Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Cuidado con el estándar 802.11b, puede arruinar por completo la velocidad de tu Wi-Fi

Publicado

el

Wi-Fi

El Wi-Fi es una parte fundamental de nuestra vida y de nuestro día a día. Gracias a este tipo de conexión a Internet podemos tener múltiples dispositivos conectados al mismo tiempo sin tener que tirar de cableado, y disfrutamos de una experiencia de uso que, por regla general y en condiciones normales, suele ser muy buena.

Atrás quedaron aquellos tiempos en los que una conexión Wi-Fi no siempre llegaba a ofrecer una experiencia realmente óptima, aunque es cierto que todavía hoy la calidad, la estabilidad y la velocidad de este tipo de conexiones siguen dependiendo de una serie de factores clave: la distancia, los obstáculos, las interferencias y el estándar utilizado.

Es un tema sobre el que ya hemos hablado en ocasiones anteriores, y estoy seguro de que nuestros lectores recordarán que alejarnos mucho del router puede arruinar una conexión Wi-Fi, y lo mismo puede ocurrir si dicha conexión tiene que superar muchos obstáculos y fuentes de interferencias. El estándar afecta tanto a la velocidad y al alcance, ¿pero sabías que utilizar el 802.11b es una terrible idea?

Sí, es un estándar obsoleto que a día de hoy parece no tener ningún sentido, pero por razones de retrocompatibilidad se ha mantenido con el paso de los años, y a día de hoy sigue estando disponible. No obstante, utilizarlo es una terrible idea, y te vamos a explicar por qué en este artículo, sigue leyendo.

Wi-Fi

Wi-Fi bajo el protocolo 802.11b: eres lento, vaquero

Los distintos estándares Wi-Fi que existen utilizan técnicas de modulación diferenciadas para transmitir los datos. Por este motivo, un dispositivo que utiliza el protocolo 802.11b no puede interpretar los datos que se transmiten en uno más moderno, como por ejemplo el 802.11n. Esto quiere decir que un protocolo viejo no puede entender los datos bajo un protocolo más nuevo, pero este último sí que puede entender los de un protocolo más viejo, de no ser así no existiría esa retrocompatibilidad.

Cuando utilizamos el protocolo 802.11b nuestro router pasa a utilizar dicho estándar para comunicarse con ese dispositivo, y esto es lo que ralentizará toda nuestra conexión a Internet. No solo tendremos un problema de velocidad, ya que dicho estándar trabaja a 11 Mbps, sino que además nos encontraremos con todos los problemas derivados de la falta de soporte de tecnologías tan básicas como MU-MIMO, que permite transmitir de forma simultánea a varios dispositivos.

Los quebraderos de cabeza que puede provocar este estándar son importantes, tanto que hasta tener a un vecino que utiliza este estándar en el mismo canal que nosotros puede llegar a afectarnos, así que debemos tenerlo muy en cuenta. Si nos encontramos en esta situación, un simple cambio de canal solucionará el problema. Por lo demás la conclusión que podemos sacar es simple, debemos evitar recurrir a este estándar. Sé que no es lo normal, y que pocas personas tienen en casa dispositivos limitados a 802.11b, pero con el auge del coleccionismo y de lo retro nunca está de más tener esto claro.

Contenido ofrecido por AVM FRIZ!

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído