Web Analytics
Conecta con nosotros
Placas Base Placas Base

Guías

Placas base y chipset: ¿Qué modelo es el más apropiado para mi?

Publicado el

La placa base es uno de los componentes más importantes de todos los que integran un PC. Sobre ella vamos a conectar todos y cada uno de los componentes básicos del mismo así de debemos en cuenta su formato, su compatibilidad, sus opciones de ampliación, su calidad de construcción y también el chipset que pueden montar.

El chipset sirve para diferenciar entre gamas de placas base. Una vez dentro de una gama determinada podemos distinguir por las líneas de productos que ofrece cada uno de los principales fabricantes. Por ejemplo la gama de placas base con chipset Z370 se considera como el tope de la nueva plataforma de Intel para consumo general, y dentro de ella es posible encontrar diferentes gamas de firmas como GIGABYTE, ASUS o MSI.

La utilización de un chipset concreto limita las posibilidades que tiene cada placa base y no sólo en lo que se refiere a la conectividad y al soporte de determinados componentes y configuraciones, sino que además puede limitar las posibilidades de determinados procesadores.

Su importancia está fuera de toda duda así que en este artículo vamos a profundizar sobre esta cuestión para que tengáis claro qué chipset es el más apropiado para vosotros.

Placas base AMD con socket AM4

Actualmente las placas base que comercializa AMD para su plataforma AM4 se dividen en tres grandes chipsets:

  • Chipset X370: Es el tope de gama a nivel de consumo general y por tanto se integra en las placas base de gama alta. Es el que mayor conjunto de prestaciones ofrece ya que permite hacer overclock a cualquier procesador compatible y soporta configuraciones multiGPU con tarjetas gráficas NVIDIA y AMD.
  • Chipset B350: En este caso nos encontramos ante una solución que podemos considerar como de gama media. Sus prestaciones son más que suficiente para la mayoría de los usuarios ya que permite hacer overclock a los procesadores Ryzen compatibles y soporta componentes avanzados (incluyendo unidades SSD NVMe), pero no permite montar dos tarjetas gráficas NVIDIA en SLI (sí puede con dos Radeon de AMD).
  • Chipset A320: Es el nivel más básico de todos los chipsets que utiliza actualmente AMD en su plataforma AM4. Soporta unidades SSD NVMe y tiene unas prestaciones bastante buenas, pero no permite hacer overclock y no soporta configuraciones multiGPU.

¿Qué chipset debería elegir?

En líneas generales la mejor opción calidad-precio la tenemos en el B350, ya que las placas base que utilizan esa solución tienen un precio muy económico y alcanzan un nivel de prestaciones más que suficiente para cualquier usuario medio.

Con una paca base B350 podrás hacer overclock a tu CPU Ryzen, montar unidades SSD de alto rendimiento y si utilizas una GPU Radeon podrás añadir sin problemas una segunda unidad.

Las placas base con chipset X370 pueden ser una buena opción si tienes claro que vas a utilizar configuraciones SLI de NVIDIA.

En cuanto al chipset A320 no lo recomiendo por una razón muy simple; la diferencia de precio frente a los modelos B350 es muy pequeña y sus prestaciones son muy limitadas.

Placas base Intel con socket LGA1151

Intel todavía no ha lanzado las placas base con chipsets H310, B360 y H370, pero sabemos que éstos seguirán las bases de los H110, B250 y H270, así que el resumen que os dejamos a continuación podría aplicarse directamente a aquellos.

  • Chipset H110: Es el nivel más básico. No soporta configuraciones multiGPU ni están preparados para overclock y montan conector PCIE x16 2.0. Es compatible con procesadores Skylake y Kaby Lake (previa actualización de BIOS).
  • Chipset B250: Sucede al B150 y es compatible con procesadores Skylake y Kaby Lake sin necesidad de actualización previa. Al igual que el anterior no soporta configuraciones multiGPU ni overclock y las diferencias se limitan a conectores, puertos USB máximos, líneas HSIO y al conector PCI x16, que es 3.0. Soporta Intel Optane.
  • Chipset H170: Viene a ser un punto intermedio que añade detalles como un máximo de cuatro ranuras para RAM, RAID y soporte de tecnologías avanzadas como Intel Active Management, Trusted Execution y vProTechnology. Compatible con procesadores Skylake y Kaby Lake (requiere actualización de BIOS). No permite overclock ni multiGPU.
  • Chipset H270: Es una actualización menor del anterior que mantiene todas sus claves básicas, aunque es compatible con Kaby Lake sin necesidad de actualización. Soporta Intel Optane.
  • Chipset Z170: Soporta overclock y configuraciones NVIDIA SLI y CrossFire. Es compatible con procesadores Skylake y Kaby Lake (requiere actualización).
  • Chipset Z270: Como al anterior soporta overclock y configuraciones NVIDIA SLI y CrossFire. Es compatible con procesadores Skylake y Kaby Lake sin necesidad de una actualización previa. Compatible con Intel Optane.
  • Chipset Z370: Este chipset permite overclock y configuraciones NVIDIA SLI y CrossFire. Soporta Intel Optane y es compatible con los procesadores Coffee Lake de Intel.

¿Qué chipset debería elegir?

La elección es simple. Si vamos a montar un equipo básico con un procesador económico tipo Celeron, Pentium o Core i3 las soluciones con chipset H110 es nuestra mejor opción.

Si tenemos pensado utilizar la tecnología Intel Optane pero no vamos a incorporar un procesador serie K el chipset H270 debería ser nuestra elección. Éste puede cubrir las necesidades de cualquier usuario que no vaya a utilizar soluciones preparadas para overclock ni configuraciones gráficas multiGPU.

Por último tenemos los chipsets serie Z170, Z270 y Z370. Deberíamos elegir estos si vamos a adquirir un procesador serie K de Intel, ya que son los únicos que permiten hacer overclock y aprovechar el multiplicador desbloqueado que traen dichas CPUs.

Tened en cuenta que los chipsets Z170 y Z270 son compatibles con procesadores Skylake y Kaby Lake (Core 6000 y 7000), mientras que los chipsets sólo son compatibles con los procesadores Coffee Lake (Core 8000).

No esperamos cambios con la llegada de los chipsets H310 y H370, así que el primero quedará con una buena opción para montar equipos económicos con procesadores Pentium, Core i3 8000 y Core i5 8000.

Antes de terminar un apunte importante, y es que la diferencia que marca un conector PCIE x16 2.0 frente a uno 3.0 en juegos es prácticamente nula, lo que significa que es perfectamente viable optar por el chipset H110 a la hora de montar equipos para gaming.

Enlaces de interés: Guías MC.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído