Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Uber y Cabify se despiden de Barcelona

Publicado el
Uber dice adiós a Barcelona

Uber y Cabify se despiden de Barcelona ante la entrada en vigor del decreto ley del gobierno catalán promulgado en respuesta a las presiones del sector del taxi.

Estarás al tanto y/o sufriendo la huelga patronal del taxi que desde hace un par de semanas el sector está llevando a cabo en las dos principales ciudades españolas. Sin entrar en las razones de cada cual (que las tienen porque no todo es blanco o negro), la huelga y la regulación (a toda prisa) para frenarla está teniendo consecuencias. Y no deseables porque limita las opciones de movilidad de los consumidores y va a dejar en el paro a unos cuantos miles de personas.

Tras varios comentarios previos que algunos tomaron como amenaza, Uber y Cabify se despiden de la capital catalana de manera oficial y dejarán de operar a partir de mañana «ante las restricciones a las VTC aprobadas por la Generalitat«.

Según anuncia Uber en un comunicado«Para contribuir a la vida de una ciudad, necesitamos una regulación justa. En el caso de Cataluña, una regulación que tenga en cuenta a los miles de conductores y usuarios de las VTC, que hoy ven desaparecer su medio de vida y su libertad de elegir cómo se mueven por su ciudad». 

La tecnológica californiana del transporte asegura que «la obligación de esperar al menos 15 minutos para viajar en una VTC no existe en ningún lugar de Europa y es totalmente incompatible con la inmediatez de los servicios bajo demanda, como UberX».

La nota de prensa de Cabify es incluso más dura y va en el mismo sentido: «Tras revisar el texto, que hoy es ya oficial, la compañía concluye que esta regulación tiene como único objetivo, y por tanto también como consecuencia final, la expulsión directa de la aplicación de Cabify y de sus empresas colaboradoras de Catalunya y Barcelona.

«Las medidas artificiales y altamente restrictivas que este Decreto Ley impone de manera inmediata al sector VTC, destruyen por completo el mercado en el que se venía trabajando y gracias al cual se han generado más de 3.000 empleos en Catalunya. Además, causan un impacto inmediato en todas las empresas del sector, incluyendo también a Cabify,  impidiendo su operativa tal y como la conocemos en el resto de las ciudades en las que opera», comentan.

Además, la compañía española señala el grave perjuicio que a su juicio se genera al ciudadano desde el punto de vista de la competencia y la calidad del servicio. Cabe resaltar que el 98,5% de los viajes gestionados a través de la app de Cabify están por debajo de los 15 minutos de espera.

Adiós a Uber y Cabify

Aunque desde el gobierno catalán explican que «sólo es una primera medida para reestructurar el sector y estamos preparando una ley que se hará en un futuro», la cuestión de los 15 minutos es la más polémica de las establecidas por el decreto, además de prohibir  la geolocalización previa y la captación de clientes sobre la marcha. En estas condiciones, no puede ofrecerse un servicio tal y como lo hemos conocido.

Los perjuicios son evidentes para la libertad de elección de los ciudadanos para su movilidad y también para el empleo. Cabify ha comunicado esta semana a sus cerca de 1.000 empleados que inicia un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para despedirles. En total serán 3.000 despidos.

Las consecuencias también pueden llegar al contribuyente, que puede tener que pagar indemnizaciones millonarias porque los conductores de VTC han anunciado que interpondrán demandas por responsabilidad patrimonial a la Generalitat en un montante que supera los 1.100 millones de euros.

Y veremos lo que ocurre en Madrid donde la huelga patronal del taxi se alarga ya doce días. Por cierto, el paro del taxi ha provocado que Uber y Cabify hayan sido las apps más descargadas en la App Store para iPhone la semana pasada.

