Web Analytics
Conecta con nosotros
placa base placa base

Guías

Qué placa base elegir: Guía de compras para Intel y AMD

Publicado el

Elegir la placa base que utilizarás para montar tu nuevo PC es, sin duda, una de las decisiones que más dudas plantea entre los usuarios, y es perfectamente normal ya que, en los últimos dos años, se ha producido un salto importante en términos de calidad dentro de la gama baja y de la gama media, lo que ha hecho que, en la mayoría de los casos, los modelos de gama alta hayan perdido buena parte de su sentido, y que ya no resulte interesante invertir tanto dinero en este componente.

Antes de continuar quiero matizar mi afirmación para evitar malentendidos. No quiero decir que no merezca la pena hacer una buena inversión en la placa base de nuestro PC, todo lo contrario, esta pieza es muy importante, ya que no solo determinará la vida útil de nuestro equipo y sus posibilidades de expansión, sino que además puede afectar al rendimiento del mismo. Lo que quiero decir es que muchos modelos de gama media ofrecen unas prestaciones muy parecidas a las de un modelo de gama alta, pero cuestan hasta un 50% menos, lo que los convierte en una inversión mucho más atractiva.

Para un usuario normal, comprar una placa base de gama media será una decisión acertada en la inmensa mayoría de los casos, y más ahora que las tecnologías que antes marcaban una diferencia importante en la gama alta, como las configuraciones multiGPU SLI de NVIDIA y CrossFire de AMD, han caído en desuso.

No obstante, también hay un espacio importante para las placas base de gama baja, ya que con ellas podemos montar configuraciones muy potentes y con un valor muy atractivo, manteniendo un coste global muy bajo. Por ejemplo, unir una placa base de unos 60-70 euros y un procesador Intel Core i5-10400F, que al momento de escribir esta guía costaba 156,03 euros, nos dejaría una configuración base muy potente con 6 núcleos y 12 hilos que, acompañada de 16 GB de RAM y una tarjeta gráfica de gama media podría mover cualquier juego actual de forma totalmente fluida.

placas

La importancia de elegir bien la placa base: Conflictos, limitaciones y cuellos de botella

Hoy en día podemos encontrar una enorme variedad de placas base. Cada fabricante puede optar entre los chipsets que ofrecen AMD e Intel, los dos gigantes del sector de los procesadores x86 de consumo general. Sin embargo, partiendo de esa base que le da cada chip concreto, pueden integrar diferentes configuraciones, utilizar diseños dispares e integrar componentes de menor o mayor calidad.

Todo eso es importante, ya que hace que podamos encontrar, por ejemplo, placas con un chipset de gama media como el B560 que, por calidad, diseño y prestaciones, están más cerca de la gama alta que de la gama media, y a la inversa, es decir, también hay placas base con el chipset de gama alta X570 que ofrecen un diseño y una calidad de construcción más propios de la gama media.

Lo que acabamos de explicar complica, aún más, la elección de una placa base, ya que los modelos que deberían ser de gama alta, al menos si nos dejamos llevar por el chipset que utilizan, pueden acabar en una posición claramente inferior, y con los modelos que deberían ser inferiores debido al chipset que utilizan puede ocurrir precisamente todo lo contrario.

placa base

Bien, ¿y por qué es tan importante elegir bien la placa base de nuestro nuevo equipo? No es difícil de explicar, porque esto podría limitar el rendimiento de todos o de una parte de los componentes del equipo, y también podría imponer limitaciones importantes en términos de conectividad y de ampliación, limitar la vida útil del PC, generar conflictos y dar pie a cuellos de botella.

