Web Analytics
Conecta con nosotros
Lexus CT200h F Sport, híbrido con estilo 31 Lexus CT200h F Sport, híbrido con estilo 33

Análisis

Lexus CT200h F Sport, híbrido con estilo

Publicado el

Cuando a finales de los años ochenta Toyota se sentó a meditar sobre el mercado en Estados Unidos se dio cuenta que a pesar de grandes esfuerzos en desarrollo tecnológico y diseño no podía competir en imagen de marca con los fabricantes alemanes. Sus coches tenían la imagen de utilitarios frágiles y ahorradores con lo que les era muy complicado acceder a ciertos compradores que en cambio suspiraban por los BMW y Mercedes de la época.

Se dieron cuenta que para llegar a ciertos mercados no bastaba con aportar buenos productos y avances tecnológicos a la última, hacía falta imagen de marca (algo de lo que Apple podría dar lecciones al resto). Así nació Lexus, que al principio no dejaba de ser un elegante envoltorio para los modelos de Toyota pero que poco a poco ha ido adquiriendo personalidad propia de marca, a pesar de seguir contando con Toyota para muchos de los elementos de sus coches.

Así que cuando Toyota apostó por los motores híbridos, Lexus convirtió esa apuesta en los primeros modelos de coches de lujo con esta clase de motores, lo que le ha valido coger cierta ventaja en este mercado que poco a poco se está ensanchando por razones económicas y ecológicas. Con los años los motores híbridos se han convertido en una de las fuertes señas de identidad de la marca en prácticamente todos sus modelos.

IMG_4062

Ficha técnica

En este caso nosotros hemos tenido la ocasión de probar el Lexus CT200h F Sport , una versión deportiva del modelo más pequeño de la gama Lexus que equipa el sistema de propulsión híbrida que podemos encontrar en multitud de modelos de Toyota, pero con un envoltorio (como veremos) muy atractivo. Se trata de un modelo al que se le ha aplicado un restyling recientemente pero que principalmente se limita a elementos exteriores mientras que la mecánica es la de sus primos Toyota Prius o Auris.

Impresiones, exterior e interior

El diseño del CT200h en su versión F Sport es bastante agresivo, con ese «look» de deportividad japonesa que ya hemos visto en otras marcas de este país. Una amplia parrilla frontal de color negro tipo panal de abeja, un generoso alerón en la parte trasera, unas llantas de 17 pulgadas y un nuevo paragolpes trasero dan unas pinceladas agresivas al conjunto sin llegar a ser demasiado impactante. En conjunto es una línea que añade sin duda algo de picante al diseño del CT de serie que quizás tiene un aspecto algo anodino.

IMG_4037

En el interior la impresión de calidad de los materiales es bastante alta, aunque algunos elementos de plástico pintado o el material de recubrimiento del techo desentonan, la impresión general es buena. Nos ha gustado especialmente la disposición de los controles y de la pantalla de información y entretenimiento, en el sitio justo para no tener que bajar la vista y con una calidad de imagen muy buena. También bueno el manejo de los menús y opciones con el mando situado entre los asientos.

IMG_4036 (2)

A veces es algo confuso porque existe muy cerca el mando para seleccionar los modos de funcionamiento del coche entre Eco, Normal y Sport que tiene un aspecto similar al mando de control del sistema. En la práctica con una mínima adaptación el manejo es muy cómodo y dispone de diversos botones que permiten acceder directamente a las funciones más utilizadas como las funciones básicas de audio y navegación.

20151113_170739

Las personalidades del Lexus CT200h F Sport

Algunos detalles son bastante interesantes como el de los indicadores tras el volante. A la derecha del cuentakilómetros encontramos un indicador que según el modo de conducción que seleccionemos (Eco, Normal o Sport) ofrece distinta información. En modo Eco nos indicará si estamos cargando o descargando la batería y en modo Sport pasa a ser un tacómetro tradicional. Además el color de la iluminación cambia de rojo para el modo Sport a verde para Eco o azul para normal. También cambia la iluminación del botón que acciona los varios modos.

20151116_090613_001

Los asientos delanteros son francamente cómodos y el material es de una calidad muy alta. Además sujetan muy bien en las curvas y su regulación es prácticamente perfecta por lo que cualquier conductor sean cuales sean sus características tendrá fácil configurar su postura de conducción a la perfección. La calidad del cuero también es muy buena y en general es seguramente el punto más favorable del interior. De las plazas delanteras quizás algo justas por altura para personas de elevada estatura, por lo demás perfectas.

IMG_4010

Por otro lado y aunque los asientos traseros también son de buena calidad el espacio para los pasajeros es bastante escaso para un coche de su tamaño, sobre todo en anchura ya que tienen algo menos de espacio que con su primo el Auris. El maletero por su parte tampoco es demasiado amplio, apenas 275 litros aunque muy accesible. Esto es debido a la presencia de las baterías, que ocupan su sitio y que roban espacio el equipaje.

Al volante

Sentarse a conducir un coche híbrido (o uno eléctico) siempre me transmite esa sensación de estar al volante de una alfombra mágica arrancando con decisión con apenas un susurro sin tirones ni brusquedades, sin aspavientos ni rugidos. El motor eléctico del Lexus CT200h F Sport se encarga de propulsar esos primeros metros. Eso que desde mi punto de vista es toda una virtud se convierte en una suerte de anticlimax en una versión Sport como la de este Lexus. Es cierto que la aceleración es aceptable, pero tampoco entusiasmante y la falta de parafernalia deja quizás un poco decepcionados.

IMG_4057

Estoy seguro por otra parte que simplemente se trata de un tema cultural, de prejuicios que seguimos teniendo los que nos hemos criado en un mundo de pistones y bielas que se encamina inexorablemente a un mundo de baterías y bobinas… Seguro que los propietarios de un Tesla modelo S P85D capaz de alcanzar los 100 kilómetros por hora en menos de tres segundo no piensan que su coche es poco deportivo, ni mucho menos. Y esas son las sensaciones de deportividad del futuro: alfombra mágica y aceleraciones de vértigo.

Cuando entra en funcionamiento el motor térmico se disipa en parte la magia y aunque la insonorización es muy buena sí que se filtra por fin el ruido del motor, lo suficiente pare reconciliarnos con el logotipo Sport de la carrocería. Aunque no nos esperemos una sinfonía de seis cilindros, no deja de ser un modesto motor de gasolina de 1.800 centímetros cúbicos que sin la ayuda del motor eléctrico se queda en unos modestos 73 caballos.

IMG_4018

Sensaciones de conducción

Hemos probado el coche en los varios modos (Eco, Normal y Sport) y aunque en modo deportivo la respuesta al acelerador era más dinámica no hemos notado una diferencia notable en prestaciones o en comportamiento del coche. En modo Eco sí se consigue algo más de autonomía, pero tampoco de forma significativa. Eso sí, en modo Sport el coche sube más de revoluciones y permite apurar algo más, pero sin grandes resultados en cuanto a aceleración.

Ese es uno de las características que nos deja algo perplejos. Todo en este modelo de Lexus parece preparado para un motor de altas prestaciones: un chasis rígido y unas suspensiones bastante duras permiten pasos por curva a velocidades bastante elevadas y un control notable en todo momento, pero las prestaciones del motor no se corresponden con estas características. No hay que olvidar que es un coche que no consigue bajar de los 10 segundos al pasar de o a 100 kilómetros por hora y que no supera los 180 kilómetros por hora.

IMG_4023

El caso es que los ingenieros de Lexus han sacrificado en parte el confort de marcha para conseguir un comportamiento deportivo del coche por lo que sentiremos más los baches que en un coche con una suspensión obsesionada con el confort de los ocupantes. En realidad no es que el conjunto ofrezca un mal resultado, simplemente para la personalidad del coche creemos que hubiera encajado sin duda un motor algo más potente.

A pesar de que el coche es más pesado que otros modelos de la competencia (hay que tener cuenta el peso añadido de las baterías) el Lexus CT200h frena muy bien, tanto con el sistema de frenado en frío como en caliente tras trayectos virados y en pendiente. En ningún momento hemos tenido que apurar pisando más de la cuenta el pedal del freno y el coche no se ha descompuesto incluso en frenadas bruscas.

Consumos

Sin duda el apartado de la economía de combustible es uno de los puntos fuertes de este modelo Lexus CT200h F Sport, Por las características del motor su uso en ciudad es el terreno ideal para demostrar sus capacidades ahorradoras. En carretera los consumos se asemejan más a un motor diésel moderno, pero la mayoría o parte de nuestros trayectos se realizan en entornos urbanos la diferencia de consumos es notable. En nuestras pruebas nos hemos mantenido por debajo de los cinco litros en ciudad y rondando los seis litros y medio en carretera.

20151113_164353

El consumo en ciudad depende mucho del aprovechamiento del funcionamiento del motor eléctrico, cosa para la que nos puede ayudar tanto el indicador al lado del cuentakilómetros como la función de información de ahorro de energía del sistema de entretenimiento indicando cuándo se están cargando las baterías, cuándo entre en funcionamiento el motor térmico, cuándo el eléctrico… Se convierte casi en un juego conseguir mejorar la eficiencia en nuestros trayectos de ciudad, cosa casi imposible en una carretera o una autopista.

Sistema de entretenimiento

Como hemos apuntado el Lexus CT200h F Sport luce una pantalla de siete pulgadas en el salpicadero en la que se concentra el sistema de entretenimiento y la abundante información sobre el funcionamiento del coche. En el modelo probado también hemos tenido a disposición el sistema de navegación Premium Navigation que ofrece mapas en 3D, control de voz para la búsqueda de destinos e incluso generador de código QR para transmitir el destino a nuestro Smartphone.

20151113_164306

También ofrece información de tráfico y múltiples posibilidades de configuración. Si conectamos el sistema a Internet a través de nuestro teléfono móvil también accederemos a otras opciones como la posibilidad de enviar una dirección desde el móvil al sistema de navegación o el acceso al sistema Google Street View o Panoramio. Con la búsqueda online podremos obtener más información  además de la ubicación, como horarios sobre un determinado punto de interés.

La cartografía, proporcionada por NavTeq, está bastante actualizada y permite una navegación cómoda tanto dentro de ciudad como en carretera, con la posibilidad de buscar puntos de interés como gasolineras o incluso determinadas salidas de una autopista. Nos ha gustado especialmente el sistema de iconos grandes rotando en pantalla que se adapta muy bien al sistema de control a través de dial. También nos ha parecido interesante la opción de tener una doble visualización en pantalla para poder seguir la navegación en una parte y tener otro tipo de información en la otra mitad.

20151113_164338

En el apartado multimedia el sistema también es bastante completo con la posibilidad de reproducir audio desde almacenamiento USB, Bluetooth o cable auxiliar de audio. Existe la posibilidad de conectar un dispositivo iPod por USB. El reproductor de audio es capaz de mostrar las carátulas gracias al sistema Gracenote (siempre que estemos conectados a Internet). La calidad del sonido es muy buena gracias a que el sistema de altavoces ha sido diseñado por la marca especialista Mark Levinson.

Conclusiones

La impresión que nos queda después de haber probado el Lexus CT200h F Sport es que se trata de un coche en busca de su identidad. La calidad de los acabadosy la sensación de tener entre manos un automóvil de alta gama está totalmente conseguida, pero no sabemos si estamos al volante de un coche compacto pensado para la ciudad, un coche de lujo o un coche deportivo ya que este modelo tiene un poco de todo eso.

La mecánica está orientada claramente para un coche urbano, el comportamiento del chásis y suspensiones son propias de un deportivo mientras el confort de marcha, los acabados y el sistema multimedia transmiten una sensación premium propia del resto de modelos de la marca. El resultado es una mezcla que desconcierta al principio, pero a la que se acostumbra uno, sobre todo si compara los consumos en ciudad con un compacto de similares características de motor de combustión.

IMG_4064

La estética y el comportamiento en carretera desde luego que pedirían un motor algo más potente, aunque penalizase a la larga los consumos que es uno de los aspectos más atractivos de este coche para quien tenga que usarlo en entornos urbanos. En cualquier caso es un coche excelente, con una calidad percibida muy alta que no defraudará a los apasionados de la marca y que consigue plenamente el efecto que buscaba Toyota cuando la creó, dar un envoltorio de lujo a su apuesta tecnológica.

Notas finales

7Nota

Prestaciones6

Diseño8

Consumo9

Confort6

Sistema de Infoentretenimiento8

4 comentarios
  • Pepito Grillo

    «Aceleración 0-100: 0,3s»

    Me parece una cifra muy optimista y alejada de la realidad.

    No me gusta este coche, ni la forma, ni las prestaciones.
    Parece un coche vulgar, uno mas, no parece un Lexus.

  • tomy

    Jeje, faltaba un «1». Corregido, bien visto.

  • Ahmed Ghidan

    Buenas,

    Hay otro dato erróneo, El motor de gasolina no tiene 73 CV. Tiene 73 kW, que son 99 CV. No se donde has visto un motor de 1800 que desarrolle solo 73 caballos.

  • Ahmed Ghidan

    Estamos acostumbrados a ver los modelos «berlina» de lexus, sobre todo el IS. Este es un compacto, no como el resto de los modelos. Pero de ahi a que sea vulgar, no he visto yo ninguno que se le parezca en forma, acabados y diseño

Lo más leído