Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

¿Qué está pasando con la TDT? ¿Qué es el dividendo digital?

El segundo dividendo digital vuelve a sacudir las frecuencias de la TDT, ahora por la llegada de 5G. ¿Por qué hay que volver a resintonizar los televisores?

Publicado el
Televisor

Los vecinos de Córdoba amanecieron ayer con una sorpresa anunciada, los canales de televisión digital terrestre, TDT, que tenían sintonizados, dejaron de poder verse. Digo que era una sorpresa anunciada porque, en realidad, las emisiones en las nuevas frecuencias anunciadas ya se venía efectuando desde septiembre del año pasado, pero era ayer, jueves 13 de febrero, la fecha en la que cesaría la emisión por las frecuencias «antiguas».

Esto, a muchas personas, nos ha traído a la cabeza el recuerdo de los últimos años de la década pasada, cuando toda España hizo una misma cosa a la vez: comprar un sintonizador de TDT. Y cuando todavía no habíamos terminado de sintonizar y, sobre todo, de ordenar todos los canales (los antiguos y los nuevos) a nuestro gusto, llegamos a 2012 y nos dicen que, por una cosa que se llama dividendo digital, se van a cambiar las frecuencias, que quizá sea necesario comprar un amplificador de señal, que todo es por el futuro y el progreso…

Para entender qué está ocurriendo, es necesario hacer un poco de historia sobre la historia de la televisión en España. No, no, no hablo del Un, Dos, Tres y de José María Íñigo, me refiero a los sistemas de emisión empleados por los canales de televisión en las últimas dos décadas.

Durante prácticamente toda la década de los 00, las emisiones de TV fueron, pues como casi todo lo que arrastrábamos del siglo pasado, analógicas. Sin embargo, y por un conjunto de circunstancias (mejora de la señal, optimización del uso del espectro, etcétera), un buen día empezamos a escuchar hablar sobre la televisión digital terrestre, un nuevo sistema de emisiones que permitiría la llegada de nuevos canales, al permitir que, en el ancho de banda que ocupaba la señal de un canal analógico, pudieran entrar hasta cuatro digitales.

Y entonces llega el primer gran cambio: la gran mayoría del parque de televisores existente en la actualidad, no era compatible con esa tecnología, por lo fué necesario adquirir unos sencillos dispositivos que, conectados al cable de antena y al televisor, capturaban la señal digital y, mediante un DAC, la convertían en una señal analógica que podíamos ver en nuestros televisores.

Sin embargo, aunque sí que se modificó el formato de la señal, lo que no se hizo fue modificar las frecuencias empleadas para las emisiones. Y esto ya anunciaba que habría cambios en el futuro. ¿Por qué? Porque en mayo de 2019 se anunció que la banda de los 800 MHz quedaba reservada para el futuro despliegue de… sí, efectivamente, para esa tecnología de conectividad del futuro, de la que tanto nos hablaron en ese momento, y que a día de hoy ya es una realidad que llevamos casi todos en el bolsillo. Hablo, claro, de la conectividad 4G. La TDT obtenía así una orden de desahucio, acompañada eso sí de una nueva oferta habitacional.

¿Y qué significaba esto? Pues que en algún momento, y con fecha tope el 31 de diciembre de 2014 (aunque posteriormente fue retrasado hasta el 31 de marzo de 2015), las señales de TDT, que en ese momento ocupaban frecuencias que ya habían sido asignadas al futuro despliegue de 4G, tendrían que ser reubicadas en otro segmento de la banda. Esta transición fue denominada primer dividendo digital.

Y, bueno, con esto el problema ya debería haber quedado solucionado… o medio solucionado, al menos, ¿verdad? Pues la respuesta debería ser sí, pero en realidad es ojalá. Y es que, ¿no te ha llamado la atención que, ya en ese momento, el nombre empleado fuera primer dividendo digital? Sí, efectivamente, es la palabra «primer» la que ya nos ponía sobre la pista. Y es que, si bien el espacio destinado a 4G quedó despejado, más o menos, en tiempo y forma, y la TDT se acomodó en un nuevo espacio, todo apuntaba a que ese no sería el final de la historia.

TDT, 5G y el segundo dividendo digital

El refranero popular dice que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Y a nivel literal no sé, pero metafóricamente es indiscutible. ¿Qué habría de llegar tras 4G? Efectivamente, 5G. ¿Y qué iba a necesitar 5G para su despliegue? Correcto, un trocito de banda para sus transmisiones. ¿Y qué espacio le corresponde a 5G? Sé que ya no hace falta ni que lo diga, pero aún así lo haré: el empleado en la actualidad por las emisiones de TDT. ¿Y qué se va a hacer para solucionar este problema? Sé que has respondido a esta pregunta antes incluso de que la formulara: cambiar de sitio la señal digital terrestre, en lo que llamaremos… exacto, segundo dividendo digital.

Y el punto en el que nos encontramos en la actualidad es, en realidad, muy cerca del final de esta nueva transición de un espacio a otro. Por imperativo de la Unión Europea, y con la intención de no lastrar el despliegue de las redes 5G, la fecha límite es el 30 de junio de 2020. No obstante, la previsión es que mucho antes de esa fecha, previsiblemente a mitades del mes de marzo, finalicen todas las emisiones de TDT que aún se efectúan en el espacio asignado a 5G.

Pero entonces, ¿cuándo te afectará a ti? ¿Vas a tener que realizar algún cambio? ¿Te va a costar dinero? Bien, lo mejor que puedes hacer para confirmar cuándo cesarán las emisiones en tu localidad, si es que no lo han hecho ya, es comprobarlo en esta página habilitada por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

En cuanto al coste que puede suponer este cambio, las instalaciones de antena individuales, así como los edificios muy pequeños, es posible que no tengan que realizar ningún cambio en sus instalaciones. No ocurrirá lo mismo, eso sí, en edificios más grandes, en los que sí que será necesaria, muy probablemente la instalación y/o sustitución de repetidores, así como de la centralita. En tal caso, eso sí, debes saber que el Ministerio ha puesto en marcha un plan de ayudas para dichos costes, puedes informarte sobre el mismo (requisitos, importes, etcétera) en esta página.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

2 comentarios
  • Goo Ball

    Falta de previsión que conlleva gasto público, nada nuevo bajo el sol. Lo único decente que me he llevado yo de la TDT ha sido poder jugar al Sokoban en los primeros adaptadores que salieron. El resto, más canales con la misma escoria de siempre.

  • César González

    Se trata de beneficiar a las telefonicas y al ciudadano, que le den. Los go idrnos can a cobrar por el alquiler del espectro radioeléctrico y además el IVA de todos los gastos que supongan los cambios.
    Quién dice que sólo se ayudará a las comunidades de vecinos, o no tiene idea o lo hace a sa uendas. Muchas viviendas individuales tiene centralitas programables, las cuales las tiene que actualizar un técnico ( factura más IVA), o tienen amplificadores Monica al y hay que adquirir unos para los nuevos canales, a unos 100 € más la factura del instalador. ¿ Para quién es el chollo?

Lo más leído