  • ¿Cómo limita una placa base el rendimiento de un PC? Pues puede hacerlo de muchas formas, las más frecuentes son: VRM incapaz de aguantar el procesador que queremos utilizar y un chipset no compatible con overclock que nos impide aprovechar una CPU con multiplicador desbloqueado.
  • ¿Cómo puede limitar la vida útil de un PC? Es también muy fácil de entender, a través de un soporte muy reducido de procesadores y de otros componentes, e integrando tecnologías y conectores obsoletos.
  • ¿Cómo puede generar conflictos? Hay  muchos ejemplos, desde el clásico de comprar una placa base demasiado grande para la torre donde queremos montarla hasta el error garrafal de adquirir un modelo que no tiene el socket que necesitamos.
  • ¿Cómo puede dar pie la placa base a cuellos de botella? Los cuellos de botella se producen cuando utilizamos componentes compatibles, pero la placa base les impide desarrollar todo su potencial. Así, por ejemplo, montar una tarjeta gráfica como la Radeon RX 6600 XT, que utiliza la interfaz PCIE Gen4 x8, en una placa base limitada a PCIE Gen3 produciría un cuello de botella.

¿Qué cosas debo tener claras a la hora de elegir una placa base?

Como anticipamos, a la hora de elegir una placa base debes tener en cuenta diversos aspectos si quieres hacer una compra acertada y reducir, al máximo, todos los problemas que hemos visto en el apartado anterior.

Para ayudaros a construir ese punto de partida tan importante a la hora de comprar una nueva placa base, hemos seleccionado las claves más importantes que debéis tener en cuenta, y que os ayudarán a hacer una buena compra.

Es importante recordar que el mercado de las placas base cambia con cierta frecuencia y que, en este sentido, puede que lo que ayer fue una compra acertada se acabe viendo eclipsada por una nueva placa base que llegó poco después de hacer dicha compra. Es ley de vida, y es una constante en el sector tecnológico, así que tranquilos, contra esto no podemos hacer nada, solo esperar al mejor momento para comprar.

Sin más preámbulos, vamos a ver todo lo que debemos tener en cuenta antes de comprar nuestra nueva placa base.

Factor de forma: El tamaño importa

placa base

Y mucho. Si compras una placa base muy grande, no entrará en tu torre, y si compras una placa base muy pequeña quedará muy mal en un chasis enorme.

Por suerte, no es una decisión complicada. Mira, antes de nada, los formatos que admite el chasis de tu PC, y con ese dato en mente elige el formato que mejor se adapte a tu gusto, y a tus necesidades. Estos son los tres formatos más utilizados:

  • ATX: es el tamaño que se considera como estándar en el mercado de consumo general y se mantiene como el más popular. Tiene unas medidas de 305 x 244 mm.
  • Micro-ATX: su popularidad ha crecido de forma sustancial, ya que permite montar equipos compactos pero potentes. Tiene unas medidas de 244 x 244 mm.
  • Mini-ITX: permite montar equipos muy pequeños sin tener que renunciar por ello a un buen nivel de prestaciones. Tiene unas medidas de 170 x 170 mm.

El socket y el chipset de la placa

Determinará qué tipo de procesadores podremos utilizar. Es muy importante, porque si compramos una placa base con el socket equivocado, no podremos utilizar el procesador que habíamos escogido.

Las placas base con socket LGA, en sus diferentes versiones, soportan CPUs Intel, mientras que las placas base con socket AM4 (PGA) soportan procesadores y APUs AMD. El chipset también es muy importante, tanto que le vamos a dedicar un apartado independiente.

Memoria RAM: Cantidad, frecuencia y ranuras

Una buena placa base debe contar con un soporte de, al menos, 64 GB de RAM, y es recomendable buscar modelos con cuatro ranuras de memoria, ya que nos permitirá montar configuraciones distintas disfrutando de una mayor versatilidad, y facilitará futuras ampliaciones.

La velocidad y la memoria soportada también son importantes. Para un PC gaming, por ejemplo, deberíamos buscar placas base que admitan sin problema memorias a 3.200 MHz, como mínimo.

Los conectores, las ranuras y los estándares compatibles

Son importantes porque determinan las unidades de almacenamiento (SATA III, M.2, étc) y los accesorios que podremos utilizar. Así, por ejemplo, si queremos montar una unidad SSD M.2 PCIe y elegimos una placa base sin dicho conector tendremos un problema, ya que no podríamos instalarlo.

La cantidad de ranuras PCIE disponibles, así como el tipo y la velocidad de las mismas, son importantes porque pueden generar cuellos de botella. Ya lo hemos comentado anteriormente al hablar de la Radeon RX 6600 XT, que pierde rendimiento cuando se utiliza en una ranura PCIE Gen3 porque está limitada a 8 líneas.

placa base

Calidad general de la placa

Y en este sentido nos referimos a tres puntos importantes:

  • El VRM, que es fundamental cuando vamos a utilizar procesadores muy potentes. Una placa base con un VRM de baja calidad podría no ser compatible con los chips de mayor rendimiento de Intel y AMD, o también puede que los mueva durante un tiempo, pero que al final acabe dando problemas graves.
  • La refrigeración de componentes clave, como el VRM y el chipset. Sin una refrigeración adecuada, podríamos tener problemas de temperatura que afecten al rendimiento, la estabilidad y la vida útil del sistema.
  • Los materiales utilizados en la construcción de la propia placa que puedan marcar una diferencia en términos de vida útil, de rendimiento, de fiabilidad y de estabilidad.

Funciones avanzadas y características de valor añadido

Este apartado actúa un poco como «cajón de sastre». En él podemos incluir cosas como el uso de una BIOS dual, que añade una capa extra de seguridad, el soporte de overclock, ya sea en sentido amplio (CPU y memoria) o de forma limitada (solo la memoria RAM), y otras características interesantes como:

  • Sonido integrado de calidad.
  • Conectividad inalámbrica integrada.
  • Soluciones de red de alto rendimiento.

Placa base y chipset: Una pieza fundamental

El chipset es una especie de centro de control que está presente en cualquier placa base, y que se encarga de tareas tan importantes como la gestión y la coordinación de los flujos de trabajo y de información que se establecen, en general, entre todos los componentes montados sobre la placa base, incluyendo los conectores USB, PCIe, SATA y M.2.

Existen diferentes tipos de chipsets, y cada uno de ellos no solo determina la compatibilidad de la placa base con determinados procesadores, sino que también fijan ciertas funciones y características que no están presentes en otros chipsets. Así, por ejemplo, los procesadores Intel Skylake utilizan el socket LGA1151, el mismo socket que los procesadores Intel Kaby Lake. En ambos casos, son compatibles con los chipsets serie 100 y 200.

Sin embargo, los procesadores Coffee Lake y Coffee Lake Refresh no son compatibles con dichos chipsets, a pesar de que mantienen el socket LGA 1151. Ambas requieren un chipset de la serie 300. Con la llegada de Comet Lake-S, Intel dio el salto al socket LGA 1200, e introdujo los chipsets serie 500. Ambos dan soporte también a los procesadores Rocket Lake-S.

placa base

Aunque algunas generaciones de procesadores asociados a determinados chipsets ya han sido descatalogados todavía podemos encontrar una gran variedad de placas base que utilizan versiones que podemos considerar como «antiguas». Por ejemplo, los procesadores basados en la arquitectura Skylake (Core 6000) necesitan una placa base con chipset serie 100 o serie 200, y lo mismo ocurre con los procesadores Kaby Lake (Core 7000). Podéis ampliar los cuadros haciendo clic en ellos.

A continuación vamos a compartir con vosotros un desglose de los tres grandes niveles de chipsets que podemos encontrar actualmente en el mercado de consumo general, y veremos sus características más importantes.

