Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

El canon digital aumenta el precio de la tecnología en España

Publicado el
canon digital

Smartphones, impresoras, tablets, grabadoras, discos duros, asistentes digitales o grabadoras, son algunos de los dispositivos que costarán más caros en España por culpa del canon digital.

El Boletín Oficial del Estado ha publicado este martes el Real Decreto 1398/2018, de 23 de noviembre, por el que se desarrolla el
artículo 25 del texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, en cuanto al sistema de compensación equitativa por copia privada.

El texto recoge las cantidades extra que cada dispositivo debe pagar por esta supuesta “copia privada”. Es decir, se cobra por adelantado un canon digital al suponer que el usuario va a realizar una determinada actividad que podría perjudicar a los titulares de derechos de autor. Las tasas son “transitorias” según recoge el decreto por lo que pueden variar en el futuro “dependiendo de la evolución tecnológica y condiciones del mercado”. Se revisarán, al menos, cada tres años.

¿Cuánto pagaremos por el canon digital?

Las cantidades asignadas (temporales porque pueden aumentar y/o extenderse a otros dispositivos) que habrá que pagar como suplemento a la hora de su compra son por unidad:

  • Grabadoras de discos: 0,33 euros.
  • Grabadoras de discos específicos: 1,86 euros.
  • Impresoras multifunción: 5,25 euros.
  • Impresoras monofunción: 4,50 euros.
  • Discos de una sola grabación: 0,08 euros.
  • Discos que se pueden grabar varias veces: 0,10 euros.
  • Discos versátiles no regrabables: 0,21 euros.
  • Discos versátiles regrabables: 0,28 euros.
  • Memorias USB y asimilados: 0,24 euros.
  • Tablets y dispositivos móviles con pantalla táctil: 3,15 euros.
  • Teléfonos móviles: 1,10 euros.
  • Discos duros externos: 6,45 euros.
  • Discos duros internos: 5,45 euros.

El canon digital no se justifica

El canon digital español está envuelto en la polémica desde hace más de una década. El último que entró en vigor en agosto de 2017, también, tanto por su misma implantación como por las cantidades desorbitadas con las que se pretende compensar esa supuesta copia privada.

En el mes de septiembre, la consultora Mazars publicó un informe realizado para la patronal europea del sector tecnológico, Digital Europe, demostrando que la cantidad recaudada por canon digital es -al menos- siete veces superior al supuesto perjuicio económico a los creadores que el Ministerio de Cultura manejó en 2015.

Según el estudio, el último año solo un 0,9% de los españoles copió un DVD de películas o series, tan solo un 1,6% realizó una copia privada de un soporte musical y únicamente un 2,3% hizo copias privadas de libros y publicaciones asimiladas.

Las conclusiones del estudio muestran que el número de usuarios que hacen copias privadas de obras protegidas por derechos de propiedad intelectual es hoy irrelevante en una nueva era digital donde el streaming se impone en la distribución de contenidos. Con el formato físico muerto es bastante absurdo querer cobrar por una posible copia de los mismos.

Las asociaciones de la industria tecnológica siguen pidiendo que el Gobierno lleve a cabo su propio estudio independiente y alinee las tarifas actuales con el daño real causado por la copia privada. DigitalES, Ametic y Aslan han constituido una plataforma para negociar con el Gobierno la situación de este canon digital que califican de “inaceptable” y consensuar la cuantía en función del consumo y la realidad actual donde la copia privada ha quedado en el pasado.

En resumen y en nuestra opinión. El nuevo canon digital sigue siendo igual de “injusto”, “obsoleto” y “discriminatorio”  que el anterior tumbado por el Tribunal de Justicia Europeo. Es arbitrario, está desfasado y sólo beneficia a las entidades de gestión, perjudicando a todo el arco tecnológico, fabricantes, canal y consumidores.

Excepciones al canon digital

Empresas privadas, profesionales y los organismos y entidades públicas no tendrán que pagar el nuevo Canon Digital siempre que justifiquen que los equipos sujetos al mismo van a tener un uso profesional.

Para los consumidores está abierta la posibilidad de solicitar una devolución, pero se debe justificar también que vamos a dar un uso profesional al equipo de forma única y exclusiva, es decir que no lo utilizaremos para otro fin. Las entidades de gestión tendrán que mantener un listado actualizado de organismos, empresas y personas que estén exentos del pago del canon.

Más información | Real Decreto 1398/2018 – Nuevo canon digital

Top 5 Cupones

Lo más leído