Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Fiat 500X, perseverancia

Publicado el
Fiat 500X

Hoy he vuelto a saludar a Don Antonio. Frente a su café que siempre se le enfría absorto en quién sabe qué reflexiones mientras murmura con cara triste y el periódico descansando plegado en su regazo. Pero esta vez hay un ramo de flores apoyado en la barra y le pregunto para quien son. Y descubro una nueva expresión sobresalir sobre las arrugas de veterano de la cara de Don Antonio: una sonrisa pícara que arropa su respuesta: «Más quisieras que saber para quién son». Entonces me doy cuenta de que hoy Don Antonio no es el de siempre. Luce repeinado y desprende un olor a colonia varonil con solera imposible de pasar por alto siempre que uno no ande dormido como ando yo por las mañanas en vísperas de coger el metro.

Insisto para ver si Don Antonio cede con una complicidad que no hemos cultivado más que con comentarios vagos de cómo va el país y el tiempo o sentencias contra el árbitro de turno protagonista por lo de siempre y por supuesto culpable de todos los males de las instituciones futbolísticas afines de uno y otro. La democracia del fútbol: todos contra el de negro. Pero Don Antonio no suelta prenda y saborea su café frío con la habitual mueca de disgusto: «El café está frío Manuel» «Si te lo tomaras cuando te lo sirvo en vez de quedarte pensando en las musarañas…» replica el máximo responsable de la barra sin cambiar una coma del guión de siempre. Al final me quedo sin saber para quién son esas flores pero espero que a Antonio (sin Don) le vaya bien con lo que sea a lo que las tenga destinadas… Igual mañana, si triunfa, sí que me lo cuenta.

El Fiat 500 es sin duda el modelo de mayor éxito de los últimos tiempos del fabricante italiano y ha supuesto un hito en el mercado de utilitarios con un diseño inspirado en el emblemático modelo que vio la luz en 1936 con distintas reencarnaciones hasta el momento actual. Pero Fiat no se ha limitado a sentarse en el boom de este pequeño coche y ha lanzado a lo largo de los años versiones más grandes con un diseño inspirado en la exitosa e inconfundible línea del 500.

Ficha técnica

Ya tuvimos la ocasión de probar el 500L, quizás la más simple en cuanto a sus líneas de las interpretaciones «aumentadas» del 500, en la que el espacio interior es el protagonista para obtener un coche eminentemente práctico y cómodo. En este caso sin embargo probamos el 500X, la que podríamos denominar como versión SUV de la gama 500.

Redondeces 500

Al observar el diseño de este modelo de Fiat la primera impresión es que de la familia 500 este es en el que mejor ha logrado mejor captar la esencia de las líneas del utilitario superventas original. El frontal es mucho más parecido que en el caso del 500L y aún así guarda una personalidad propia con pinceladas de elementos SUV (algunos propios de la versión Cross que probamos) como la parrilla grande, las barras metálicas portaequipajes del techo, las defensas de plástico que sobresalen en la parte posterior o los parachoques también voluminosos.

Como en el 500 en versión utilitario las formas que predominan son redondeadas, tanto en los faros como en las propias líneas de la carrocería. El conjunto hace que parezca un coche más pequeño de lo que es en realidad, como si se tratara de un utilitario que ha crecido espontáneamente para alcanzar el tamaño de un SUV.

Esta es una segunda generación del 500X en la que hay realmente pocos retoques a primera vista como unos faros antiniebla y luces diurnas más estilizados y un nuevo diseño de parachoques. En la parte trasera se han modificados los grupos ópticos para que sean aún más parecidos a los del 500 en talla pequeña. Nuestra unidad llevaba unas llantas de 18 pulgadas con un diseño vistoso y moderno que encaja muy bien con la estética del coche. Podemos pedir el 500X hasta en 14 colores distintos…

Interior amplio y cómodo

En el interior nos encontramos con bastante espacio pero no tanta altura como podemos disfrutar en otros SUV urbanos de la competencia o la propia versión L. Aún así hay espacio suficiente para que se acomoden personas de cierta estatura. El puesto de conducción es cómodo con unos asientos con un diseño más rutero que deportivo con poco apoyo lateral pero suficientes para cualquier tipo de conducción. El apoyacabezas de diseño redondo para mantener la filosofía de las líneas del coche también es cómodo aparte de estéticamente atractivo.

Los acabados aún no siendo excelentes son bastante buenos para un coche de su precio y categoría. Bastantes plásticos duros pero bien acabados y ensamblados, sin ruidos a la vista y con detalles estéticos muy logrados como inserciones en el color de la carrocería con el logo del coche o los indicadores para el conductor que mantienen el mismo diseño redondeado que preside el resto del coche.

