Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Tyranny, análisis

Publicado el
Tyranny, análisis 31

Paradox Interactive apuesta por repetir formula con Obsidian Entertainment y nos traen Tyranny, nuevo RPG sucesor del GOTY Pillars of Eternity.

No soy muy fan de las repeticiones de fórmula, corremos el riesgo de que ocurran cosas como Call Of Duty o Assassins Creed, pero aun así, esos juegos se enmarcan dentro de la dinámica actual y Pillars of Eternity tenía una dinámica revival que llego muy bien, pegó fuerte por la nostalgia de los viejos RPG estilo Baldur`s Gate, pero es algo que tampoco habría que sobreexplotar. Por otro lado, yo también soy hijo de mi época y por edad estoy acostumbrado a otros ritmos, por lo que admito que mi opinión es muy subjetiva, por lo que voy a esforzarme por ser justo con el juego.

Innovación narrativa

Si algo me ha gustado de Tyranny es el concepto de darle la vuelta al arquetipo de la historia de RPG y los mundos de fantasía. En Tyranny no encarnamos a un grupo de héroes que salvan el mundo. Tyranny va sobre los villanos, por eso intentar transportar los dilemas, y las historias más clichés de todos los juegos de rol para ponértelo desde el punto de vista de “los malos», me parece que tanto la idea como la ejecución se lleva a cabo de una forma sublime. Se dan situaciones en las que los personajes principales se enfrentan a dilemas y enfrentamientos internos, se tratan de tal forma que te hacen empatizar con ellos para ponerte en la piel de los villanos. No solo eso sino que las posibles soluciones a los dilemas son las soluciones que un villano tendría y además te da un amplio margen, desde ser benevolente de vez en cuando a ser un sádico. Si te lo tomas en serio descubres que ser de los malos puede ser tremendamente divertido a la vez que reflexivo. Pero no os confundáis, Tyranny no pretende crear un arquetipo de villano glamuroso y carismático que es fácil que te enganche, no es una especie de antihéroe, en Tyranny eres malo de verdad, su punto de vista es más bien del tipo “¿A qué dilemas te enfrentarías si fueses un miembro del bando contrario? A pesar de que sea claramente malo”.

Jugabilidad

Aquí es donde entra lo complicado. Me he aproximado con frecuencia a las obras de Paradox, y algo que caracteriza a los suecos es como hacen un muy buen marketing de sus productos de tal modo que un juego que parece un tanto arcaico y de jugabilidad antigua y compleja, resulten atractivos al público de hoy en día. He jugado a Hearts of Iron IV, a Stellaris, a Pillars of Eternity y a Europa Universalis, y con todos me ha pasado lo mismo, he empezado entusiasmado y he acabado hastiado, y con Tyranny más de lo mismo. La parte que me resultó más emocionante fue el prólogo, que consiste en una narración de la historia y el trasfondo de su mundo fantástico y es interactivo, pues va definiendo tu personaje y determinando como se conducirá la historia, lo cual me parece genial, pero ya está.

ver-ss-008

¿Quiere decir esto que Tyranny sea un mal juego? No para nada. Lo que le pasa a Tyranny, como a todos los juegos de Paradox, es que tiene una mentalidad retro. Hacen juegos con mecánicas retro adaptadas para que sean juegos atractivos hoy en día, y no hay ningún problema con eso, los que están acostumbrados y aman esa época encuentran estos juegos como tremendamente atractivos, es la forma de jugar con la que se criaron, pero no es la mía. Para mí estar en un combate y tener que estar pausando cada segundo para controlar lo que hace todo el grupo me corta el ritmo. Es un problema de mi generación, necesitamos dinamismo, y claro que me justan los juegos calmados y relajantes, pero creo que es una mentalidad que nos resulta muy difícil de encajar.

Podréis argumentarme que cualquier Total War también se pueden pausar y tal, pero depende del contexto, en un contexto de Total War las pausas a veces son necesarias a determinadas escalas de batalla.

Por ejemplo, The Banner Saga, un título que me encanta y que se basa en el combate por turnos, pero una vez más, es el contexto. Banner saga te plantea los combates como una partida de ajedrez, Tyranny es un juego que intenta tener un dinamismo como Diablo, y a la vez un combate como The Banner Saga y a mí personalmente me corta mucho el rollo y me saca completamente de la acción, dejo de ser un personaje para convertirme en una calculadora humana.

Aun así, no me atrevo a decir que sea una jugabilidad incómoda para nada, ni creo que este mal planteada o sea todo muy obtuso, simplemente, no es para mí.

Gráficos

Los gráficos los definiría como divertidos. Son unos gráficos que pretenden ser antiguos pero cogiendo todas las posibilidades de los motores nuevos y por tanto una vez más se transforma en una mezcla muy nostálgica entre lo nuevo y lo viejo.

Conclusión

Tyranny es un título de aproximación difícil y me gustará ver la opinión de los lectores al respecto porque, o te gusta muchísimo, o te aburre a más no poder. No es un juego fácil de analizar, y desde luego que no es un mal juego para nada. Me gusta Paradox Interactive, me gusta que hagan juegos que se atrevan con apuestas arriesgadas y cubrir un mercado diferente al  mayoritario y que consigan que se hable de ellos, pues Hearts of Iron y Europa Universalis son títulos en boca de mucha gente, Pillars of Eternity ha tenido el premio GOTY a mejor RPG en su año. Me gusta el trabajo que ha hecho Obsidian con Tyranny y la forma magistral de dar la vuelta totalmente a una historia de fantasía y cambiarla del bando habitual, sin embargo, no tengo muy claro que, después de Pillars of Eternity, volver a apostar por la nostalgia tan pronto, sea una buena idea dentro del tipo de mercado que tenemos hoy en día.

Notas finales

8Nota

Jugabilidad6

Historia 9

Gráficos 8

Lo más leído