Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Desarrollan una IA «democrática» que reparte la riqueza mejor que los humanos

Publicado

el

Inteligencia Artificial

¿Deberíamos ser gobernados por una inteligencia artificial? Esa es la pregunta a la que uno llega tras consultar el último estudio publicado por DeepMind, una empresa británica dedicada a la inteligencia artificial. En él se sugiere que una inteligencia artificial sería capaz de tomar mejores decisiones que los humanos, lo cual resulta un tanto inquietante, aunque también se pueden encontrar ciertos matices.

DeepMind ha sugerido a través de su estudio que una inteligencia artificial sería capaz idear métodos de distribución de la riqueza mejores que los planteados por los humanos. Los investigadores de la compañía muestran que los sistemas de aprendizaje automático no solo son buenos a la hora de resolver problemas complejos relacionados con la física, la biología y la economía, sino que también pueden contribuir con el cumplimiento de objetivos sociales para lograr una sociedad más justa y próspera. Eso sí, desde la empresa se advierte de los riesgos que podría acarrear un gobierno sostenido con inteligencia artificial.

Los investigadores de DeepMind han desarrollado un enfoque que combina la inteligencia artificial con la deliberación democrática humana para hallar las mejores soluciones a los dilemas y problemas sociales. La inteligencia artificial fue capaz de descubrir un mecanismo para corregir el desequilibrio en la distribución de la riqueza, sancionó a los especuladores y logró ganar con éxito el voto de la mayoría.

La inteligencia artificial aprendió de más de 4.000 personas y de simulaciones por computadora de un juego económico online para cuatro jugadores. Los jugadores también votaron en torno a las políticas para repartir el dinero público, siendo la ideada por la inteligencia artificial la que obtuvo más votos por parte de los jugadores humanos. Además, se abrió la puerta a aprovechar para la alineación de valores y lograr el consenso las mismas herramientas democráticas que para elegir representantes, decidir políticas públicas o emitir juicios legales.

El buen funcionamiento virtual del mecanismo diseñado por la inteligencia artificial ha podido deberse a que basó los pagos en contribuciones totalmente progresivas en lugar de poner un suelo, de esta manera, para corregir los desequilibrios, todas las personas contribuían y se evitaba que los jugadores menos ricos se aprovecharan de las contribuciones de los que tenían más dinero. Eso sí, lo sensato es pensar que, por muy lista que sea una inteligencia artificial, no significa que tenga la razón absoluta, por si alguien no está de acuerdo con el modelo que ha planteado.

Desde DeepMind intentan no ofrecer una visión utópica de su estudio al exponer sus preocupaciones sobre una inteligencia artificial que impulsa una tiranía que simplemente se preocupa por las necesidades, demandas y prioridades de la mayoría, dejando a las minorías a un lado.

¿Terminarán las inteligencias artificiales siendo parte del asesoramiento de gobiernos humanos o los sustituirán en un futuro? El estudio de DeepMind tiene algunas partes fascinantes, pero a buen seguro que a muchos se les habrá pasado por la cabeza el recuerdo de Skynet, la inteligencia artificial de la saga de películas Terminator que tras adquirir consciencia se rebeló contra los humanos.

Apasionado del software en general y de Linux en particular. El Open Source, la multiplataforma y la seguridad son mis especialidades.

Lo más leído