  • Nivel básico: podemos encontrar los chipsets H110, H310, H410 y H510. No soportan configuraciones multiGPU y tienen una configuración baja de líneas PCIE (x6) que, además, es de tipo 2.0 en la serie H110. Esto puede afectar al rendimiento de unidades SSD M.2 NVME. Sin embargo son una buena opción para equipos económicos, ya que la tarjeta gráfica utilizará las 16 líneas del procesador. No soportan la tecnología Intel Optane.
  • Nivel intermedio: subimos un peldaño y nos encontramos a las series B250, B360, B460, B560, H170, H270, H370, H470 y H570. En general mejoran la cantidad de líneas PCIE disponibles, así como el número máximo de puertos USB disponibles, los conectores SATA integrados y también introducen el soporte de funciones avanzadas, como Intel Optane y también Intel Rapid Storage Technology, entre otras. Los chipsets B560 y H570 han introducido soporte de overclock de la memoria RAM, siempre que utilicemos procesadores Core 11.
  • Nivel alto: aquí se agrupan los chipsets serie Z170, Z270, Z370, Z390, Z490 y Z590. Permiten montar configuraciones multiGPU, aumentan también la cantidad de líneas PCIE, así como los puertos USB y los conectores SATA, mantienen la presencia de tecnologías avanzadas y cuentan, además, con soporte de overclock a nivel de CPU, algo fundamental si vamos amontar un procesador serie K.

Todo lo que hemos dicho anteriormente sobre los chipsets Intel se puede trasladar, aunque con ciertos matices, a los chipsets de AMD, y es que la compañía de Sunnyvale ha apostado por un enfoque distinto, haciendo que su plataforma AM4 sea más longeva y más actualizable, siempre que hayamos instalado las últimas BIOS disponibles.

Así, bajo el socket AM4 se agrupan una enorme cantidad de procesadores y de APUs de diferentes generaciones que funcionan sin ningún problema. Los chipsets serie 300 permiten montar procesadores y APUs basados en Zen, Zen+ y Zen 2, y a partir de una placa base con chipset serie B450 podemos montar APUs y procesadores basados en la arquitectura Zen 3.

placa base

Con todo, es importante tener presente que si vamos a montar un Ryzen 9 3900X, un Ryzen 9 3950X, un Ryzen 9 5900X o un Ryzen 9 5950X necesitaremos una placa base con un buen VRM, y con un sistema de refrigeración bastante potente, ya que de lo contrario podríamos comprometer la integridad del procesador, y de la placa base. Muchos fabricantes listan qué procesadores son realmente viables en este sentido, así que en caso de duda, contactad con ellos.

Ahora que tenemos todo eso claro, vamos a ver un desglose completo de los niveles en los que se agrupan los chipsets más importantes de AMD:

  • Nivel básico: se encuadran los chipsets A320 y A520, utilizados en las placas base más económicas de AMD con socket AM4. No soporta overclock, pero permite utilizar sin problemas tarjetas gráficas en configuración PCIE x16 y unidades SSD M.2 con interfaz NVME PCIE x4.
  • Nivel medio: aquí posicionan los chipsets B350, B450 y B550. Los tres permiten hacer overclock, soportan configuraciones multiGPU (aunque de forma limitada) y ofrecen prácticamente las mismas características clave. Las únicas diferencias importantes están en que el segundo es compatible con funciones avanzadas como Precision Boost Overdrive y Store MI. Los modelos con chipset B550 soportan el estándar PCIE Gen4.
  • Nivel alto: en esta posición se encuadran los chipsets X370, X470 y X570. Soportan overclock y configuraciones multiGPU. Encontramos diferencias más importantes que ya no se limitan al soporte de Precision Boost Overdrive y Store MI, presentes en las placas X470 y X570, sino que también se extienden al soporte del estándar PCIE Gen4, presente únicamente en las placas base X570, ya que fue deshabilitado en los modelos X470 compatibles.

placa base

¿Qué placa base elegir? Consideraciones previas y recomendaciones

Con todo lo que os hemos explicado hasta el momento, ya tenemos una base bastante sólida como para lanzarnos a comprar una nueva placa base. Sin embargo, antes de dejaros con nuestra lista de recomendaciones, quiero compartir con vosotros una serie de matices importantes que también deben formar parte de ese «punto de partida» sobre el que fundar la compra de dicho componente.

Lo primero que debes tener claro es que no necesitas comprar una placa base de 400 o de 500 euros. Estas placas base no ofrecen, en la mayoría de los casos, nada que justifique realmente la inversión que representan frente a una placa de 300 o de 200 euros, de hecho, en muchos casos también es complicado justificar la compra de una placa base de 200 euros o más, sobre todo ahora que podemos encontrar modelos de gama media con un excelente nivel de prestaciones por menos de 150 euros.

En segundo lugar, hay que recordar que la mayoría de los usuarios no van a necesitar disponer de soporte de tecnologías multiGPU (SLI y CrossFire), y que tampoco van a utilizar una ingente cantidad de conectores SATA III, de ranuras M.2 ni de puertos USB. Por tanto, justificar la compra de una placa base alrededor de esos elementos, cuando no los vamos a utilizar, es un error que debemos evitar.

Ahora sí, estamos listos para entrar a ver nuestra selección de placas base. Como en ocasiones anteriores, nos hemos centrado en aquellos modelos que ofrecen un buen valor precio-prestaciones, y nos hemos limitado a aquellas que son compatibles con los procesadores actuales de Intel y de AMD, es decir, con aquellos que no han sido descatalogados, pero hemos omitido también aquellos que, por cuestión de precio, no tienen sentido, como los procesadores Core de novena generación e inferiores, que cuestan más caros que los modelos más potentes de gama superiores.

Recomendaciones de placas base para CPUs Intel

Gigabyte H510M S2H por 72,99 euros

placa base

  • Socket LGA 1200.
  • Chipset H510, compatible con procesadores Core 10 y Core 11.
  • VRM de 6+2 fases.
  • Soporta 64 GB de RAM (dos ranuras) a 2.666 MHz. Hasta 3.200 MHz si utilizamos un Core i5 o superior de undécima generación.
  • Formato micro-ATX.

MSI B560M PRO-VDH por 90,96 euros

placa base

  • Socket LGA 1200.
  • Chipset B560, compatible con procesadores Core 10 y Core 11.
  • Conector PCIE reforzado y disipador para unidad SSD M.2.
  • VRM de 6+2 fases.
  • Soporta 128 GB de RAM (cuatro ranuras) a un máximo de 5.066 MHz (overclock).
  • Formato micro-ATX.

Gigabyte B560M AORUS ELITE por 132,82 euros

placa base

  • Socket LGA 1200.
  • Chipset B560, compatible con procesadores Core 10 y Core 11.
  • VRM de 12+1 fases.
  • Soporta 128 GB de RAM (cuatro ranuras) a un máximo de 5.333 MHz (overclock).
  • Ranura PCIE reforzada.
  • Disipador de alta calidad para el SSD M.2.
  • Formato micro-ATX.

ASUS PRIME Z590-P por 169,90 euros

placa base

  • Socket LGA 1200.
  • Alta calidad de construcción, y buena refrigeración.
  • Chipset Z590, compatible con procesadores Core 10 y Core 11.
  • VRM de 10+1 fases.
  • Soporta 128 GB de RAM (cuatro ranuras) a un máximo de 5.000 MHz (overclock).
  • Overclock a nivel de CPU (procesadores serie K).
  • Ranura PCIE reforzada.
  • Tres ranuras para SSD M.2 (disipación pasiva para uno de ellos).
  • Formato ATX.

Gigabyte Z590 AORUS ELITE por 259,90 euros

placa base

  • Socket LGA 1200.
  • Alta calidad de construcción, y buena refrigeración.
  • Sonido de alta calidad.
  • Chipset Z590, compatible con procesadores Core 10 y Core 11.
  • VRM de 12+1 fases.
  • Soporta 128 GB de RAM (cuatro ranuras reforzadas) a un máximo de 5.400 MHz (overclock).
  • Overclock a nivel de CPU (procesadores serie K).
  • Ranura PCIE reforzada.
  • Tres ranuras para SSD M.2 (disipación pasiva para dos de ellos).
  • Formato ATX.

Recomendaciones de placas base para CPUs AMD

MSI A520M-A PRO por 52,99 euros

placa base

  • Socket AM4, compatible con procesadores Ryzen 3000 y 5000.
  • Chipset A520.
  • VRM de 4+2 fases.
  • Hasta 64 GB de DDR4 a 4.600 MHz (overclock) en dos slots.
  • Formato mico-ATX.

Gigabyte B550M Aorus Elite por 98,23 euros

placa base

  • Socket AM4, compatible con procesadores Ryzen 3000 y 5000.
  • Construcción Ultradurable.
  • Ranura PCIE reforzada.
  • Admite overclock en la CPU.
  • Chipset B550.
  • VRM de 5+3 fases.
  • Hasta 128 GB de DDR4 a 4.733 MHz (overclock) en cuatro slots.
  • Formato micro-ATX.

MSI MAG B550 TOMAHAWK por 139,90 euros

placa base

  • Socket AM4, compatible con procesadores Ryzen 3000 y 5000.
  • Alta calidad de construcción.
  • Ranura PCIE reforzada.
  • Admite overclock en la CPU.
  • Chipset B550.
  • VRM de 10+3 fases.
  • Hasta 128 GB de DDR4 a 5.100 MHz (overclock) en cuatro slots.
  • Dos conectores M.2 con refrigeración pasiva.
  • Formato ATX.

AsRock X570 Steel Legend por 198,14 euros

placa base

  • Socket AM4, compatible con procesadores Ryzen 3000 y 5000.
  • Alta calidad de construcción.
  • Sonido integrado de calidad.
  • Ranura PCIE reforzada.
  • Admite overclock en la CPU.
  • Chipset X570.
  • VRM de 8+2 fases.
  • Hasta 128 GB de DDR4 a 4.666+ MHz (overclock) en cuatro slots.
  • Tres conectores M.2, dos con refrigeración pasiva.
  • Formato ATX.

Gigabyte X570 Aorus Ultra por 281,66 euros

placa base

  • Socket AM4, compatible con procesadores Ryzen 2000, 3000 y 5000.
  • Alta calidad de construcción y excelente refrigeración.
  • Sonido integrado de calidad.
  • Ranuras PCIE reforzadas.
  • Admite overclock en la CPU.
  • Chipset X570.
  • VRM de 12+2 fases.
  • Hasta 128 GB de DDR4 a 4.400+ MHz (overclock) en cuatro slots reforzados.
  • Tres conectores M.2, todos con refrigeración pasiva.
  • Formato ATX.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

6 comentarios
  • Pepe

    Pocas opciones Asus, ¿por qué? Gracias.

  • Pepe

    Pocas opciones Asus. ¿Por qué? Creo que no me he equivocado con mi Asus Tuf Gaming B550M-Plus para un Ryzen 7 3700x, pero me ha hecho dudar. Gracias.

  • HHORMIGA

    ¿Porque sera? Porque Gigabyte tiene mejores precios en gama media y alta y con la misma o mejor calidad que ASUS. Bueno alli se dan de golpes en comparacion de productos unos contra otros, osea pros y contras. Esa TUF Gaming esta al chingazo para ese Ryzen

  • Isidro Ros

    Principalmente por el precio, Pepe. De hecho, estuve a punto de comprar una ASUS al montar mi nuevo PC, pero al final opté por la misma Gigabyte que recomiendo en este artículo.

    https://www.muycomputer.com/2021/02/28/mi-nuevo-pc-montaje-componentes/

    Para conseguir una ASUS al mismo nivel, tenía que pagar casi 80 euros más en aquel momento.

    Saludos.

  • jaa2007

    Excelente artículo Isidro, muy didáctico. La placa es un componente importante, pero siempre ha de estar acorde con el procesador que escojamos, para poder hacer una buena compra.

  • Pepe

    Isidro Ros y HHORMIGA, quedo muy agradecido por vuestros comentarios. Así ya conozco algo más el panorama. De nuevo, gracias. Un saludo para ambos y para toda la comunidad muycomputer.

Lo más leído