Guerra de navegadores móviles

Los nuevos smarphones están demostrando que la navegación por Internet ya no es sólo cosa de PCs y portátiles. Los navegadores para dispositivos móviles ya permiten disfrutar de casi todas las prestaciones de sus hermanos mayores. Los iPhone disponen de Safari, mientras que Opera 9.5 Mobile es una de las apuestas más interesantes para teléfonos y dispositivos Windows Mobile. No obstante, no están sólos en esta batalla.

 

El lanzamiento la semana pasada de la primera beta de Opera 9.5 Mobile parece haber hecho que muchos usuarios (y parte de la industria) se den cuenta de que los navegadores para dispositivos móviles ya no tienen mucho que envidiar a sus hermanos mayores. Parece evidente que el iPhone de Apple ha sido el primero en demostrarlo: la ejecución de Safari es sencillamente brillante, y aunque existen algunas limitaciones (probablemente el soporte Flash sea la más relevante), navegar por Internet con el smartphone de Cupertino es una gozada gracias a su pequeña gran pantalla.

Lo que es cierto para los iPhones no lo es menos para otros dispositivos móviles y PDAs. Incluso los teléfonos de gama media que no llegan a la categoría de smartphone están integrando esta capacidad gracias a la inclusión de navegadores cada vez más funcionales y que resuelven la papeleta de una forma decente. No obstante, son los smartphones los que están cosechando el mayor interés.

 

Tanto es así que Safari fue el navegador móvil por excelencia en EE.UU. en el mes de marzo según los datos de StatCounter, algo sorprendente teniendo en cuenta la cantidad de smartphones de otras marcas que hay disponibles, como es el caso de Nokia, que con su navegador móvil se colocó en un lejano segundo puesto. Los usuarios del iPhone han descubierto que navegar en el móvil es muy natural, y las estadísticas demuestran que Safari triunfa en este tipo de segmento.

 

Se acabó la navegación de segundo nivel

 

Al igual que ocurre con Safari, Opera 9.5 Mobile ha demostrado que estos desarrollos han pasado a otro nivel. Matt Womer, del organismo Mobile Web Initiative Lead que forma parte del W3C, afirmó que “la navegación móvil estaba considerada como un ciudadano de segunda clase en la web. Tenías que servir contenido completamente distinto, con un lenguaje de marcadores diferente y con dstintos protocolos“. Aquellas reliquias del pasado como las que ofrecían OpenWave y el protocolo WAP parecen ahora casi abominables frente a lo que tenemos hoy.

 

 

El navegador Safari del iPhone ha dado un salto cualitativo grandioso en ese apartado, y como dice Mike Rowehl, de Skyfire Labs (desarrolladores de su propio navegador móvil), “Ahora ya existe una convergencia entre la web que vemos en el escritorio y la web de os dispositivos móviles“.

 

También está muy interesada en este tipo de proyectos Mozilla, como confirman las declaraciones de Jay Sullivan, vicepresidente de movilidad en esta organización y que está a cargo del proyecto Mobile Firefox: “la gente que está navegando por la web en un dispositivo móvil no espera que haya un “universo alternativo” que no disponga de las prestaciones a las que están acostumbrados.”

 

 

Y es lo que está comenzando a ocurrir: los navegadores móviles cada vez disponen de mejores prestaciones, y a Safari le acompaña otro eminente en estas lides: Opera 9.5 Mobile, que ya dispone de una beta para evaluar y que en su versión final dispondrá de casi todo lo que podemos encontrar en un navegador de escritorio.

 

Mozilla también está preparando su propia apuesta, y se espera que pronto lancen una primera versión alfa de su navegador para dispositivos móviles, un desarrollo del que se espera mucho y que podría abrir nuevas posibilidades a los usuarios de informática móvil y de los distintos smartphones.

 

 

Por su parte, Microsoft parece anclada en un Internet Explorer Mobile que por el momento no es capaz de situarse a la altura de sus dos principales competidores en la actualidad, Safari y Opera. El navegador de Microsoft está integrado de serie en todos los dispositivos Windows Mobile, pero sus prestaciones aún recuerdan a otros tiempos, y parece lógico pensar que el próximo Windows Mobile 7.0 dará un salto notable (o al menos, lo intentará) en este apartado.

 

Navegadores ligeros

 

Como alternativas a estos navegadores móviles de primer nivel hemos tenido también la oportunidad de ver cómo han ido emergiendo desarrollos ligeros, que adaptaban la web a sus prestaciones, en lugar de adaptarse ellos a los requisitos de la web. Skyfire, ThunderHawk y Opera Mini han sido tres ejemplos claros de esta tendencia, y en cada uno de ellos encontramos una solución capaz de trabajar con páginas web que, eso sí, pasan por una “traducción” previa que se realiza en los servidores de las empresas que los desarrollan.

 

 

Eso permite ajustar la página que queremos ver al formato del dispositivo que estamos manejando, pero también hace posible la reducción del tráfico de datos necesario para mostrarlo. Ciertos componentes pueden perder sentido en esa traducción, pero también es cierto que en algunos escenarios no se necesita todo lo que ofrece la web de escritorio, y una versión “ligera” es suficiente para los usuarios móviles que están más pendientes del contenido, y no de la forma o extras con que se presenta.

 

Conclusiones

 

Es evidente que la navegación en dispositivos móviles va por buen camino: las limitaciones específicas de estos dispositivos no parecen afectar ahora a sus usuarios, que han comprobado que este tipo de tareas son perfectamente ejecutables en sus smarpthones y PDAs. Y la cosa se anima ahora que Mozilla se ha apuntado a estos desarrollos. Preparaos para un final de año la mar de movido en este área.

 

  • Share This