Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Shuttle OMNINAS KD22, análisis

Publicado el

shuttle-omninas-kd22-1

La firma Shuttle es bien conocida entre los aficionados al hardware de calidad y hace unos meses que actualizo su oferta de NAS domésticos, menos conocidos que los barebones y chasis para HTPC pero con una configuración notable y precio competitivo. Hemos probado durante unas semanas el Shuttle OMINAS KD22, tope de gama para esta temporada, y estas son nuestras impresiones.

El NAS se presenta en un compacto embalaje y acompañado de todos los accesorios necesarios para su puesta en marcha, incluyendo la tornillería necesaria para instalar los discos duros y una licencia de Acronis True Image HD, una conocida utilidad de backup y clonado de discos. El dispositivo tiene unas dimensiones muy compactas  (170 x 90 x 225 mm) y un acabado más que correcto en aluminio cepillado.

En su interior, la combinación de un procesador Marvell 88F6707 a 1,2 GHz (un modelo de bajo consumo basado en arquitectura ARM) con 512 Mbytes de memoria RAM garantizan una configuración equilibrada, capaz de mover el sistema propietario basado en Linux con total fluidez. El Shuttle OMINAS KD22 incopora dos bahías compatibles con unidades de 3,5″ o 2,5″, que se montan en rack fácilmente extraíbles mediante un robusto sistema de raíles y admiten configuraciones de hasta 8 terabytes de capacidad (dos discos de 4 terabytes en RAID 0).

Shuttle ha aprovechado la parte posterior para integrar una toma de red Gigabit Ethernet (además ofrece conectividad WiFi 802.11 b/g/n), un puerto USB 2.0 (a los que debemos sumar dos 3.0 en el frontal y un lector de tarjetas) y una ranura para el sistema de bloqueo Kensington. De la ventilación de encarga una unidad de 70 mm. que, en condiciones normales, no molesta lo más mínimo (por defecto, solo aumenta su régimen cuando el sistema pasa de los 50º). Echamos en falta detalles como unos topes de goma para reducir la vibración de los discos o un mejor apoyo para la unidad, si bien teniendo en cuenta el precio y el público al que va dirigido son renuncias comprensibles.

nas-1

La puesta en marcha del NAS es muy sencilla, incluso si no tenemos experiencia previa con este tipo de dispositivos. Una vez conectado a la red y con al menos un disco instalado, el software que incluye Shuttle se encargará de encontrar el NAS automáticamente y darnos acceso al mismo, a través de una sencilla interfaz web. El sistema operativo es sencillo, pero ofrece opciones más que suficientes para el usuario doméstico; así, podemos configurar el RAID fácilmente, utilizar el NAS como servidor multimedia o de iTunes, programar copias de seguridad automáticas o utilizar como gestor de torrents, una opción fantástica respecto al PC dado su bajo consumo.

Ficha técnica

El sistema esta organizado por pestañas que dan acceso a las diferentes opciones. Aunque resulta fácil de usar, nunca está de más un buen repaso al manual de usuario (el de papel es poco más que un guía rápida, pero encontraréis más información en la web oficial) antes de decidirnos por una configuración concreta y activar determinadas opciones. Una vez tengamos el dispositivo repleto de datos, las decisiones se tornan mucho más complicadas.

El Shuttle OMINAS KD22 ha ofrecido un rendimiento notable en nuestro banco de pruebas, alcanzando los 9,8 MB/s en escritura y 11.4 MB/s en lectura, probando con un router de 100 Mbps. En los test sobre una infraestuctura Gigabit, se alcanzan medias de 60 MB/s en escritura y 80 M/s en lectura sin problema alguno.. La conexión WiFi puede servir para uso puntual, pero recomendamos encarecidamente utilizar cable o, en el peor de los casos, montar una red con dispositivos PLC.

En lo relativo a consumo el producto cumple con sobresaliente y es dificil verlo pasar de los 20 vatios con los dos discos instalados (el fabricante declara un máximo de 29). En reposo, se reduce hasta los 8 vatios, números que lo posicionan como una alternativa válida para funcionar 24/7 y por debajo de modelos mucho más caros que han pasado por nuestro laboratorio técnico.

shuttle-nas-2

Conclusiones

El Shuttle OMINAS KD22 se puede comprar por algo menos de 180 euros, un precio realmente competitivo teniendo en cuenta sus características. Su filosofía de producto lo aleja de las prestaciones de los equipos de Synology o QNAP, al tiempo que le permite ofrecer características suficientes para el usuario doméstico o la pequeña pyme que busca un sistema donde centralizar su almacenamiento y acceder a el desde cualquier parte de forma sencilla.

En el lado positivo, merece la pena destacar la calidad de construcción, su notable rendimiento en pruebas y su dotación de hardware. Respecto a otras opciones echamos de menos un software más trabajado (de nuevo, la distancia con los grandes dominadores del segmento es patente), soporte para iSCSI o SSH, un puerto eSATA y detalles menores para conseguir un funcionamiento todavía más silencioso. En cualquier caso, una gran opción como NAS básico a precio contenido y sin grandes puntos débiles que supone un gran paso para Shuttle en este sector.

Me encargo de traer innovación y nuevo negocio al grupo TPNET. Además colaboro en varios de nuestros sitios como MC y MCPRO.

Lo más leído