Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Ignacio Pérez Dolset: «España se está resistiendo al cambio de forma dramática»

Publicado

el

Ignacio Pérez Dolset

Ignacio Pérez Dolset es una de las personas más respetadas en el mundo digital, pionero en nuestro país en el desarrollo de videojuegos o en el campo de la animación digital. Su último proyecto es U-tad, Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital, universidad desde la que su equipo forma en áreas como el desarrollo de videojuegos, la animación, la creación de apps para dispositivos móviles o la gestión de empresas digitales.

En el marco del Digital Business (R)evolution, hemos tenido la oportunidad de entrevistar al responsable de proyectos como Commandos o Planet 51, conociendo de cerca sus impresiones sobre el estado de la revolución digital en nuestro país, el papel que está jugando la universidad y el espacio que encuentran los nuevos emprendedores.

MuyComputer: ¿Cómo ves la revolución digital en España?

Ignacio Pérez Dolset: Creo que ha quedado reflejado en toda la jornada, España es un país que todavía no ha hecho la revolución digital.  A nivel social no somos un país concienciado del impacto que tiene la revolución digital. ¿Por qué? Ha varios elementos que se ponen en juego. A nivel sociológico por ejemplo España es un país que ha llegado tarde a todo. Perdimos muchos trenes. Nos perdimos la revolución industrial, fuimos uno de los últimos países en salir del feudalismo…etc.

Por otro lado tenemos una de las juventudes menos dinámicas, menos proactivas…están muy formados pero tenemos una de las tasas de emprendimiento más bajas. Sigue habiendo mucha vocación de trabajo público, muy superior a la de otros países…la movilidad laboral es mínima, etc.

Creo que la España que existe es una España fuerte de empresas consolidadas, partidos políticos y estructuras consolidadas y llama la atención que estas «viejas estructuras» no se hayan visto presionadas o retadas por otras nuevas que luchen por ocupar su puesto. Sin ir más lejos, en el IBEX 35 español no hay ninguna empresa que se haya creado durante este milenio. Es bastante significativo. La única revolución que se ha producido aquí es la de la construcción, pero fuera de ese ámbito, se han hecho muy pocas cosas. La situación es muy diferente en Estados Unidos.

MuyComputer: Lo que comentas recuerda no sólo a España, sino también a la mayoría de países de Europa

Ignacio Pérez Dolset: Es un problema europeo, pero especialmente grave en España. En ciudades como Berlín se están creando grandes polos de emprendimiento; en Inglaterra sin ser gran cosa tiene players muy importantes, con una industria muy potente en el sector de los videojuegos; hay desarrollos muy grandes en países como Finlandia (Angry Birds), etc.

Hay países que en definitiva se están moviendo, aunque que Europa llega tarde, es un hecho. Hay un problema europeo. Pero dentro de Europa, seguramente y tomando prestado un símil del mundo del ciclismo, estamos en la parte de atrás del pelotón.

MuyComputer: Donde parece que algo se está moviendo es en el terreno de la animación digital. 

Ignacio Pérez Dolset: Yo creo que no. Creo que tenemos un potencial inmenso, pero si hacemos un análisis crítico creo que hay mucho que mejorar.  Hemos llegado al espacio en el que se encuentran los países avanzados porque tenemos un talento inmenso, pero también hay muchos problemas.

La universidad ha dado la espalda a esta nueva realidad. Hasta hace poco no había universidades donde formarse en esto. No las hay. No hay apoyo a la industria y corremos el peligro de volver al vagón de cola.

dolset_telefonica

MuyComputer: En Digital Business (R)evolution se ha criticado duramente el papel que tiene hoy en día la universidad, su falta de alineación a las necesidades de las empresas. Desde la universidad argumentan en cambio que su función no es únicamente la de nutrir el mercado laboral.

Ignacio Pérez Dolset: Estoy de acuerdo. Por supuesto que la formación no debe ser únicamente técnica. Nosotros por ejemplo en U-tad siempre decimos que no enseñamos a manejar herramientas, sino que enseñamos fundamentos.Los fundamentos suponen el conocer el por qué de las cosas. No puedes programar si no sabes de física o de matemáticas. No puedes ser un artista digital si no has hecho arte tradicional (luz, color, volumen, perspectiva), si no conoces la psicología del dibujo… y más allá, en los dibujos más que una técnica también hay unos principios.

Y eso por supuesto eso tiene que estar en la universidad. Pero esto no implica que los alumnos tengan que utilizar herramientas obsoletas, equipos que están fuera del mercado, que no estén orientadas al mercado laboral, que las prácticas sean de broma, que asignaturas que ya no son relevantes se sigan impartiendo o que incluso en carreras como periodismo se siga enseñando el uso del tipómetro.

Si estudias periodismo sigue siendo necesario saber contar una historia, tener capacidad de redacción, haber leído, saber sintetizar, tener claros principios fundamentales. Pero lo que no es de recibo es que se siga enseñando como se pintan negativos o cómo se produce un programa de televisión de hace treinta años y no se utilicen las nuevas herramientas digitales. Al final estamos ante excusas que pone la propia universidad, que se dedica a echar balones fuera.

El gran problema de la universidad es que no tiene el mismo sistema de evaluación que la gran empresa. La universidad se auto aprueba, por mucho que sus clientes/usuarios la hayan suspendido.

MuyComputer: Fenómenos como la «sharing economy»  están poniendo contra las cuerdas a algún sector tradicional (hoteles, taxis, etc.) y ya hay lobbys que quieren impedir su actividad. ¿España es especialmente resistente al cambio? ¿Es necesaria cierta regulación?

Ignacio Pérez Dolset: Seguramente sí que haya que regular. Pero el problema de la regulación es que siempre se hace a favor de alguien. ¿A favor de quién hay que regular en este caso?  Yo creo que en España hay una resistencia al cambio, de libro. Y cualquier persona que haga un estudio lo va a ver.  Es evidente que España se está resistiendo al cambio de forma dramática.

Los puestos de poder y de toma de decisión están en este país en manos de personas de una determinada generación. Una generación no tecnológica. Y se produce una profunda resistencia al cambio. Y es una resistencia normal y justificada. Es la misma resistencia que tuvo Kodak cuando llego la fotografía digital, o la de la industria del entretenimiento americano frente a la llegada de los videojuegos. Hay una industria inmensa que Hollywood se ha perdido por esa resistencia a cambiar.

El cambio es una amenaza que no conozco, que no controlo y a la que por tanto, me resisto. Incluso la propia industria del videojuego ha mostrado resistencia cuando han llegado los nuevos modelos de juego. Creo que España es un país en el que lo viejo tiene mucha fuerza, por esa generación instalada en el poder y lo que viene no tiene la fuerza suficiente como para desplazarles e imponer un nuevo modelo de país.

MuyComputer: Llevamos tiempo oyendo hablar de conceptos como el Internet de las cosas o los pagos móviles. Especialmente en este último caso…¿Cuándo crees que llegaremos a pagar con nuestro teléfono? ¿No crees que son precisamente las pequeñas empresas las que en este caso van a marcar los tiempos?

Ignacio Pérez Dolset: Yo creo que estamos más cerca que nunca del pago móvil. Es inevitable. Hay ciertas tecnologías que es verdad que van a toda velocidad, como las redes sociales. Otras, cuando afectan a elementos esenciales y culturales de nuestra vida, toman mucho más tiempo.  Las tecnologías que avanzan más rápido son aquellas que a corto plazo no sustituyen a nada, a pesar de que puedan hacerlo a largo, como el discurso inicial de móvil frente a teléfono analógico.

Sin embargo no es el caso del dinero. El dinero es una de las cosas más firmemente grabadas en nuestra cabeza.  El dinero como algo físico, que llevamos en el bolsillo, en la cartera. Sin embargo el dinero virtual cuesta verlo, el cambiar los medios de pago lleva tiempo. Hay países que consideramos desarrollados en los que todavía cuesta mucho que las personas paguen con su tarjeta de crédito. Psicológicamente es algo que cuesta mucho.

En segundo lugar hay lobbys que se van a resistir todo lo que puedan al cambio. Hay empresas que controlan la mitad de nuestras transacciones y es difícil que estén dispuestas a perder parte de ese control. Por supuesto también están los gobiernos que no quieren perder el control y el monopolio de la emisión de moneda. Aún así creo que está muy cerca. Hay países que están avanzando muy rápido en este terreno. Creo que hay muchos productos de los que hoy se empieza a hablar y que van a ocurrir sí o sí y sólo hace falta encontrar la solución comercial apropiada.

Hay otras cosas sobre las que tengo muchas más dudas, como por ejemplo el mundo 3D. Creo que todo lo que implique una alteración de los sentidos lo va a tener complicado, como por ejemplo la realidad virtual. Y la realidad aumentada funcionará cuando no sea invasiva. Otros temas como la impresión 3D es algo sobre lo que tengo muy pocas dudas.

MuyComputer: A medida de que van llegando estas nuevas tecnologías se va a ir haciendo más profundo el debate de las ventajas que nos aportan frente a la pérdida de privacidad que conllevan. Un debate que precisamente a revivido con el caso de la NSA. 

Ignacio Pérez Dolset: Creo que Europa se equivoca. Creo que Europa ha puesto en el centro de la discusión lo que no está en el centro de la discusión. En el centro de la discusión debería estar el tener una industria europea que genere esos contenidos, esas aplicaciones. Esa no es nuestra realidad.

Lo que pasa es que Europa quiere imponerle una serie de políticas a la industria americana y tiene mucha menos capacidad de hacerlo que si esas fuesen sus propias empresas. Si en España el Gobierno quiere imponer ciertas medidas a sus televisiones, tiene medios coercitivos para hacerlo. En el mundo digital, si una empresa está fuera de España, imagínate. Al final ha sido Estados Unidos el que nos ha impuesto su modelo cultural y comercial.

El problema de Europa no es que tenga esa discusión (tecnología vs privacidad), sino que actualmente esa discusión está cuestionando la evolución misma de la industria digital. Por supuesto que hay que legislar y controlar, pero sin cuestionarse el producto en sí mismo. Es verdad que hay que controlar, evitar malas prácticas, hay que crear unas leyes que no pongan en discusión el propio producto. Por supuesto que no vale todo, pero en el fondo el concepto es el mismo: no quiero cambiar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo más leído