ATI HD 4800: la revolución

ATI HD 4800: la revolución

ATI presenta su nueva generación de tarjetas gráficas de la serie HD 4800 con la nueva GPU RV770 con el objetivo de ofrece la máxima potencia en todos los rangos de precio. Una potencia de un Teraflop es su impresionante carta de presentación. Se trata de las primeras tarjetas basadas en la memoria para tarjetas gráficas GDDR5 y compatibles con las librerías gráficas DirectX 10.1 de Microsoft.

 

Las mejores prestaciones en cada rango de precio. Ese es el objetivo que pretende alcanza ATI con su nueva familia de tarjetas Radeon HD 4800, y la verdad es que credenciales para ello no le faltan. En una presentación internacional a la prensa a la que asistió MuyComputer, los representantes de ATI mostraron lo último en salir de sus laboratorios, un conjunto de avances tecnológicos, pero también interesantes cambios de enfoque estratégicos en los que las tarjetas gráficas asumen un papel protagonista y no sólo en la pura potencia gráfica. Estos avances se encarnan en dos nuevas tarjetas gráficas, la HD 4850 y la más potente HD 4870, ambas compatibles con la tecnología Crossfire. La 4850 dispone de un procesador a 650 MHz y memoria GDDR3 a 2 GHz y la 4870 ocupa dos ranuras de expansión y equipa un procesador a 750 MHz y memoria GDDR5 a 3,6 GHz.

 

 

Es indudable que ATI con este lanzamiento no está haciendo un planteamiento continuista ni busca asentarse como secundario, sino que presenta unas ambiciosas credenciales, desde el punto de vista tecnológico pero también de los objetivos, para dominar el mercado de las tarjetas gráficas. Hasta ahí las intenciones de la empresa, veamos cuáles son estas credenciales.

 

RV770, una GPU revolucionaria

 

La piedra angular de los nuevos lanzamientos de ATI es su nuevo procesador gráfico o GPU: el RV770. Este nuevo procesador tiene un tamaño de 260 milímetros cuadrados y se fabrica con tecnología de 55 nanómetros. El resultado son 956 millones de transistores que suponen un aumento de un 40% con respecto al procesador de la serie HD 3800. Lo más sobresaliente de este procesador es su potencia de cálculo, un Teraflop, es decir, un billón de operaciones de coma flotante por segundo. Tal y como se mencionó en la propia presentación, esa potencia de cálculo era alcanzada por primera vez en 1996 por un ordenador que ocupaba una habitación y que estaba compuesto por aproximadamente 10.000 procesadores Pentium Pro.

 

 

¿En qué utiliza la HD 4800 toda esta potencia de proceso? Los ingenieros de ATI han incorporado posibilidades tan novedosas como la de que el procesador pueda ocuparse de calcular el comportamiento de la inteligencia artificial de los adversarios en los juegos. También cumple un papel fundamental en la aceleración de procesos multimedia como la compresión y tratamiento de vídeo en alta resolución.

 

Calor y consumo

 

Uno de los caballos de batalla de los diseñadores a la hora de desarrollar las nuevas tarjetas de la serie HD 4800 ha sido el consumo y la disipación de calor. En ATI han conseguido que el consumo del chip gráfico sea de 160 Vatios, con respecto a los más de 200 que suelen consumir tarjetas gráficas de similares características.

Además, esta nueva generación dispone de la tecnología PowerPlay que permite ahorrar energía cuando el sistema no precisa de la aceleración gráfica.

 

Prestaciones escalables

 

En lo que respecta a las prestaciones, en lo que respecta a juegos las características de las tarjetas más destacadas son la presencia de 800 procesadores “stream”, antialiasing 8X, 40 unidades de texturas y la compatibilidad con DirectX 10.1, incluyendo la “Texelación”, una técnica que genera triángulos para texturas a una velocidad más alta. Como se ha mencionado, esta generación es compatible con la tecnología Crossfire, que permite instalar hasta cuatro tarjetas simultáneamente aumentando la potencia gráfica. Otro de los componentes que contribuyen a aumentar la potencia de la tarjeta es la memoria. La serie HD 4800 es la primera en utilizar GDDR5, con un ancho de banda para la memoria de 115,2 GigaBytes por segundo.

 

Multimedia y alta definición

 

Uno de los talentos más destacables de estas nuevas tarjetas, es la aceleración y optimización del tratamiento de vídeo en alta definición mediante el sistema UVD 2. Estas tarjetas son capaces de reproducir dos contenidos de vídeo de 1080p simultáneamente y realizar funciones de imagen en imagen (PiP) con dos entradas de alta definición. La reproducción de contenidos de alta definición, como discos Blu Ray, ven muy reducida la necesidad de utilizar la CPU, gracias a la ayuda de la potencia del procesador gráfico. En las pruebas mostradas, ese uso de CPU se reducía hasta un 13%, cuando en condiciones normales el procesador recibe una carga de trabajo superior al 50%.

Muy notable también la aceleración que se consigue al codificar vídeo en alta definición. Gracias al uso del potente procesador de la HD 4800 se consigue codificar una hora de vídeo en definición 1080p en tan solo 32 minutos. En condiciones normales, un ordenador puede tardar casi diez horas en realizar el mismo trabajo.

 

El precio, la clave

 

Pero aún reconociendo que las prestaciones y la tecnología que muestran esta nueva generación de tarjetas es sorprendente, es el precio de las mismas lo que sin lugar a dudas otorgará a ATI un lugar de privilegio en el mercado. El modelo HD 4850 tiene un precio recomendado de 199 dólares, mientras que el del modelo superior, la HD 4870 es de 299 dólares. Precios extremadamente competitivos, sobre todo comparándolas con tarjetas de una potencia análoga e incluso inferior.

 

 

 

 

  • Share This