Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Sony Bravia XR A80J: la caja cada vez es más lista

Publicado el
Sony Bravia XR A80J: la caja cada vez es más lista

Cada día quedan más lejos los tiempos en los que los televisores recibían el calificativo de caja tonta, y con modelos como el Sony Bravia XR A80J ese estereotipo queda todavía más lejos. Y a este punto, antes de seguir, es importante aclarar que en realidad ese término tiene dos interpretaciones: una relacionada con su funcionamiento y otra con los contenidos que se ven en la misma. Con respecto al segundo poco hay que decir, pues es tremendamente subjetivo, pero con respecto al primero, sí que es cierto que durante muchos años eran meros receptores pasivos de señal, con los elementos justos para convertir la señal en audio y vídeo y mostrarla en pantalla.

Con los años, especialmente en las últimas décadas, eso ha ido cambiando sustancialmente, y aunque el ejemplo más claro de ello son las funciones de Smart TV, hay otras quizá no tan populares, pero especialmente apreciadas por aquellos que no se conforman con cualquier cosa en lo referido a calidad de imagen y sonido. Me refiero, por supuesto, a las funciones que procesan la señal con el fin de mejorarla en tantos aspectos como sea posible. Y este es, sin duda, uno de los puntos fuertes del televisor Sony Bravia XR A80J.

Con modelos de 55, 65 y 77 pulgadas, el Sony Bravia XR A80J está construido alrededor de un panel OLED con resolución 4K (3.840 x 2.160 puntos) y tecnología XR OLED Contrast Pro, para proporcionar no solo un mayor brillo, sino también mejorar la representación del color. Para gestionar estas y otras muchas funciones, el televisor se apoya en su procesador de imagen Bravia XR Cognitive, el elemento sobre el que Sony pone el foco en lo referido a su apuesta por las funciones de procesado inteligente.

¿Y qué es lo que ofrece el procesador de imagen cognitivo, tal y como lo denomina Sony? Pues una evolución sobre los sistemas basados en inteligencia artificial que podemos encontrar en otros televisores. Su función en el Sony Bravia XR A80J es analizar, según afirma la compañía, cada fotograma de la imagen, con el fin de determinar cuál es el punto de la imagen que está capturando la atención del usuario en cada momento, con el fin de representar la imagen de una manera lo más realista posible.

Al hablar de realismo, lo que pretende Sony con esta tecnología es acercar la imagen representada en pantalla al modo en el que la percibiríamos en el mundo real, eliminando posibles incoherencias visuales que se pueden ocasionar con un procesado incorrecto de la imagen, o si el origen de la misma tiene algunas deficiencias a este respecto. La propuesta es, sin duda, muy ambiciosa y prometedora, pero habrá que esperar a evaluar el Sony Bravia XR A80J para comprobar el grado de efectividad de esta interesante propuesta.

En lo referido al sonido, el procesador XR Cognitive del Sony Bravia XR A80J también realiza un análisis del mismo, con el fin de intentar determinar su origen concreto y, de este modo, posicionarlo adecuadamente de cara a la reproducción. Gracias a esta tecnología, el televisor es capaz de procesar cualquier señal de y transcodificarla como  sonido posicional, es decir, surround 3D, complementado de este modo las mejoras aportadas a la imagen.

Entre los servicios con los que cuenta, el Sony Bravia XR A80J 4K HDR OLED incluye acceso a BRAVIA CORE, el nuevo servicio de streaming de Sony que, como no podía ser de otra manera, cuenta con más de 100 películas del catálogo de Sony Pictures, algunas de ellas en formato IMAX y que, mediante la tecnología de compresión sin pérdida Pure Stream, ofrece una calidad equivalente a BD UHD casi sin pérdidas con streamings de hasta 80 Mbps.

Sony todavía no ha hecho público el precio del Sony Bravia XR A80J, pero sí que sabemos que podrán empezar a reservarse a partir de finales de este mismo mes, y que su llegada al mercado se producirá en abril.

Más información: Sony

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído