Capture One, retoques perfectos

Capture One 4 es una utilidad para mejorar y modificar imágenes fotográficas, en especial el formato RAW o negativo digital, con la posibilidad de variar el balance de blancos, ajustar la exposición, el contraste y la saturación, y rectificar el enfoque y la nitidez. Además, permite tratar tanto una exposición como varias a la vez mediante un proceso por lote. Con la versión de prueba que es posible descargar desde su página web podremos entrar en contacto con todas sus posibilidades.

Una de las funciones más sobresalientes de Capture One 4 es que permite editar aquellos ficheros descargados de una cámara réflex digital que cuentan con una extensión RAW, con soporte para gran cantidad de modelos distintos de marcas como Canon, Sony, Olympus, Nikon o Minolta. Este formato guarda más información de la habitual en los otros ficheros de imagen. Asimismo, una de sus  características más interesante es la posibilidad de realizar una descarga instantánea de la información captada y realizar diferentes efectos sobre ella. Es posible descargar una versión de evaluación del programa en el siguiente enlace.

Paso 1. Importa imágenes

Antes de comenzar a utilizar las herramientas de Capture One para editar tus fotografías, es necesario que cargues en el programa las imágenes que vas a emplear. En la pantalla principal del programa, selecciona la opción Import Images del menú File para comenzar con el proceso y elige la carpeta en tu PC donde tienes almacenadas las fotos en formato RAW. En la ventana que se despliega, puedes ver las diversas instantáneas de esa carpeta, de modo que elige una y pulsa sobre el botón Import 1 Image, o bien deja todas deseleccionadas y pincha en Import All, en el inferior de la pantalla. Ten en cuenta que puedes elegir el destino en el menú To, que por defecto mantiene activada la opción Capture One Library.

 

Las imágenes que has seleccionado se muestran ahora en miniatura en la ventana principal de Capture One, que se encuentra dividida en varias secciones. Si haces clic en cualquiera de las instantáneas, se mostrará en un tamaño mayor, y con la herramienta de Zoom situada encima de la fotografía tendrás la opción de ampliarla tanto como necesites para trabajar con ella.

 


Paso 2. El toque personal

Ahora es el momento de comenzar a editar tus archivos. Una de las opciones más importantes que te ofrece el programa es variar el color de la foto, a través de la barra de herramientas que incluye en su zona superior.
 

 

El control de esta herramienta permite eliminar aberraciones de color irreales provocadas por unas condiciones de iluminación no deseadas. Así, el cuarto de los iconos de la barra despliega un completo menú con un círculo de color, en el que puedes elegir un punto exacto para dar la tonalidad deseada a la imagen. Prueba diferentes tonos hasta lograr el color deseado. La entrada Mode, además, hace posible seleccionar un tipo de efecto, como sombras o luz del sol, para dar un toque más profesional a la fotografía. Y con las opciones Kelvin y Tint puedes modificar, respectivamente, la temperatura y la intensidad del color.

 

Junto a las tonalidades, otro de los valores que pueden ser retocados con esta aplicación son los relativos a la exposición, variando desde controles básicos hasta otros más avanzados. Con el quinto de los iconos de la barra de herramientas, te resultará sumamente sencillo variar las opciones Exposure, Contrast, Brightness y Saturation, sólo con mover a derecha o izquierda las barras correspondientes a cada una de las opciones. Más curiosa resulta la entrada Curve del inferior de este menú, con la que es posible seleccionar el punto de la fotografía donde se aplicará con más fuerza el efecto.

 


Paso 3. Los detalles

 

No olvides tampoco echar un vistazo a los menús de Composición y Detalles. La primera te ofrece la función de recorte para una zona concreta de la fotografía, así como la opción de rotar y enderezar la instantánea. Utiliza la herramienta de recorte tradicional para seleccionar el área que desees.

 

Por otra parte, accede al menú de detalles desde el icono que simula una lupa en la barra de herramientas, con el fin de poder modificar el enfoque y la reducción de ruido. Igual que has hecho en el apartado de exposición, ahora deberás mover las barras correspondientes a opciones como Amount, Luminance y Color a tu antojo, hasta conseguir el resultado esperado.

 

 


Paso 4. Formatos y parámetros

Por último, es posible procesar las imágenes en Capture One como archivos TIFF o JPEG, con opciones para la compresión, la profundidad de bits y el espacio de color. Acude para ello a la pestaña de procesado de la barra de herramientas, elige el formato que tendrá la foto final, así como su resolución y el programa con el que será visionado, utilizando para ello los respectivos menús: Format, Resolution y Open With.

 

Cuando termines de establecer los parámetros para tu imagen, determina una ubicación desde la opción Location de la ficha. Finalmente, sólo tendrás que hacer clic sobre el botón Process para que la imagen con todos los cambios realizados se almacene en tu PC. Así tu fotografía en formato RAW se ha transformado en un archivo TIFF o JPEG con las variaciones de color y exposición que le has querido otorgar.

 

 

 

  • Share This