Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Puertas cerradas y conexión Wi-Fi: ¿Realmente afectan a la señal?

Publicado el
conexión Wi-Fi

Una conexión Wi-Fi es algo que puede verse afectado por numerosos factores externos, como las interferencias producidas por otros dispositivos, e incluso por algunos electrodomésticos, por la simple distancia a la que nos encontremos del router y, como no, por los obstáculos que la señal encuentre en su camino.

Es un hecho constatado que no todos los materiales tienen el mismo impacto en una conexión Wi-Fi, pero no todo el mundo tiene claro hasta qué punto algo tan sencillo, y aparentemente inocente, como una puerta cerrada, puede acabar afectando a la intensidad y a la calidad de una conexión Wi-Fi. Algunos creen que, en el fondo, la diferencia entre una puerta cerrada y una puerta abierta es mínima, ¿pero es cierto o se trata de un mito?

En este artículo nos vamos a centrar en esta interesante cuestión, y os contaremos todo lo que debéis saber al respecto. Como siempre, os invito a que dejéis cualquier posible duda en los comentarios, y estaremos encantados de ayudaros a resolverla. Sin más, empezamos.

¿Afectan las puertas cerradas a la conexión Wi-Fi? Sí, pero no todas por igual

conexión Wi-Fi

Esa es la respuesta corta, y es muy fácil de entender. Cuando cerramos una puerta, estamos generando una barrera más que nuestra conexión Wi-Fi tiene que superar. La cuestión ahora es simple, ¿hasta qué punto puede la puerta bloquear la señal? Si esta está fabricada de madera y tiene un interior hueco, el impacto en la intensidad de la señal será mínimo, aunque en determinados casos puede marcar la diferencia entre una zona muerta y una señal baja.

Por contra, si la puerta está fabricada de madera maciza, su impacto en la intensidad de la señal será mucho mayor, y si nos vamos a aquellas que están reforzadas con acero, la diferencia será todavía mayor. Estoy seguro de que esto os ayudará a entender cosas como, por ejemplo, por qué no os llega la conexión Wi-Fi en la puerta de casa (si esta está fabricada de madera y reforzada con acero) y sí que empezáis a recibirla nada más abrirla.

Es importante tener en cuenta que, además, las vibraciones generadas al cerrar una puerta de golpe pueden afectar momentáneamente a la señal de nuestra conexión Wi-Fi, hasta tal punto que podemos perderla durante unos segundos. No será un problema permanente, volveremos a recuperarla en poco tiempo, pero la vibración habrá interrumpido la señal temporalmente, y esto puede llegar a ser muy molesto en determinadas situaciones, ya que es suficiente para dejarnos tirados en un juego, por poner un ejemplo fácil de entender.

La conclusión que podemos sacar de todo esto es muy sencillo. Cuando recibimos la señal sin problemas en una habitación, cerrar la puerta de esta no debería provocar un problema en la mayoría de los casos, debido a los materiales que estas utilizan. Sin embargo, es evidente que cualquier obstáculo acaba bloqueando en mayor o menor medida la señal, y que por ello, en ciertas situaciones algo, tan sencillo como abrir un par de puertas puede acabar con una zona muerta.

Contenido ofrecido por AVM FRITZ!

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído