Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

La nueva HTC está en marcha, ahora bajo el paraguas de Google

Publicado el
nueva HTC

Google ha anunciado el cierre de la operación de compra de una parte de la división de móviles de la firma taiwanesa, HTC, como adelantan nuestros compañeros de mcpro. Sobre el papel, una operación «win-to-win» que dicen los anglosajones donde ambas partes tienen mucho que ganar.

Hacía meses que se rumoreaba una operación de venta total o parcial de HTC ante las pérdidas económicas de los últimos trimestres, motivada por la caída de ventas de smartphones que ha dejado a una compañía relevante hace una década con el 2% de cuota de mercado.

La caída del valor de la acción ha sido una constante (75% de pérdida en el último lustro) y HTC se puso a tiro de algún «tiburón». Al final, una operación amistosa con Google valorada en 1.100 millones de dólares pone en marcha la nueva HTC. Una solución natural ya que hace años que HTC mantiene una estrecha relación con Google, fue el fabricante del primer móvil inteligente con Android en 2008 y actualmente tiene un contrato para producir el terminal propio del gigante de Internet, Pixel.

La operación apunta bien. Google se asegura fabricación (a HTC no se le ha olvidado hacer muy buenos móviles), personal y algunas IPs de telefonía móvil, con “un acuerdo que refuerza aún más su compromiso con los teléfonos inteligentes y la inversión global en su negocio de hardware emergente”.

Por su parte, HTC refuerza alianza con el responsable de Android, ingresa un capital bienvenido para equilibrar balances, tendrá la capacidad para seguir fabricando y comercializando sus propios smartphones marca HTC y conserva su incipiente negocio de realidad virtual, separado de la división de móviles vendida a Google.

El cierre de la operación ha sido anunciada por el vicepresidente de hardware, Rick Osterloh. Y no es casual, el que fuera alto ejecutivo de Motorola ya ejerce y será clave para el devenir de la nueva HTC.  Sólo vemos un ‘pero’, que los otros socios de Google no estén tan satisfechos ante lo que supone un gran refuerzo para su línea propia de hardware.

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

5 comentarios
  • Gregorio Ros

    No sería la primera vez que Google compra, sanea, se queda con alguna patente interesante y luego vende. Mientras no sea de otra forma no creo que el resto de fabricantes se pongan muy nerviosos.

  • lol

    Tranqui Microsoft le gana en patentes en telefonía no por nada saca las millonadas cifras por ventas aun con android de las compañías.

  • Hikaru

    «Sólo vemos un ‘pero’, que los otros socios de Google no estén tan satisfechos ante lo que supone un gran refuerzo para su línea propia de hardware.»

    La cosa es que Samsung ya juega con independizarse de Google y Huawei igual. Y eso fue antes de que Google comprase Motorola, y luego otros socios pasan del resto de variantes de Android, en televisores, relojes inteligentes y tal.

    Entonces para el día que lleguen estas empresas y digan: ¡Chao! Google, esta les diga, pues adiós, porque tengo capacidad de fabricación y diseñadores y todo. Y a ver como hace Samsung para tener las apps y servicios de Google funcionando en su móvil si Google no quiere, u otros indispensables para muchos como WhatsApp.

  • Lo decimos en el sentido que lo pueden entender como competencia «desleal». Le pasó a Samsung cuando Google compró Motorola y le pasó a Microsoft con todos sus socios cuando compró Nokia.

    Ciertamente Google tiene un monopolio del que nos sencillo salir, pero todo lo que sube baja. La relación con socios es fundamental y el interés de Google es búsquedas, publicidad y extender sus apps, no vender hardware. saludos

  • Hikaru

    Entiendo tu visión, pero bueno, si Microsoft y Google entraron al mercado de hardware de gama alta (uno muy específico y de nicho) ha sido porque no ven en los productos de sus socios la visión que ellos quieren proyectar.

Top 5 Cupones

Lo más leído