Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Mozilla dice que no limitará los bloqueadores de publicidad

Publicado el
Mozilla Firefox

En la pasada primavera os informamos sobre la las intenciones de Google de incluir modificaciones en Chrome que podrían imponer serias restricciones a las extensiones dedicadas a bloquear contenidos, las cuales han sido recogidas en el Manifest V3.

La intención oficial del gigante del buscador es la de mejorar la seguridad de las extensiones para los navegadores basados en Chromium, pero Raymond Hill, desarrollador de uBlock Origin, ha alzado la voz diciendo que las modificaciones de Manifest V3 podrían terminar mermando las capacidades del conocido bloqueador de publicidad. Por otro lado, desarrolladores de derivados de Chromium como Vivaldi, Opera y Brave también han mostrado su desacuerdo.

En esta cuestión resulta especialmente importante la postura de Mozilla, encargada del desarrollo de la única alternativa real que queda en el mercado de los navegadores: Firefox. Aprovechando las dudas que ha generado Manifest V3 en términos de privacidad (el aspecto que más está explotando comercialmente), la fundación decidió ayer dar un paso al frente para asegurar que no piensa cambiar las capacidades de bloqueo de publicidad en su navegador.

En una entrada publicada ayer en su blog oficial, Mozilla ha explicado que que ha desarrollado la API WebExtensions de Firefox de forma que fuera casi 100% compatible con Manifest V2 para así facilitar el trabajo a los desarrolladores de extensiones, haciendo que estos pudieran abarcar Chrome y Firefox fácilmente.

Si bien el asunto ha empezado a generar debate ahora, Manifest V3 fue propuesto por Google en noviembre de 2018. Según explica Mozilla, la propuesta incluye cambios que no son compatibles hacia atrás, lo que se forzaría a la modificación de muchas extensiones para que estas puedan seguir siendo compatibles con Chrome, Chromium y muy probablemente derivados de este último.

Siendo más concretos, lo que está protagonizando el debate es “blocking webRequest”, una poderosa API utilizada por algunos bloqueadores populares que permite interceptar tanto el tráfico entrante como saliente (pudiendo hasta redirigir y modificar el tráfico) del navegador y que Google ha propuesto marcar como obsoleta para establecer la API declarativeNetRequest como sustituta. La cuestión está en que declarativeNetRequest limita las normas que las extensiones pueden establecer para alterar el tráfico, abarcando también filtros y acciones.

Si bien el gigante del buscador ha sustentado el cambio de API en su intención de evitar los abusos por parte de algunos desarrolladores de extensiones, su argumentario empieza a deshacerse cuando se conoce que webRequest seguirá estando disponible para los usuarios corporativos. A partir de aquí muchos empiezan a pensar mal y ven aquí una maniobra de Google para mantener su dominio en el mercado de la publicidad online, además que algunos desarrolladores de extensiones ven difícil la continuación de sus desarrollos bajo Manifest V3.

Sin embargo, Mozilla no muestra una oposición total a Manifest V3 y ha sido bastante más flexible o incluso está de acuerdo con algunas propuestas. Por ejemplo, han anunciado que evaluarán los permisos del host en el tiempo de ejecución y que implementarán la comunicación de origen cruzada, que hará que los scripts de contenido tengan los mismos permisos que la página en la que se inyectan.

La fundación tras el desarrollo de Firefox también ha anunciado que WebExtensions seguirá asemejándose a Manifest para facilitar la portabilidad de las extensiones, aunque recalcando que no está obligada a tragar con todo lo que provenga de Google.

Pese a todo, es importante tener en cuenta que Manifest V3 es solo una propuesta y que de momento no ha sido aprobada, por lo que las extensiones seguirán funcionando igual que siempre.

Top 5 Cupones

Lo más leído