Analizamos ARK Survival Evolved para PC

Analizamos ARK Survival Evolved para PC
21 de septiembre, 2017
Total



7

  • Concepto
  • Diseño y ambiente
  • Jugabilidad
  • Precio

ARK Survival Evolved es un videojuego de supervivencia que abarca unos cuentos géneros, aventura, acción y hasta toques de rol en un enorme mundo abierto. Puede jugarse en primera y tercera persona, ofrece modos para un solo jugador, competitivo y cooperativo en multijugador, y está disponible desde finales de agosto en versión final para PC, Xbox One y PS4.

Ya teníamos ganas de echarle el guante a este ARK Survival Evolved, un juego que descubrimos hace un par de años cuando inició su andadura pública en formato de “Acceso Anticipado” en la plataforma Steam y la verdad es que nos gustó tremendamente la idea y concepto inicial, porque quién se puede negar a un ejercicio de cruda supervivencia en un mundo dominado por dinosaurios. Sin embargo, desde el primer momento nos preguntamos si sus responsables podrían conseguir todo lo que prometían de un juego muy ambicioso.

Con el lanzamiento de la versión final, solicitamos una prueba para la versión PC y ella llegó de Wildcard Studios, incluyendo copia física en un envoltorio, por cierto, muy chulo. Después de un par de semanas de juego, sacando horas por aquí y por allá, podemos mostrarte nuestras impresiones con algo de fundamento porque apenas hemos arañado la superficie de lo que ofrece el juego, especialmente en un inabarcable modo multijugador.

Requisitos de hardware

Los requisitos mínimos son accesibles para un PC nuevo actual. Bajo para el procesador y algo más alto para la RAM. Del almacenamiento qué decirte, muy alto como verás y como marca la tendencia de “decenas” de Gbytes en cada gran juego. La gráfica, siempre cuanto más mejor sobre el mínimo.

  • Procesador: Intel Core i5-2400/AMD FX-8320 o superior
  • Gráfica: NVIDIA GTX 670 2GB/AMD Radeon HD 7870 2GB o superior
  • DirectX: mínimo versión 10
  • RAM: 8 GB de RAM
  • Almacenamiento: Hasta 60 GB de espacio
  • Internet: banda ancha para el modo multijugador

La versión para PC destaca por el soporte multiplataforma, para Windows 7 (x64) o superior; Mac (macOS 10.9 o superior) y Linux (Ubuntu o una distro equivalente). Para que tengas una referencia, lo hemos probado en un sobremesa con una Radeon RX 480 y un Core i7-6700K, y en un portátil con GTX 1050 y un Core i7 7700HQ, ambos con 16 GB de RAM.

El juego no está completamente optimizado sobre el motor Unreal Engine 4  que utiliza y nos hemos encontrado con fallos visuales por aquí y por allá. El desarrollador promete ir mejorándolo constantemente y desde que lo tenemos ya ha publicado un par de actualizaciones. Algunos usuarios que llevan con el juego dos años en “acceso anticipado” reclamaban algo más de “pulido” en la versión catalogada como “final”.

Sin embargo, los fallos no afectan al funcionamiento general y al menos en PC, lo hemos jugado sin problemas a resoluciones 2K y FHD. Y decimos “al menos” porque lo hemos visto en PS4 y esa versión sí necesita mucho más trabajo ya que a duras penas alcanza 1080p a una media de 25 FPS. La mejora de la calidad visual y funcionamiento en PC se nota muchísimo. Si te gusta el juego y puedes elegir, PC de todas, todas.

ARK Survival Evolved

Comenzando con ARK Survival Evolved

Como en cualquier juego, nada más comenzar conviene acceder al apartado de opciones para configurar especialmente el apartado de vídeo, elegir entre las cuatro configuraciones generales de calidad de gráficos (desde bajo a épico) y un montón de opciones para dejarlo al nivel de tu ordenador personal. En el mismo apartado gestionamos el audio, los atajos de teclado o si utilizamos algún controlador. A este respecto señalar que el juego soporta cascos de realidad virtual. También puedes repasar la configuración de tu banda ancha para el modo multijugador, muy relevante en este juego como luego veremos.

La curva de aprendizaje de ARK es dura desde el principio y la interfaz no ayuda precisamente a saber exactamente lo que tenemos que hacer. El juego ofrece una “guía de supervivencia” en el menú de inicio, básica, pero de obligada visita si no conoces nada del juego. En ella podrás conocer el funcionamiento básico de la interfaz, su menú radial o el inventario, así como los aspectos de exploración, fabricación, las criaturas y su domesticación.

Una vez mínimamente introducidos en los conceptos del juego, recomendamos empezar por el modo “campaña” y dejar el multijugador para después. Entrecomillamos campaña porque no es tal. Este juego es un mundo abierto sin historia definida, pero este modo “Host / Local” para un solo jugador es el ideal para empezar. En este mismo modo puedes crear tu servidor dedicado, crear un Ark procedural u hospedar una sesión no dedicada. También elegir alguno de los múltiples mods comunitarios creados con el soporte de Steam Workshop y que junto al multijugador, hacen infinito este juego.

Mejor comenzar por el principio en uno de los Arks que ofrece oficialmente el juego, dos de la historia (el segundo de pago adicional) y dos personalizados que puedes descargar gratuitamente. “The Island” es el mapa base y el más adecuado para empezar no sin antes revisar otro montonazo de opciones en cuanto a las reglas del juego, básicas y avanzadas, y los engramas, las recetas de construcción permanentes que el jugador puede desbloquear, Déjalas todas activas para empezar y del resto tampoco te preocupes, seguramente cuando te vayas enterando del juego vuelvas a empezar con un nuevo personaje para definir la inmensidad de reglas a tu gusto.

ARK Survival Evolved

El siguiente paso y el último es personalizar visualmente nuestro personaje. No influye para nada en el funcionamiento del juego, pero es un buen detalle para los que gustan de toques RPG. Elige una zona “fácil” de reaparición y comenzamos.

Entorno y primeros pasos

Aparecemos en una playa de lo que parece ser una isla enorme, un entorno misterioso y abrumador, con estructuras naturales, pero también artificiales como unos obeliscos que proyectan luces de colores. El mapa ha sido bien trabajado sobre Unreal Engine 4, especialmente en la iluminación dinámica, el paso del tiempo del día a la noche o la meteorología, lluvia, niebla o nieve. La hierba, los dinos, la playa, los árboles, todo se ve visualmente muy bien. Hay vida y mucho por hacer en tierra, mar y cavernas subterráneas, como descubrirás con el tiempo.

ARK Survival Evolved

Con todo, el principal objetivo al principio es mantenernos vivos porque esto es un ejercicio de supervivencia pura y dura. Y es una tarea hercúlea en los comienzos porque de inmediato veremos que no estamos solos. Numerosas especies prehistóricas (con muy mala leche) nos acechan y evitarlas debe ser nuestra primera misión, al tiempo que como cualquier naúfrago, tenemos que conseguir lo básico para sobrevivir: alimentos, agua, refugio…

Como no tenemos absolutamente nada en los comienzos salvo un paño que tapa nuestras partes nobles, lo primero que debemos hacer es interactuar con el entorno para recolectar frutos de los arbustos, golpear los árboles para conseguir paja y madera e ir recogiendo piedras que nos permitirán crear las primeras herramientas básicas que nos ayudarán en todo el proceso. También hay otros elementos como las “cacas” propias que debes recoger para utilizarlas posteriormente como abono cuando tengas capacidad de crear y cultivar tu propia plantación.

También debes preparar el que será tu primer refugio, una antorcha o la necesaria fogata. El tiempo corre y pronto se hará de noche. No tendrás demasiado tiempo para elegir una localización ideal, pero si has evitado a los animales de Ark y has recogido suficientes materiales debes llegar a la primera noche con algún tipo de refugio. Como en cualquier construcción, colocas los cimientos y a partir de ahí las demás estructuras.

Por lo demás, señalar que la mecánica del juego en Ark es extrema y cualquier acción tiene efecto, lo mismo que el paso del tiempo de día a noche o las condiciones meteorológicos. Todo lo que hagamos gasta energía propia o estropea objetos cuando lo utilicemos; si golpeamos demasiado rápido los árboles con los puños nos haremos daño y tendremos que curarnos; si tenemos calor tendremos que meternos en el agua; si pasa el tiempo tendremos hambre y habrá que comer; si cargamos con demasiados materiales no podremos ni andar; si nos metemos en el agua y buceamos gastaremos oxígeno; por la noche al raso tendremos frío y así un largo etc. de efectos. Y esto es lo básico de lo básico, porque en niveles avanzados puedes flipar.

Interfaz, inventario y personaje

La interfaz de usuario es fácilmente reconocible y como todo en Ark, mejorable. Un HUD en el lado derecho muestra la salud, energía, experiencia y otros datos del personaje, mientras que a su lado irás recibiendo los distintos efectos (generalmente adversos) por los que va pasando, sea frío, calor o hambre. En la parte inferior tenemos 10 ranuras de acceso rápido donde colocar armas, herramientas u otros componentes como comida.

Para interactuar con entidades específicas, sean criaturas o estructuras, disponemos de una rueda radial que según el caso nos permitirá elegir la acción a realizar. También permite interactuar con otros jugadores en el modo multijugador. No cuesta demasiado hacerse con ella, pero como decíamos de toda la interfaz, es mejorable.

En cuanto al inventario, es parecido al de un juego de rol. Todo lo que vayamos recogiendo o creando se añadirá al inventario con las limitaciones comentadas en cuanto al peso que puede llevar el personaje. Pronto podremos crear cajas para colocar allí lo que no podamos llevar. A medida que ganemos experiencia, sumaremos estadísticas y también puntos de lo que en Ark se llaman “engramas”, una especie de árbol tecnológico que nos permite ir desbloqueando todo tipo de objetos.

El funcionamiento es simple en sus inicios. Una vez tengamos el engrama desbloqueado y los requisitos mínimos de materiales, podremos crear el elemento u objeto deseado para usar directamente en el entorno, añadir al propio inventario o colocarlo en las ranuras de acceso rápido. Avanzado el juego y una vez dispongas del nivel tecnológico adecuado (engrama desbloqueado), podrás conseguir otros objetos en estaciones de fabricación de terceros.

Tanto el jugador como sus criaturas van subiendo de nivel por realizar acciones. Al principio de forma muy rápida casi por el mero paso del tiempo, lo que es un alivio para sobrevivir las duras primeras horas. Como en un RPG, los puntos de experiencia ganados los gastaremos en mejorar alguna de sus estadísticas, como la salud, energía, velocidad, comida, daño en el cuerpo a cuerpo o capacidad de crafteo. Según tu forma de jugar, activa una u otra. Avanzarás muy rápido al principio.

Criaturas y doma

Uno de los puntos fuertes del juego es encontrarnos con dinosaurios extintos y otras criaturas prehistóricas, más de un centenar en la versión final del juego y otros que se van añadiendo. Sirven para todo. Los podemos matar para conseguir alimentos o pieles, aunque lo más interesante en las criaturas superiores es domesticarlas para ponerlos a nuestro servicio y obtener un montón de beneficios.

Simplemente son imprescindibles para terminar sobreviviendo en Ark y podemos utilizarlos para todo. Como mascotas como simple compañía; para recolectar recursos; como almacenamiento de nuestro inventario; como bestias de carga; para ayudarnos en las batallas; para defender nuestras posesiones; para cazar o como transporte. Imagínate cazando a lomos de un Tyrannosaurus rex, sobrevolando el mundo con un Pterodáctilo o transportando material en un enorme Brontosaurus.

ARK Survival Evolved

La domesticación se consigue por dos vías. Coges un garrote, te lías a mamporrazos con un dino de los pequeños (los grandes mejor con flechas tranquilizantes) y lo dejas inconsciente hasta lograr un grado de afinidad como para domarla, después de narcotizarla o golpearla. La segunda forma de doma es la domesticación pasiva y se consigue alimentando a la criatura hasta elevar su afinidad. Para ello, elige el alimento que más le guste y con cuidado que no te ataque usa el menú radial para alimentarla.

Una vez domada estarán a nuestro servicio y podremos darle órdenes. Las criaturas suben de nivel como nosotros y dan mucho juego. Añadiendo materia al tema, podremos hasta crear dinosaurios bebé, porque pueden aparearse para crear nuevas generaciones utilizando herencia genética e incubación de huevos con su propio ciclo de gestación.

Multijugador

Te hemos recomendado empezar en el modo local para un solo jugador para iniciarte en el juego y afianzar conceptos, pero el gran desafío es el modo multijugador o la posibilidad de crear tu propio servidor y configurarlo a tu gusto. ARK ofrece unos cuantos servidores públicos a los que conectarnos para los distintos mapas disponibles.

Las opciones son amplias y podemos elegir entre servidores PVE (jugador contra el entorno) o PVP (jugador contra jugador y entorno) con hasta 100 jugadores. En ambos cambia -obviamente- el modo de juego desde local. No he podido dedicarle demasiado tiempo más que una simple prueba pero ofrece un gran potencial y como todo en Ark, desafíos… La primera prueba la tuve en poco tiempo. Como le pasa a muchos de los no iniciados, entro con mis modestas posesiones (puedes moverte entre modo multijugador y local con el personaje), trasteo un poco y me salgo. Al día siguiente regreso y ni casa, ni artículos ni nada. El mundo está vivo y si no te proteges en el modo multijugador te pasa esto. O tener alimentadas a tus criaturas cuando no estás, porque tragan y mucho.

Para mi gusto, lo más atractivo pasa por el modo cooperativo uniéndote a alguna tribu, porque el juego también ofrece un sistema avanzado de tribu que como otros aspectos del juego merecería un artículo entero para relatar sus posibilidades. Colaborando podrás avanzar más rápidamente en el juego, usar las mascotas de todos y subir tus estadísticas, en los PVE domesticando a dinos raros o derrotando a los jefes finales y en los PVP teniendo más posibilidades contra los jugadores y tribus rivales.

El juego tiene un kit de desarrollo dedicado, editor de niveles y Mods con soporte para Steam Workshop, además de la posibilidad de alojar tu propio servidor dedicado. Lo dicho, un juego con larga vida por delante.

Avanzando en Ark

Lo visto hasta aquí solo araña la superficie de lo que ofrece el juego. Con un nivel de personaje bajo, un paño de trapo y una humilde choza de paja no podemos sobrevivir en Ark. A partir de aquí se abren numerosas posibilidades en todos los terrenos, comenzando por mejorar nuestras estadísticas y hacernos más fuertes y rápidos.

También debemos mejorar nuestras posesiones especialmente la vivienda, añadiendo mayor seguridad contra las criaturas, mejor protección contra los elementos y añadidos que nos garanticen alimentos y agua de forma regular. O pintarlas con nuestros colores favoritos. Hay de todo como irás descubriendo hasta lograr verdaderas fortalezas.

Lo mismo con la creación de objetos, alimentos, armas o armaduras a medida que obtenemos puntos de engrama y avanzamos en nivel tecnológico. Empezamos de cero desnudos en un mundo prehistórico, pero ya verás lo que se puede conseguir en estadíos superiores. Como si los alienígenas aterrizaran en la era de los dinosaurios…

La exploración es esencial. Como norma general, cuanto más cercano a la playa menos peligros, pero no podemos estar toda la vida ahí. Después de recorrer el entorno que nos rodea hay que avanzar y bastante hasta descubrir las distintas zonas y biomas. Las más remotas y altas tienen los mejores recursos. Otra zona a visitar son las zonas donde esas luces de colores bajan aleatoriamente a la tierra porque tendrás sorpresas. Date prisa porque solo duran un tiempo y ten cuidado porque se ven a kilómetros de distancia.

También las cuevas, tanto las de superficie como las subterráneas que ofrecen artefactos, recompensas y materiales, algunos únicos. Ya hemos hablado de la importancia de nuestros dinosaurios domesticados. Imprescindibles también para recorrer el mundo. El objetivo final será convocar a las criaturas míticas del juego mediante objetos raros de sacrificio, aunque hay un largo camino que recorrer hasta entonces.

Conclusiones

Lo dejamos aquí porque no terminamos el análisis. El juego nos ha gustado mucho, por enorme, complicado, ambicioso, superadictivo, con un planteamiento conceptual magnífico y por la cantidad de horas de juego que ofrece, potencialmente infinitas.

La parte negativa llega al plasmar la enorme cantidad de apartados del juego. Son múltiples bugs los que hemos encontrado. No son graves, pero después de dos años en “fase anticipada” hubiera sido deseable un “pulido” más adecuado. Una buena parte de usuarios comenta que quizá sería mejor dedicarse a mejorar la inmensidad de contenido existente, antes de sacar más. Si los desarrolladores se deciden por ello será un juego sobresaliente.

Finalizamos con el precio. ARK: Survival Evolved está disponible en Steam con un precio de 59,99 euros. Muy caro. Por encima de Triples A consolidados y el triple de lo que costaba en la fase de acceso anticipado. Para complicar el asunto, el desarrollador, Studio Wildcard, publicó un Pase de temporada que cuesta 39,99 euros. Ofrece tres grandes expansiones, Scorched Earth (ya disponible ahora) y dos futuras (en otoño de 2017 y en primavera de 2018), pero eleva el coste con el juego base a 100 euros. Demasiado caro.

  • Lo mejor: Concepto y diseño. Adictividad. Mundo abierto de enorme extensión y potencial. Miles de horas de juego con varios modos.
  • A mejorar: Bugs. Precio. Tiempo y repetición de recolección y crafteo.

  • Share This