Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

La ciencia confirma que la misofonía es un problema muy real

Publicado el
La ciencia confirma que la misofonía es un problema muy real 32

La misofonía es uno de esos trastornos polémicos que no todo el mundo terminaba de comprender y que de hecho había dividido incluso a los expertos, que no terminaban de ponerse de acuerdo a la hora de considerarla o no como una patología real.

Al final la ciencia ha acabado dando la razón a los que lo consideran como un problema auténtico y real, ya que un estudio publicado en Current Biology ha confirmado que los sujetos que padecen de misofonía sufren alteraciones efectivas en las zonas del cerebro encargadas de regular y controlar las emociones, lo que incluye la corteza prefrontal ventromedial (vmPFC), la corteza posteromedial (PMC), el hipocampo y la amígdala.

Vale, ¿pero qué es la misofonía? Se trata de un trastorno que afecta a un número relativamente bajo de personas, y que hace que éstas no puedan tolerar adecuadamente cierto tipo de sonidos y ruidos, especialmente aquellos que se hacen con la boca al consumir alimentos, ya sea por masticación o succión.

Los datos que ha recopilado el estudio son muy amplios ya que incluyen además otras reacciones de ese grupo de personas afectadas de misofonía que fueron sometidas a análisis. Entre ellas se identificaron un aumento de la frecuencia cardíaca y casos de «piel de gallina» cuando se producen los sonidos intolerados.

Por otro lad también se descubrió una cosa bastante curiosa, y es que aquellos con misofonía tenían una percepción diferente de sus propios cuerpos y presentan una mayor «sensibilidad interoceptiva», lo que significa que son más conscientes de las sensaciones que se producen en el interior de sus cuerpos.

Más información: SlashGear.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

13 comentarios
  • st.UART

    Otra de esas cosas que han existido toda la vida, pero que no ha sido hasta ahora cuando se les ha dado trasfondo «oficial».
    Pues no molaba nada cuando al profe le chirriaba la tiza en la pizarra… éramos todos uno.

  • ¿Entonces es misofonía o misfonía?

  • Paco

    Creo que lo de hacer ruido al comer, depende si es algo normalito o si la otra persona no saber masticar sin hacer ruido.

  • Isidro Ros

    Misofonía ;).

    Saludos.

  • Isidro Ros

    Existen casos de malestar incluso con ruidos relativamente normales, como por ejemplo al masticar alimentos crujientes, aunque claro cada misofónico es un mundo.

    Saludos.

  • st.UART

    Es algo que está ahí desde que el mundo es mundo.
    En «El Conde Lucanor», del Infante Don Juan Manuel (s. XIV) hay una mención a dicha fobia en la historia del ejemplo 47, «[…]Et luego, otro día, cuando se asentaron a comer, desque començaron a bever, cuando la tarrazuela començó a sonar, dio a entender que se quería amorteçer de miedo de aquel sueno que fazía la tarrazuela.[…]»

  • Yo lo soy, me pone de los nervios los ruiditos. HAHA

  • Kratos

    jajaja entonces supongo que yo soy un misofono porque me pone un poco nervioso la gente que come con la boca abierta y hace ruidos. Me acabo de enterar que eso tiene nombre y que encima es una patología xD

  • Kevin-Sora

    Misofonía, del Griego «Miso»; «Odio a»

    Otros ejemplos son Misoginia, Misantropía…

    Hala, ahí llevas una pequeña lección de una de nuestras lenguas madres junto al Latín, con quien va de la mano xD

    ¿Se nota que soy de letras? Pues también me van el arte y las ciencias xD

  • Lo decía porque en el artículo estaba escrita varias veces la palabra misfonía en lugar de misofonía, y ya lo han corregido.

  • Kevin-Sora

    ‘Kay 😉

    UPS… Perdón por la Lengua bárbara que se ha colado…

    xDDD

  • Paco

    El conde Lucanor, aun me acuerdo cuando tuve que leerme alguno de sus historias.

  • Anisa

    No es lo mismo, a eso se le llama hyperacusis. La misofonia hace referencia a ruidos comunes, pero con un ritmo de repetición que para la mayoría de la gente son normales, pero para una pequeña minoria puede ser una tortura y acabar con ataque de ira.

Lo más leído