Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Intel Alder Lake-S promete un 20% más de IPC frente a Tiger Lake

Publicado el
Alder Lake-S

El próximo gran salto de Intel dentro del mercado de CPUs de consumo general se producirá con Alder Lake-S, una generación que utilizará un diseño de tipo big.LITTLE, y que estará fabricada en proceso de 10 nm. No será la primera línea de procesadores Intel fabricada en 10 nm si hablamos a nivel general, pero sí que será la primera en llegar al mercado de consumo general de alto rendimiento.

Por si alguien se ha perdido, os recuerdo que Comet Lake-S, y su sucesora, Rocket Lake-S, están fabricadas en proceso de 14 nm, y que solo hemos visto procesadores Intel fabricados en 10 nm dentro del sector portátil, primero con Cannon Lake, y posteriormente con Ice Lake y con Tiger Lake.

Los procesadores Alder Lake-S utilizarán una versión mejorada del proceso SuperFin que vimos en los chips Tiger Lake de Intel, lo que significa que vendrán fabricados, en teoría, en un proceso que podríamos considerar como 10 nm+++ (Cannon Lake utilizaba el proceso de 10 nm, Ice Lake el de 10 nm+ y Tiger Lake el de 10 nm++).

Alder Lake-S

Intel Alder Lake-S marcará un salto importante en términos de IPC

Ahora mismo, el último salto que ha dado Intel a nivel de IPC se ha producido con Tiger Lake, una generación de procesadores que puede presumir de ofrecer un rendimiento monohilo fantástico, aunque por cuestiones de eficiencia y de consumo (es una generación pensada para portátiles de bajo consumo), su rendimiento multihilo puede variar mucho en función de su configuración y del sistema de refrigeración sobre el que se apoye.

Con Alder Lake-S, Intel no tendrá que afrontar esas limitaciones, ya que se trata de una generación que irá dirigida a equipos de escritorio, ¿pero qué mejoras concretas traerá esta nueva línea de procesadores? La primera, y una de las más importantes, deriva de su propia configuración big.LITTLE, y es que al contar con dos bloques de núcleos podrá afrontar diferentes cargas de trabajo de una manera más eficiente.

Así, por ejemplo, la carga de trabajo básica que representan el sistema operativo y otras aplicaciones ligeras se ejecutarán en los núcleos de alta eficiencia, basados en la arquitectura Gracemont (Atom), mientras que las tareas más exigentes (si ejecutamos un juego, por ejemplo), se trasladarán a los núcleos de alto rendimiento, basados en la arquitectura Golden Cove (Core).

El salto al nuevo proceso de 10 nm también permitirá una reducción del consumo que rondará el 15%, y gracias a la utilización de la arquitectura Golden Cove se espera una mejora del 20% en términos de IPC, no frente a Rocket Lake-S, sino frente a Tiger Lake. Si esto se confirma, la cosa se pondrá muy interesante en el mercado de procesadores de consumo general. A continuación os dejo un resumen completo con las mejoras que traerán estas nuevas arquitecturas.

Arquitectura Golden Cove (Core, 10 nm+++):

  • Mayor IPC.
  • Mejoras de rendimiento en inteligencia artificial.
  • Mayor rendimiento trabajando con redes 5G.
  • Seguridad mejorada.

Arquitectura Intel Gracemont (Atom, 10 nm+):

  • Mayor IPC.
  • Mayores frecuencias de reloj.
  • Rendimiento de vector mejorado.

Alder Lake-S Hoja de ruta

¿Cuándo llegará Intel Alder Lake-S y qué tendrá AMD en el mercado?

Salvo que se produzca un imprevisto, el lanzamiento de los nuevos procesadores Alder Lake-S de Intel se producirá entre finales de 2021 y principios de 2022. Se ha rumoreado mucho que esta generación utilizará memoria DDR5, soportará PCIE Gen5 y que dará el salto al nuevo socket LGA1700, lo que significa que las placas base actuales, basadas en el socket LGA1200, no serán compatibles.

Alder Lake-S estará disponible en configuraciones de hasta 8 núcleos de alto rendimiento y 8 núcleos de alta eficiencia, lo que nos deja un total de 16 núcleos. Sin embargo, todo parece indicar que solo los primeros dispondrán de la tecnología HyperThreading, lo que nos dejaría un total de 16 núcleos y 24 hilos.

Para entonces, AMD podría tener en el mercado su nueva arquitectura, conocida como Zen 4, que será utilizada para dar vida a los procesadores Ryzen 6000. Esta nueva generación estará fabricada en proceso de 5 nm, y se comenta que podría mejorar hasta en un 25% el IPC frente a Zen 3, aunque últimamente han surgido rumores que indican que podría retrasarse a 2022 por los problemas productivos que está teniendo TSMC.

Si se confirman las mejoras de IPC por parte de Alder Lake-S y por parte de Zen 4, ambas ofrecerán un rendimiento monohilo muy similar, pero con enfoques muy distintos, ya que AMD mantendrá un diseño MCM centrado en núcleos de alto rendimiento, y debería ganar, sin problema, en materia de consumo y de rendimiento multihilo.

La plataforma que utilizará Zen 4 también será compatible con memoria DDR5 y con la interfaz PCIE Gen5, pero a diferencia de lo que ocurrirá con Alder Lake-S, los nuevos procesadores Ryzen 6000 sí que deberían ser compatibles con las placas base actuales, equipadas con chipset serie 500.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

2 comentarios
  • Gregorio Ros

    ¡Bendita competencia!. Vamos a ver en un par de años mas progreso que en toda una década.

  • alxSoft

    Se está comparando el actual Tiger, saltando los próximos Rocket, para aportar un mayor IPC de un aprox. 20%, me parece que seguirán las cosas algo parejas en cuanto a IPC!!??

Lo más leído