Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Analizamos Intel Optane ¿Mejora una SSD NVMe?

Publicado el
Intel Optane

Nuestros compañeros de MCPRO ha analizado la Intel Optane Memory H10, la solución de almacenamiento que suma la memoria Optane a la propia NAND flash de una SSD en un módulo de tamaño reducido M.2.

Como sabes, Optane es una tecnología de memorias desarrollada desde cero por Intel en colaboración con Micron. En su concepción inicial, estaba destinada a ser instalada en un equipo junto a discos duros (o SSDs SATA) para acelerar su rendimiento actuando como una unidad de caché rápida entre el almacenamiento y la memoria.

Este almacenamiento en caché mediante memorias flash ha existido durante bastante tiempo como una forma de obtener un mayor rendimiento, pero a la vez aprovechando las ventajas que en capacidad y costes todavía ofrecían soluciones como los discos duros. Intel Optane lo ha llevado a otro nivel en rendimiento y sobretodo en capacidad.

En un movimiento que consideramos natural hacia donde pueden dirigirse este tipo de soluciones, Intel decidió crear una unidad híbrida que sumase la tecnología Optane con una SSD en un solo componente. En este caso, en un módulo estándar M.2 que emplea la interfaz PCIe NVMe 3.0 x4 y que además de las ventajas del caché rápido que proporciona Optane, incluye memorias QLC 3D NAND para almacenamiento masivo.

La unidad ocupa solo una cara lo que la hace especialmente interesante para instalarla en equipos con espacio reducido, como ultraportátiles, AIOs o mini-PCs. La instalación es tan sencilla como con cualquier otro SSD PCIe, simplemente pincharla en un puerto M.2 disponible.

Intel Optane

¿Acelera Intel Optane una SSD tan rápida como una M.2 NVMe?

Sí y no. Test como CrystalDiskMark confirman los resultados prometidos por Intel en transferencia de datos secuenciales de 2.400 Mbytes por segundo y 1.800 Mbytes en lectura/escrituras, aunque siempre que tengas habilitado Optane para funcionar conjuntamente con la NAND. Los resultados de otros test como PCMark Storage 2.0 son también muy buenos, enfrentados a una SSD PCIe simple como la Intel SSD 760P que han usado como punto comparativo.

Sin embargo, los puntos de referencia tradicionales que ofrecen los test sintéticos no siempre muestran el verdadero valor de esta Optane: su capacidad para mantener un alto rendimiento mientras está bajo cargas de trabajo múltiples y simultáneas.  Se comprueba en tareas reales donde a la vez que se copia archivos se trabaja con una hoja de cálculo en Excel o una imagen de grandes dimensiones en Gimp.

También funciona bien en otros escenarios de uso común como el manejo de múltiples torrents y accesos constantes a la unidad de almacenamiento donde otras SSD simples (muy rápidas) sufren un brusco descenso del rendimiento una vez que agotan la pequeña caché que incorporan. Las características propias del diseño de Optane permite evitarlo y la unidad de Intel brilla al ejecutar aplicaciones en multitarea o con procesos en segundo plano.

Conclusiones

En las conclusiones, comentan que Intel Optane Memory H10 puede no ser ideal para todos los escenarios e incluso muestra un rendimiento en transferencias de datos secuenciales inferior al de las mejores SSD PCIe en algunos test sintéticos, pero ofrece un buen rendimiento en general que se acerca al sobresaliente bajo carga gracias a los beneficios inherentes de la caché Optane y la SSD NVMe complementaria.

Este diseño híbrido que suma Optane y SSD es un paso natural para la tecnología de memoria de Intel y seguramente el gigante del chip lo mejore en el futuro. Si hubiera llegado hace cinco años cuando los discos duros eran el cuello de botella de un equipo informático hubiera sido una auténtica revolución. Hoy, con las veloces SSD PCIe a un coste por GB cada vez más reducido son menos necesarias aunque pueden ser muy útiles en los escenarios comentados.

Intel comercializa la Intel Optane Memory H10 en tres versiones según capacidad de almacenamiento y con las siguientes características:

  • 16 GB (memoria Intel Optane) + 256 GB (almacenamiento SSD)
  • 32 GB (memoria Intel Optane) + 512 GB (almacenamiento SSD)
  • 32 GB (memoria Intel Optane) + 1 TB (almacenamiento SSD)

Análisis completo en MCPRO

1 comentario
  • Andres Izarra

    Actualmente tengo puesta la primera serie de 32GB, básicamente para cachet junto a un EVO 850 va muy rápido, y comparado con un HDD el cambio es más que notable, quizás convenga distinguir aquí que una cosa es la rapidez con la que una unidad de almacenamiento localiza los archivos continuos o aleatorios y otra es un dispositivo que se «anticipa» al usuario y esta fue siempre la idea de Intel con Optane, es verdad que los 32 GB algún día se terminan y el sistema de forma inteligente comienza a borrar lo que muy pocas veces usamos, intentando siempre tener cargado nuestra rutina diaria y aquí está su potencial, si yo abro Google, ON1, Lightingroom y un edito de texto todo eso estará en Optane, si cierro la sección y vuelvo a iniciar los programas seguirán estando en Optane, por lo tanto la rutina ya está en el escritorio porque no hay que cargarlo de ningún sitio. Entonces, si lo que necesita la CPU no están en L1, L2, L3 pues que estén en Optane. No esta lejos el día en que las Optane estén ya integradas en la CPU.

Top 5 Cupones

Lo más leído