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

5 comentarios
  • Gregorio Ros

    Mi uso del taxi es prácticamente anecdotico y no se si sera por mala suerte, pero las veces que lo necesite me quede con una muy mala leche por abuso y mal servicio. El sector del taxi tiene que actualizarse y regularlo correctamente (la actual regulación es penosa). Ante esto solo hay dos salidas hacerlo y pasar pagina, o desaparecer y ser sustituidos por un servicio mejor. Pasado este punto, a las plataformas de Uber y Cabify no las considero la solución, no es una empresa de aquí y creo que solo busca llevarse la mayor comisión posible sin importarle un carajo los trabajadores. Ahora bien, hay que reconocer que usan el modo correcto de gestión del servicio y cuenta les traería a los taxistas aprenderlo.

  • prisciliano

    Cuanto peor, mejor, el lema del revolucionario

  • Virtualbox Vbox

    Enhorabuena señores taxistas, ya podéis seguir robándoos unos a otros con licencias de 200000€. ME PARECE UNA VERGÜENZA

  • Ivo

    Lo siento mucho por los trabajadores que van a sufrir la decisión de echar el cierre de estas dos empresas, que pese a haber un mercado en el que pueden participar con la regulación aprobada, han decidido que solo les interesa el todo o nada, y han asumido la segunda opción en pos de desacreditar al sector que intentaban desbancar, a costa del despido de sus trabajadores, y poder jugar el segundo asalto en Madrid.
    Desde luego, su aparición ha hecho que el propio sector del taxi, donde había verdaderos abusos al cliente, mejore su servicio, pero creo que su modelo, en donde unas pocas manos acumulan miles de licencias, y dónde muchos trabajadores son contratados como autónomos, precarizan las condiciones del sector.
    Lo que si creo es que se a perdido una oportunidad de oro para cambiar las cosas del sector del taxi que hacen que sea tan particular y oscuro ( licencias privadas, limitadas y revendibles y falta de control en sus servicios)
    P.D. Entiendo la necesidad de los medios de acceso gratuito de publicar publi-reportajes, pero no está mal señalar que lo son. Y como entiendo que desde este medio, al que sigo desde hace años, actúa de buena fé, creo que se debería corregir esta frase: «Las consecuencias también pueden llegar al contribuyente, que puede tener que pagar indemnizaciones millonarias porque los conductores de VTC han anunciado que interpondrán demandas por responsabilidad patrimonial a la Generalitat…», Ya que no son los conductores los propietarios de las licencias en la mayoría de casos. De hecho, Cabify es la dueña de sus propias licencias.
    Por desgracia, a los conductores solo les quedará el FOGASA…en el mejor de los casos…

  • Víctor Martín

    No estoy a favor de los taxis en Cataluña y pienso que esta manera de regularlos no ha sido la correcta, pero es que hasta ahora han hecho lo que les ha salido de los huevos, estaban compitiendo prácticamente sin regulación contra un sector suuuuper regulado por la administración pública. Y eso tampoco podía ser.

    Por otro lado demuestra también lo que son estas grandes aves de rapiña… Están intentando ser y competir con un servicio publico, pero solo en las ciudades grandes donde les interesa, en los pueblecitos pequeños donde no pueden sacar millonadas, no ofrecen sus servicios… Si quieres ofrecer un servicio público de ese tipo, deberías hacerlo no solo en los sitios donde sepas que vas a ganar 8482848583 mil millones de euros (evidentemente cifra por decir, pulsé los números aleatoriamente jajaja).
    Pongo un ejemplo también en el transporte público, yo vivo en un pueblecito pequeño en el cual la empresa de transportes de autobuses pierde claramente dinero, pasan buses cada media hora y el 95% de los buses van prácticamente vacíos… Evidentemente en mi pueblo no ganan dinero, pero al ofrecer un servicio público, pues aún que en mi pueblo pierdan dinero, pasa el autobús cada media hora (alguna vez con más retraso y otras con menos pero ese es otro tema jajaja), y es una empresa privada la de autobuses, mientras que Uber solo pone su servicio en los sitios que le interesa… Y eso tampoco puede ser así…

Top 5 Cupones

Lo más leído