es por su excelente capa de software que en esta ocasión se superpone a Android 4.1 (lástima que no se haya apostado por 4.2). En nuestra opinión, Sense siempre ha estado un escalón por encima en este terreno y su versión 5.0 lo vuelve a demostrar. Lo hace además introduciendo una de las grandes novedades del mundo Android este año: BlinkFeed.

HTC Blinkfeed trata básicamente de incorporar la tecnología que ya ofrecen apps como Flipboard, Google Currents o Zite a la pantalla principal de nuestro dispositivo. De esta forma, cuando miramos nuestro smartphone enseguida estamos al tanto de las noticias que nos interesan (podemos definir qué canales queremos que aparezcan), así como actualizaciones relevantes en nuestras redes sociales.

Desde BlinkFeed podremos también buscar en nuestras redes sociales y actualizar nuestro estado en las mismas. ¿Es por lo tanto una herramienta útil? Sin lugar a dudas les encantará a los «yonkies» de la información, aunque en honor a la verdad, también puede resultar un tanto molesta si lo que queremos es acceder a una aplicación de forma rápida. La mala noticia es que a menos que no cambiemos de launcher, no vamos a poder deshacernos de Blinkfeed. La buena, que basta con cambiar nuestro escritorio principal por otro, para perderlo de vista si no nos acaba de convencer.

Pero Sense 5.0 no sólo es BlinkFeed y cuenta con algunos elementos que merece la pena señalar. El primero y más evidente, que se ha pasado de unos iconos preciosistas inspirados en el más puro estilo Apple, a otros muy diferentes que nos recuerdan al minimalismo de Windows Phone. Se añaden además algunas funcionalidades interesantes, como el poder mostrar más notificaciones de Android directamente en la pantalla de bloqueo de nuestro terminal, el poder ocultar las apps que no nos interesan en nuestro drawer, o un mejorado menú de Ajustes mucho más sencillo de utilizar.

También hay novedades en el apartado de apps y servicios que se entregan en el estreno de Sense 5.0. La primera, una nueva app de televisión que no sólo nos va a permitir controlar nuestro equipo de forma remota, sino nos va a permitir consultar  toda la programación de la TDT o de servicios de pago como Digital+.

En segundo término, destaca el partnership con Zoodle que trae a nuestro terminal un nuevo «modo niños» que permite por un lado restringir el uso que pueden hacer los pequeños de la casa de nuestro teléfono como apps y experiencias interactivas apropiadas para ellos.

Igualmente interesante es la alianza firmada con Ignition, que permite ofrecer asistencia técnica remota gracias al popular LogMeIn Rescue, lo que convierte al smartphone en una opción atractiva para muchas empresas. Finalmente y pese que en el pasado no ha triunfado, encontramos una renovada oferta de HTC Watch que puede en este caso hacerse un pequeño hueco en el mundo del streaming si tenemos en cuenta que en esta ocasión nos ofrece películas por sumas tan insignificantes como cinco céntimos.


Conclusiones

HTC entrega con su One un terminal espectacular, con muy pocos peros que le podamos achacar. Supone además una firme apuesta por la innovación, un terreno que a veces es olvidado por muchos fabricantes de dispositivos Android. Blinkfeed, Boom Sound o sus Ultrapixeles son parte de esa innovación.

Una innovación que como en el caso de la cámara, no es ni mucho menos perfecta (creemos que los ultrapixeles de HTC no deben motivar ninguna decisión de compra), pero que si demuestra una apuesta valiente por hacer algo diferente. Frente a otras empresas que apuestan casi todas sus cartas a la potencia bruta, HTC se muestra receptiva al mensaje que desde hace tanto tiempo se manda desde Apple: no sólo importa el qué, sino también el cómo.

Qué nos gusta:

  • Diseño
  • Calidad de los materiales
  • Cámara
  • Posibilidad de ser usado como mando a distancia tradicional (TV, DVD, …)
  • Calidad sonido
  • Rendimiento Snapdragon 600

Qué podría mejorar:

  • Autonomía
  • Precio
  • Última versión Android

Lo más leído