Web Analytics
Conecta con nosotros
AMD Ryzen AMD Ryzen

Guías

AMD Ryzen 1000, Ryzen 2000 y Ryzen 3000: diferencias y claves para elegir el que mejor se adapta a nosotros

Publicado

el

Quién lo iba a decir, el catálogo de procesadores AMD Ryzen que podemos encontrar ahora mismo en el mercado es muy grande, y aglutina una cantidad considerable de modelos ubicados en generaciones muy distintas, una realidad que hace que, en muchos casos, resulte complicado decidir cuál se ajusta mejor a nuestras necesidades, o cual sería, simplemente, mejor elección dentro de un determinado rango de precios.

Por ello me he animado a escribir esta guía, en la que vamos a profundizar en el ecosistema de procesadores AMD Ryzen que podemos encontrar actualmente. Veremos las diferencias que presentan sus distintas generaciones, los avances que ha conseguido AMD durante los últimos tres años y construiremos una serie de criterios que os servirán como base para ayudaros a acertar con la elección de vuestro nuevo procesador AMD Ryzen.

Antes de entrar en materia quiero dejar claro que en este artículo nos vamos a centrar principalmente en los procesadores AMD Ryzen, es decir, no vamos a incluir las APUs, aunque tengo previsto elaborar otra guía de este tipo cuando AMD se decida a lanzar su nueva generación de APUs para escritorio basadas en Zen 2 (de momento solo han llegado al sector portátil).

Como siempre os recuerdo que si tenéis cualquier tipo de duda podéis dejarla en los comentarios y estaremos encantados de ayudaros a resolverla. Ahora sí, poneos cómodos que empezamos.

Dos unidades CCX con cuatro núcleos cada una.

Procesadores AMD Ryzen 1000

La serie AMD Ryzen 1000 marcó el debut de la arquitectura Zen, y permitió a la compañía que dirige Lisa Su volver al mercado de los procesadores de alto rendimiento para PC con buen pie. Su lanzamiento no fue perfecto, de hecho tuvo momentos complicados que llevaron a algunos a poner en tela de juicio la viabilidad del diseño MCM que había adoptado AMD, pero al final todo salió bastante bien y fueron un auténtico éxito.

Los procesadores AMD Ryzen utilizan una arquitectura de tipo multi-chip (MCM), en la que nos encontramos con una unidad mínima clara, el bloque CCX, que agrupa cuatro núcleos, 2 MB de caché L2 (512 KB por núcleo) y 8 MB de caché L3 (2 MB por núcleo). Para crear un procesador como el Ryzen 7 1800X AMD utilizó dos unidades CCX, lo que nos deja un total de ocho núcleos, 4 MB de caché L2 y 16 MB de caché L3.

Con la integración de la tecnología SMT la serie AMD Ryzen 1000 podía manejar dos hilos de ejecución por cada núcleo físico, es decir, un proceso y un subproceso, lo que significa que el Ryzen 7 1800X tenía ocho núcleos, pero podía manejar hasta dieciséis hilos. El proceso de fabricación que utilizó AMD con Zen fue el de 14 nm de GlobalFoundries.

El salto frente a la arquitectura Bulldozer fue enorme, y la utilización de un diseño MCM fue todo un acierto, ya que permitió AMD lanzar procesadores con un alto conteo de núcleos y un buen IPC manteniendo una eficiencia muy buena y un precio muy contenido.

Los procesadores AMD Ryzen de primera generación se identifican por la numeración 1000 (Ryzen 3 1200, Ryzen 5 1600, Ryzen 7 1700, étc), y cuentan con cuatro grandes tipos de configuraciones:

  • Ryzen 3 1000: cuatro núcleos y cuatro hilos.
  • Ryzen 5 1500: cuatro núcleos y ocho hilos.
  • Ryzen 5 1600: seis núcleos y doce hilos.
  • Ryzen 7 1700 y superiores: ocho núcleos y dieciséis hilos.

AMD intentó apurar al máximo las frecuencias de los Ryzen 1000.

En términos de IPC los Ryzen serie 1000 quedan un poco por debajo de los Core 6000 de Intel, y alcanzan frecuencias de trabajo inferiores (rondan los 4 GHz con overclock), debido a las limitaciones de la arquitectura MCM, pero ofrecen un buen rendimiento y en sus configuraciones más potentes (Ryzen 5 1600 y superiores) tienen asegurada una larga vida útil, gracias a su buen rendimiento en monohilo y a su alta capacidad multihilo.

Debido al uso de una arquitectura MCM su rendimiento varía de forma notable en función de la configuración de memoria RAM que utilicemos. Para que puedan desarrollar todo su potencial es recomendable utilizar memorias que funcionen, como mínimo, a 2.666 MHz, aunque lo ideal es llegar a los 2.933 MHz con latencias CL15.

Debes elegir un AMD Ryzen 1000 si: principalmente si encuentras una oferta muy buena, es decir, si el precio compensa mucho frente a un modelo superior. En las últimas semanas el stock se ha ido reduciendo, y esto ha hecho que algunos modelos, como el Ryzen 7 1800X, hayan visto su precio inflado de una manera exagerada. Llegó a estar disponible por poco más de 100 euros, un precio excelente para un procesador de su clase, pero ahora ronda los 400 euros en algunos minoristas.

Todavía tienen mucha vida por delante y pueden con cualquier cosa, pero la subida súbita de precios que han experimentado los ha dejado prácticamente sin sentido.

Las mejoras clave de Zen+ (además de la reducción al proceso de 12 nm).

Procesadores AMD Ryzen 2000

La buena experiencia que obtuvo la compañía de Sunnyvale con los Ryzen 1000 llevó a AMD a lanzar los Ryzen 2000. Recuerdo que, cuando empezó el goteo de información, se llegó a hablar de una renovación importante, pero al final fue una revisión menor.

Los procesadores AMD Ryzen 2000 se basan en Zen+, una versión de Zen con pequeñas mejoras que permitieron, sin embargo, ofrecer desde el primer día un soporte mucho más cuidado en términos de compatibilidad con memorias de alto rendimiento, y también una mejora de rendimiento, aunque sin aumentar el número de núcleos.

Zen+ mantiene la unidad CCX como base de su diseño MCM, y también el sistema de comunicación Infinity Fabric y la distribución de memorias caché de la generación anterior. El proceso de fabricación se vio reducido a 12 nm, y las frecuencias de trabajo máximas se incrementaron ligeramente. Por ejemplo, el Ryzen 7 1800X llega a los 3,9 GHz-4 GHz con todos los núcleos activos, mientras que el Ryzen 7 2700X alcanza los 4,1 GHz-4,2 GHz, valores que, obviamente, dependen de la lotería del silicio.

Ese incremento de las frecuencias de trabajo permitió un aumento de rendimiento bruto menor frente a la generación anterior, mientras que las reducciones de latencias en las memorias caché que introdujo AMD en esta nueva generación y a las mejoras del sistema Infinity Fabric se tradujeron en un aumento del IPC de entre un 3% y un 4%. En términos de IPC están prácticamente al mismo nivel que Skylake, de Intel.

La distribución de modelos y la configuración de núcleos no cambiaron, y tampoco lo hizo la dependencia de esta generación de la frecuencia de la memoria RAM para ofrecer un buen rendimiento. Lo ideal en este caso es alcanzar los 3.200 MHz con latencias CL14 o CL16. Tened en cuenta que algunos modelos de los que indicamos abajo, como los Ryzen 3 2000, solo se distribuyeron en el canal OEM.

De nuevo AMD intentó apurar al máximo las frecuencias, pero no todos los chips podían llegar a 4,3 GHz de forma estable.

  • Ryzen 3 2000: cuatro núcleos y cuatro hilos.
  • Ryzen 5 2500: cuatro núcleos y ocho hilos.
  • Ryzen 5 2600: seis núcleos y doce hilos.
  • Ryzen 7 2700 y superiores: ocho núcleos y dieciséis hilos.

Los procesadores Ryzen serie 1000 con el distintivo AF también utilizan la arquitectura Zen+, y mantienen, por tanto, todas sus claves. No entiendo qué llevó a AMD a lanzar esa gama de productos, ya que genera confusión, pero tenedlo muy en cuenta.

Debes elegir un AMD Ryzen 2000 si: tienes un presupuesto muy limitado, pero quieres disfrutar de un buen rendimiento con cualquier aplicación, incluidos tanto juegos de nueva generación como aplicaciones profesionales que recurran a cargas de trabajo multihilo intensivas. Por ejemplo, un Ryzen 7 2700 es una excelente compra por menos de 170 euros, ya que cuenta con ocho núcleos y dieciséis hilos, y está preparado para afrontar sin problemas la transición a la nueva generación de consolas.

Otros modelos, como el AMD Ryzen 5 1600 AF, que utiliza la arquitectura Zen+ a pesar de lo que sugiere su numeración, también ofrece un valor muy sólido, ya que suma seis núcleos y doce hilos por 109,99 euros.

Procesadores AMD Ryzen 3000

La base de la nueva arquitectura Zen 2.

La arquitectura Zen 2 fue una auténtica revolución por parte de AMD. La compañía ha mantenido un diseño de tipo módulo multichip, pero en esta ocasión el punto de partida han sido los chiplets, pequeñas pastillas de silicio fabricadas en proceso de 7 nm que agrupan dos unidades CCX y que suman un total de ocho núcleos.

Los procesadores AMD Ryzen 3000 utilizan la arquitectura Zen 2 y están fabricados, por tanto, en proceso de 7 nm, pero en esta ocasión tenemos un encapsulado adicional que complementa al chiplet y que fue clave para que AMD pudiera simplificar el diseño de sus CPUs de nueva generación, el chip I/O.

Como hemos dicho cada chiplet integra un total de ocho núcleos, además de las memorias caché de primer, segundo y tercer nivel, pero nada más. Todos los elementos de entrada y salida, incluida la controladora de memoria, se externalizaron al chip I/O, que está fabricado en proceso de 12 nm y no en 7 nm, como los chiplets.

AMD redujo el proceso, simplificó el diseño de los chiplets, introdujo el chip I/O, mejoró el sistema de intercomunicación Infinity Fabric, redujo las latencias de la memoria caché, dobló la cantidad de caché L3 por cada bloque de cuatro núcleos (de 8 MB a 16 MB), mejoró el soporte de memorias de alto rendimiento y consiguió elevar las frecuencias máximas de trabajo hasta niveles más razonables (4,3 GHz-4,4 GHz de media con todos los núcleos activos).

La reducción del proceso de fabricación a 7 nm y el salto al chiplet también permitió a AMD doblar el máximo de núcleos e hilos en sus procesadores Ryzen serie 3000, lo que nos deja las siguientes configuraciones:

  • Ryzen 3 3000: cuatro núcleos y ocho hilos.
  • Ryzen 5 3500: seis núcleos y seis hilos.
  • Ryzen 5 3600: seis núcleos y doce hilos.
  • Ryzen 7 3700 y superiores: ocho núcleos y dieciséis hilos.
  • Ryzen 9 3900X: 12 núcleos y 24 hilos.
  • Ryzen 9 3950X: 16 núcleos y 32 hilos.

AMD logró, por fin, alcanzar a Intel en IPC.

En términos de IPC los procesadores AMD Ryzen 3000 están al nivel de los Intel Core de última generación, pero alcanzan frecuencias inferiores debido a las ya conocidas limitaciones de la arquitectura MCM, así que su rendimiento en entornos monohilo es inferior, pero su potencial multihilo es mucho mayor, ya que Intel solo ha llegado a lanzar una configuración de 10 núcleos y 20 hilos en el mercado de consumo general.

Comparados con los Ryzen serie 1000 ofrecen una mejora del IPC que ronda el 18%, y frente a los Ryzen serie 2000 esa mejora es de un 14%, aproximadamente. Soportan memorias de alta velocidad y lo ideal es acompañarlo de memorias a 3.200 MHz o 3.466 MHz con latencias CL14 o CL16 como máximo.

Debes elegir un AMD Ryzen 3000 si: tienes un presupuesto considerable y te importa mucho el rendimiento bruto por núcleo. En juegos y en aplicaciones que no escalan bien en más de cuatro núcleos es donde mayor diferencia notaremos gracias al IPC y a las frecuencias de trabajo que ofrecen los Ryzen 3000.

Entre los modelos más interesantes que podemos encontrar ahora mismo se encuentran el Ryzen 5 3600 y el Ryzen 7 3700X. Si además de jugar vais a trabajar, el Ryzen 9 3900X es una excelente inversión.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído