Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Análisis: Roomba 896

Publicado el

De pequeña era muy fan de los Supersónicos, mucho más que de los Picapiedra. Ellos tenían a Robotina, una sirvienta robot que se encargaba de hacer las tareas de la casa. Qué maravilla, no tener que preocuparse de limpiar, lavar la ropa, cocinar… aunque todavía estamos muy lejos de tener a la verdadera Robotina, se podría decir que desde hace tiempo convivimos con sus «antepasados».

Hace ya unos años que se presentaron los primeros aspiradores inteligentes, robots que te prometen olvidarte de la cansada tarea de pasar la aspiradora con solo apretar un botón. En esta ocasión hemos tenido la oportunidad de probar el Roomba 896 de iRobot, la pionera en estos sistemas.

Nunca antes había probado un robot de este tipo y había escuchado de todo desde «no he vuelto a pasar una aspiradora» a «verdaderamente no sirve para nada«. Como spoiler del análisis os diré que para mi la conclusión está en el punto medio.

El Roomba 896 es uno de los últimos modelos de iRobot de su gama media alta. Cuenta con la tecnología Aeroforce que permite que todos los residuos son arrastrados al depósito, que es un 60% más grande que sus predecesores. Además, estos nuevos rotores de Roomba no requieren tanto mantenimiento como los cepillos de cerdas.

Para empezar a utilizarlo tendrás enchufar la base en una zona libre de obstáculos, para que el Roomba pueda «guardarse» sin que nada se interponga en su camino. Una vez enchufada la base y con la aplicación de iRobot, el robot se conecta a Internet. Muy importante, los Roomba solo funcionan en redes 4G, así que más vale tener una alternativa si queremos controlarlo desde el móvil.

Desde la aplicación podremos

  • Programar, iniciar, pausar o cancelar los ciclos de limpieza desde cualquier lugar.
  • Personalizar las preferencias de limpieza.
  • Supervisar la limpieza.
  • Acceder a las instrucciones de configuración.
  • Recibir actualizaciones automáticas de software.
  • Supervisar el estado de mantenimiento del robot.
  • Encender las notificaciones insertadas para recibir notificaciones en tiempo real.

Mi casa tiene unos 80 metros cuadrados, tres habitaciones y un perro, y pasar la aspiradora es necesario un par de veces a la semana, es un rollo. Una de las ventajas de estos robots es que tus suelos estarán libres de polvo y pelusa sin necesidad de que tu estés en casa, ya que puedes programarlos o activarlos desde cualquier lugar. Menos mal que no me confié, porque el primer día aspiró un ventilador de pie, se quedó atascado entre las patas de una mesa plegable, no me tiró un espejo de puro milagro e intentó aspirar cables y cordones de zapatillas. Que lo último me lo podría haber evitado teniendo la casa más recogida, sí es verdad, pero es que yo pensaba que ese aparato venía del futuro.

Ojo, que en las instrucciones del Roomba te aconseja que tengas la casa recogida, es cierto que evita muchos obstáculos y hasta cierto punto «se choca con cuidado», pero como se nos haya quedado perdido algún calcetín va intentar aspirarlo y vamos tener que ir a socorrerlo.

Por otro lado, el Roomba 896 advierte desniveles, yo eso no he podido probarlo porque no tengo escaleras. Además viene con una pared Virtual Wall Dual. Como su nombre indica este dispositivo es una pared virtual y sirve para evitar que el robot pase o se acerque donde no queramos sin necesidad de cerrar puertas. Este aparato es muy útil si tenemos mascotas y no queremos que el aspirador se acerque a sus comederos.

Está claro que la mejor forma de no enterarnos de que el Roomba está pasando es no estar en casa, porque lo que se dice silencioso, no es. El Roomba 896 hace ruido, a lo mejor no tanto como una aspiradora, pero no pasa desapercibido. De hecho ese era unos principales miedos con la perra. A Russ no le hizo mucha gracia, tampoco se lo hace la aspiradora, pero a ella con no estar en la misma habitación le vale.

Russ sospechando

Según pone en las especificaciones, este modelo cuenta con sensores ópticos y acústicos para detectar elevadas concentraciones de suciedad, polvo y pelo de animales para luego realizar una limpieza exhaustiva en esas zonas. Mi impresión es que no caza la suciedad al vuelto, pero sí que es muy insistente y pasa varias veces por el mismo sitio, de forma que es difícil que se le escape alguna pelusa o mota. Pese a todo no es perfecta al 100%, si nos ponemos quisquillosos veremos que no lo ha aspirado algo. Siempre se deja algo, pensad que un sitio por el que no puede pasar es detrás de las puertas, a no ser que «lo encerremos», y ahí es donde más suciedad suele acumularse. Pero si pensamos que no hemos tenido que pasar nosotros la aspiradora es fácil ignorarla.

Una de mis grandes dudas, y más teniendo perro, era si la capacidad del depósito del Roomba era suficiente y si iba a tener que estar vaciándolo después de cada ciclo. Más o menos tengo que vaciarlo una vez cada 15 días y es muy sencillo sacarlo y volverlo a poner, además viene con un filtro HEPA para evitar que las partículas de polvo vuelvan al ambiente de la casa.

Se supone que cuando el aspirador termina el ciclo vuelve automáticamente a su base. Aquí Rumbito (como he llamado a mi Roomba) ha fallado todas menos una, de hecho, para que volviera tuve que hacer «trampas» le iba siguiendo y le impedía volver atrás o meterse en habitaciones donde no estaba la base. Ha llegado hasta a encerrarse en un baño. No sé si yo aquí he podido fallar en algo, o si es un defecto único de mi aspirador, pero la mayoría de las veces he tenido que cargar con él hasta la base.

Yo creía que estos aspiradores «se aprendían» de cierta manera la casa para ser más eficiente con cada aspirado, pero el 896 no lo hace, simplemente en cada trabajo memoriza obstáculos para evitarlos durante el mismo ciclo, pero es un proceso que se repite con cada ciclo de limpieza.

Conclusión

El Roomba 896 cuesta 730€ según su página oficial, 641€ en Amazon. Yo lo considero un desembolso importante y solo asumible si de verdad no tenemos tiempo para pasar la aspiradora, o si, debido a que tenemos animales, necesitamos pasarla todos los días. En ese caso, la función que lleva a cabo el Roomba es más que suficiente. Si no se cumple ninguna de estas dos condiciones, creo que es mucho más eficiente dedicar una hora de nuestro tiempo, una vez a la semana, a pasar la aspiradora.

Notas finales

7Nota

Autonomía6

Tamaño depósito 8

Ruido 7

Precio5

3 comentarios
  • st.UART

    Pues si no hay posibilidad de mapear de ningún modo el entorno, ni es capaz de retener el recorrido, muy mal asunto.
    Gracias por un análisis realista.

  • Rubén Sánchez

    Prueba el robot aspirador de Xiaomi y veras como supera con creces al de Roomba, en todos los aspectos, excepto en el precio, que en el de Xiaomi esta muy por debajo. De verdad que no entiendo como Roomba, pionera como tu bien dices en esta clase de robots, todavía falla en cosas tan esenciales como que el robot vuelva a su base. No hiciste nada mal, es así en todos, normalmente acaba encerrado en alguna habitación, te lo digo por experiencia. Me pase a Xiaomi, que en precio no supera los 300 euros, y alucine con todo. Se conecta a tu Wi-Fi, mapea el recorrido, tienes control total sobre ella desde la aplicación del móvil… Como alguien decía por ahí, nos invaden los chinos…. pero en este caso para bien.

  • MGuilarte

    ¡Muchas gracias por el comentario Rubén! Intentaremos hacernos con uno para probarlo ;D

Top 5 Cupones

Lo más leído