i-Station 22, de Logic3

i-Station 22, de Logic3
3 de junio, 2009

El fenómeno iPod no sólo ha beneficiado a Apple. Multitud de compañías aprovechan la popularidad de este reproductor para sacar todo tipo de accesorios que permiten sacarle el máximo partido, como esta i-Station 22 fabricada por Logic3.

Los reproductores multimedia ya hace tiempo que forman parte de nuestra vida diaria y es habitual que llevemos toda nuestra colección musical en el bolsillo, gracias a la popularización del formato MP3. Los sistemas de altavoces que, como la i-Station 22, aprovechan el reproductor como fuente son la forma más práctica y sencilla de disfrutar de la música sin auriculares.

Logic3 plantea la i-Station 22 como un producto que apuesta por la calidad de sonido y matices que puede ofrecer un sistema con subwoofer integrado sin renunciar a la portabilidad o a un tamaño compacto. La i-Station 22 funciona con la red eléctrica gracias al alimentador incluido o con 4 pilas AA, algo muy práctico si queremos oír música en un lugar sin enchufes cerca.

El diseño del dispositivo no entusiasma por sus líneas sobrias y materiales de calidad mejorable. Sí nos parece destacable la solidez del sistema de apertura y la calidad del mando a distancia del conjunto, bastante mejor de lo que estamos acostumbrados a ver en productos de esta categoría,

El dispositivo es compatible con la mayoría de dispositivos de Apple aunque los usuarios de iPhone deben tener en cuenta que sólo podrán utilizarlo poniendo el teléfono en modo avión. El iPod shuffle o cualquier reproductor multimedia con salida de audio de 3,5 mm puede conectarse gracias al cable incluido, aunque perdemos la capacidad de recargar la batería mientras escuchamos música.

Probamos la i-Station 22 con un iPod touch de primera generación, con resultados aceptables. El sistema cuenta con una potencia total de 12 vatios, suficiente para una estancia de tamaño medio. El sonido es limpio y los graves se ven potenciados por la incorporación del subwoofer, aunque sus limitaciones salen a la luz cuando elevamos el volumen a determinado nivel con distorsiones y unos agudos con poca definición. En todo caso y dentro de su categoría el sistema ofrece una calidad de sonido destacable.

Podemos activar un efecto de sonido 3D desde el mando a distancia o con un botón sobre el cuerpo del dispositivo, pero nuestra impresión es que el resultado es artificial y tiende a enmascarar los matices de la mayoría de las canciones. Por supuesto, es una apreciación subjetiva y si nos convence podemos activar la función fácilmente a voluntad. El mando a distancia permite controlar las funciones básicas como el volumen, el cambio de canción, la repetición o el modo aleatorio y sorprende por su pequeño tamaño y gran alcance.

En definitiva un sistema de altavoces muy compacto, que ofrece una calidad de sonido aceptable y que podemos transportar sin dificultad por un precio muy interesante: 79,90 euros. Aunque pensamos que la calidad de construcción debería mejorar nos parece una alternativa interesante por su portabilidad, la posibilidad de funcionar con pilas y la buena relación calidad/precio.

  • Share This