Lo que da una impresión de  calidad algo inferior es la pantalla del sistema multimedia, que ocupa bastante espacio pero la zona de visualización propiamente dicha no tiene el tamaño y la resolución de opciones de la competencia como las de los modelos del grupo Volkswagen o modelos de Renault. Eso sí, se trata de un sistema que funciona sin problemas, con un completo navegador con información de tráfico y todas las funciones que se esperan de este tipo de sistemas para el coche. El sistema es compatible con Apple Car Play e Android Auto, lo que aumenta su versatilidad.

Hay muchos detalles prácticos en el interior como la gran cantidad de espacios para los objetos (incluido uno para móviles detrás de la palanca de cambios) o los mandos de funciones como de climatización con un buen tamaño y muy separados lo que hace que sean muy cómodos de accionar. También nos ha gustado el diseño del volante tanto por su facilidad de manejo en maniobra como la disposición de los botones, concentrados y cómodos de accionar a la vez que fáciles de distinguir.

Espacio atrás

En la parte trasera hay buen espacio para dos adultos con sitio de sobra para las piernas y lugar para un tercer ocupante que como es habitual en coches no extremadamente grandes irá algo sacrificado. Son asientos cómodos y aquí también con reposacabezas de diseño circular. En la parte trasera podemos acceder a una toma USB.

El maletero del 500X es de 350 litros, no precisamente el más grande de la categoría pero sí de los más prácticos y versátiles. Dispone de un fondo que puede disponerse a dos alturas para dividir la carga según nos convenga y podemos abatir los asientos de forma sencilla para lograr un espacio de carga más grande de hasta 1.000 litros.

Al volante

La conducción de este 500X es curiosa y se ha mejorado desde la generación anterior. Se trata de un coche con un peso bastante alto para el que en esta versión se ha dispuesto un más que probado motor de gasolina de 120 caballos de FIAT lo que sobre el papel podría quedarse algo justo para moverlo con agilidad.

Y sin embargo la impresión al conducirlo es que es más ágil de lo que uno se espera. Es cierto que hay que hacer que suban las revoluciones para conseguir reacciones más briosas, pero todo de forma nada forzada y sin un ruido demasiado alto ni vibraciones excesivas a pesar de ser un pequeño tres cilindros. Además las relaciones de la caja de cambios nos ha parecido muy bien ajustadas para el uso del coche dotándole de agilidad en trayectos urbanos pero con el suficiente recorrido en marchas altas como para viajar con confort.

Las reacciones del coche en carreteras viradas nos han parecido muy buenas. A pesar de que las suspensiones no son tan duras como para resultar poco cómodo en terrenos bacheados, la respuesta de las mismas en terrenos con curvas cerradas ha sido muy noble y predecible y a pesar de las limitaciones del motor nos permiten circular con bastante agilidad.

No se puede decir que tenga reacciones deportivas pero sí más ágiles de lo que se encuentran en SUVs de esta categoría con motores de características similares. Un apartado en el que también saca buena nota es el del consumo, que irremediablemente estropearemos si queremos circular rápido, pero en el que con un poco de cuidado nos podemos mantener sin problemas por debajo de los seis litros a los cien kilómetros. En ciudad cambia la historia y podemos ver consumos por encima de los ocho litros.

Conclusiones

El 500X es un coche que estéticamente está muy conseguido, con certeros guiños a las formas redondeadas de su hermano más pequeño y buenos detalles que se han añadido en esta versión para darle esos toques estilo SUV que marcan la personalidad del coche. Los acabados son racionalmente buenos, con materiales de buena calidad a la vista y de menor empaque en zonas más ocultas.

La habitabilidad es buena aunque no excepcional y lo mismo se puede decir del maletero pero en conjunto es un coche espacioso y práctico. Para terminar el motor nos ha resultado agradable de usar y bastante ahorrador si tenemos cuidado además de no ser demasiado ruidoso y mover con soltura el coche si es necesario. Todos elementos que describen un buen utilitario con personalidad… aunque en este caso en tamaño SUV.

Valoración Final
7.3 NOTA
NOS GUSTA
Diseño atractivo con aires al pequeño 500
Buenas prestaciones del motor
Consumo contenido en carretera
Cómodo y suficientemente amplio
A MEJORAR
Algunos detalles de acabados no a la vista
Consumos algo altos en ciudad
RESUMEN
Con este 500X se cierra el círculo de las versiones "aumentadas" del 500 en este caso en versión SUV. Un buen conjunto para un coche práctico con un estilo y diseño inconfundibles.
Prestaciones6
Diseño8
Consumo8.5
Confort7.5
Sistema de infoentretenimiento6.5

 

Top 5 Cupones

Lo más leído