Opel Astra 2016 200 CV, divertirse en serio

Opel Astra 2016 200 CV, divertirse en serio
29 de septiembre, 2016
Total



8

  • Prestaciones
  • Diseño
  • Consumo
  • Confort
  • Sistema de Infoentretenimiento

Ahora es cuando empieza la diversión Han Solo, Guerra de las Galaxias episodio IV

Con su nuevo Astra Opel quiere asaltar definitivamente el trono del VolksWagen Golf como estrella del segmento C, sin medias tintas y con una inversión a todos los niveles que se ha traducido en una revolución respecto a la generación anterior con cambios en peso, motorizaciones, tecnología, diseño… Ya tuvimos ocasión de realizar una primera toma de contacto con los nuevos Astra en su presentación oficial pero nos quedamos con ganas de probar el coche con más profundidad.

Para hacerlo elegimos el modelo 1.6 turbo de 200 caballos de gasolina, todo un desafío cara a cara con la versión emblemática y juguetona de la casa alemana, el legendario GTI. Pero si antes en los desafíos al último octano los protagonistas eran los caballos, en estas nuevas generaciones interviene algo más la tecnología y ahí en Opel han empaquetado un concentrado muy atractivo con su nuevo Astra que con el complemento de un motor turbo que no se anda con bromas no teme comparaciones ni complejos como coche divertido…

Claro que un coche es para llevarnos de un sitio a otro de la forma más segura y eficiente posible. Claro que hay que tener en cuenta el consumo y un ojo puesto en el respeto al medio ambiente. Claro que tiene que caber la sillita del niño, la compra y la maleta de la suegra. Por supuesto. Pero un coche también es para divertirse, para subir por un puerto de montaña encadenando una curva tras otra o recorrer una carretera de la costa mientras las olas derraman su espuma furiosamente contra las rocas, para sentir cómo se pega la espalda al asiento al adelantar mientras una sonrisa se desliza casi sin querer.

img_6065

Ficha técnica

Las líneas

Per antes de saborear las sensaciones al volante nos detenemos una vez más en las líneas de este nuevo Opel. La primera impresión, esa que dicen que es la que cuenta, es que el coche ha cambiado, ha rejuvenecido y se ha compactado para ofrecer un aspecto más moderno y sutilmente agresivo. Incluso en esta su versión más deportiva no encontramos excesos en forma de spoilers o embellecedores que rompan con el equilibrio de líneas. Unas atractivas nervaduras laterales, los poderosos faros LED protagonistas de la delantera son lo más sobresaliente.

img_6074

La línea responde a una cuidada aerodinámica que presume de un coeficiente CX de 0,28 que junto a la reducción en peso de unos 200 kilos busca mejorar consumos y comportamiento en carretera que ya tendremos ocasión de poner a prueba. El nuevo diseño también ha tenido en cuenta la habitabilidad con buenos resultados como veremos. Unas llantas multiradio atractivas pero no ostentosas completan el cuadro exterior, junto con una parte trasera bajo la que asoman los dos tubos de escape deportivos.

Al observar el interior del coche confirmamos nuestras primeras impresiones, un diseño agradable y sencillo en el que los botones y controles se han minimizado y colocado de forma racional. Los relojes indicadores de revoluciones y velocidad están orientados al conductor con un estilo muy deportivo y entre ellos se encuentra la pantalla de información, muy legible con textos e indicaciones en blanco sobre fondo oscuro. Sobre ella se encuentran los indicadores de combustible y temperatura.

Vida interior

En el centro de la consola encontramos una pantalla de ocho pulgadas que controla las funciones de entretenimiento y el sistema de navegación. La pantalla se encuentra en la parte superior y su legibilidad es muy buena. Los controles táctiles se completan por una serie de botones y ruedas de selección muy útiles y discretos ya que su diseño se adapta a las formas curvas de la consola. Más abajo encontramos los controles de climatización que en nuestro caso también permitían controlar la ventilación y calefacción de los asientos.

img_6087

Hablando de los asientos los de las plazas delanteras son cómodos y sujetan muy bien lateralmente, tanto en la zona lumbar del respaldo como el asiento. Además podemos regular la longitud de la banqueta para encontrar la posición óptima para conducir. Las plazas traseras son algo más sencillas con un diseño más pensado para dos personas que para tres. Gracias al diseño de la carrocería las plazas de atrás pueden acoger sin problemas a personas de 1,80 y más, aunque a lo ancho tendrán más dificultades para sentarse tres personas.

Nos ha llamado la atención la buena ventilación con unas generosas boquetas tanto en la parte anterior donde hay cuatro de generoso tamaño, aparte de las salidas bajo el parabrisas, como en menor medida en la parte posterior ya que no tiene salida de ventilación central. Buena visibilidad delantera y algo más sacrificada la trasera, aunque bastante mejor que algunos modelos en los que, como en el Astra, prima el diseño aereodinámico sobre la superficie acristalada.

img_6094

En lo que respecta al maletero no estamos desde luego frente a uno de los más capaces de la categoría. Hay que tener en cuenta el recorte de medidas y el aumento de la habitabilidad para el que ha habido que hacer algún sacrificio. Aún así se han mantenido los 370 litros de capacidad del anterior modelo con un espacio muy aprovechable por regular. El espacio es suficiente para un viaje corto pero algo justo si queremos llevar las maletas de una familia para más de una semana.

Es el momento de dejar de repasar plásticos con la mano, acariciar tapizados y comprobar cuántas bolsas de la compra caben en el maletero para dar una vuelta con el Astra, el momento de la verdad para saber si el coche pasa de vehículo a herramienta de diversión. Al accionar el botón de encendido la primera sensación es de suavidad. Apenas se notan vibraciones a bajas revoluciones y el sonido es apagado y agradable. Al subir de vueltas la insonorización es puesta a dura prueba pero aún así el sonido no es desagradable, es más, tiene un cierto timbre muy personal.

De paseo con el turbo

El motor turbo de 1.6 litros entrega con diligencia sus 200 caballos desde muy abajo, su considerable par motor de 300 Nm permite mantener aceleraciones muy respetables alcanzando los 100 kilómetros por hora en 7 segundos exactos, solamente medio segundo por debajo del Golf GTI que es más potente y ofrece un par motor más alto. Aunque no es un motor que nos haya parecido tremendamente elástico, las recuperaciones no requieren demasiado trabajo con la caja de cambios si no somos muy impacientes.

img_6083

El caso es que la potencia está siempre disponible sin necesidad de acercar la aguja del cuentarrevoluciones a la zona roja (el par máximo lo tenemos ya a las 1.750 vueltas), aunque es la zona en la que los más exigentes se divertirán más. Eso si, no hay que esperar brusquedades ni sensaciones de despegue de cohete en Cabo Cañaveral pues la progresividad se mantiene por toda la ruta de la aguja El adelgazamiento del Astra ha hecho maravillas con el comportamiento del coche.

Ahora es mucho más ágil en curva y responde a las maniobras con mucha mayor prontitud lo que hace que conducirlo por carreteras viradas saque esa sonrisa que mencionábamos al principio en muchas ocasiones. Por otro lado tampoco notaremos un coche nervioso e inquieto cuando lo usemos en autopista a velocidad de excursión familiar. Es más, si nos invade el espíritu de la racionalidad seremos capaces de mantener el consumo en el entorno de los 7 litros a los 100, lo cual para un coche de estas características es todo un logro. En ciudad bebe algo más pero sin llegar a ser exagerado.

Asignatura tecnológica

Uno de los apartados en los que Opel está apostando fuerte tanto para el Astra como para el resto de la gama es el de la tecnología. Es una tendencia que inevitablemente han tenido que abrazar todos los fabricantes porque así se lo exigen sus compradores. No solamente en los apartados de sistemas de conducción o asistencia a la misma sino de conectividad y vida a bordo que han pasado de ser lujos de modelos de alta gama a indispensables.

20160823_183934

Y en esto Opel aporta algunas propuestas que se adelantan a las de sus competidores, como el sistema de asistencia OnStar en el que con solo pulsar un botón junto al retrovisor nos pondremos en contacto con un operador que podrá asistirnos desde para encontra un restaurante abierto hasta para una emergencia médica. El sistema permite que el operador pueda llamar a las asistencias pero también transmitir, por ejemplo, una dirección directamente al navegador del coche. También apuesta por la conectividad con un sistema WiFi conectado a Internet que permite la conexión dentro del coche de varios dispositivos. El sistema se conecta por 3G sin coste, por lo menos el primer año.

img_6122

Además de estas propuestas Opel también ofrece otras relacionadas con el confort como sistema de masaje para el asiento. En el apartado de seguridad hay muchos opcionales que podemos elegir, como el sistema de iluminación Intellilux en combinación con los faros Full Led Matrix. Gracias a este sistema no tendremos que preocuparnos por ejemplo de quitar las luces largas cuando nos crucemos con un coche en la carretera ya que gracias a un radar específico el sistema se ocupará de atenuar y bajar las luces de forma automática.

También se han perfeccionado sistemas como el detección de señales, que ahora además de tomar la imagen de las mismas para establecer avisos de velocidad máxima también toma los datos de la base de datos del navegador para una mayor precisión. Otros sistemas de seguridad incorporados son la asistencia al frenado de emergencia, asistente de mantenimiento de carril, aviso de ángulo muerto y control de crucero.

Navegando

Precisamente el navegador y el sistema multimedia son otro de los protagonistas de la apuesta de Opel a los que podemos acceder a través de la pantalla de 8 pulgadas. El contraste y la visibilidad con luz diurna, las asignaturas más complejas para un sistema de infoentretenimiento para el automóvil, es muy buena en el Astra. El manejo es cómodo tanto por la sensibilidad de la pantalla táctil como por la disposición y el diseño de los iconos en la pantalla. También es importante la comodidad del acceso a las funciones más importantes, sobre todo del sistema multimedia, a través de los botones físicos de la parte inferior.

20160823_184948

Opel ofrece además en el sistema multimedia compatibilidad tanto para Apple CarPlay como con Android Auto aunque ambos sistemas tienen todavía muchas limitaciones y realmente no podemos manejar todas las funciones del móvil permite la conexión de algunas aplicaciones que pueden resultar útiles. En cualquier caso recordar como siempre que se requerirá un cable para su conexión con el sistema. Buen sistema de sonido que permite incluso la configuración de dónde queremos que se oiga mejor el equipo.

Conclusiones

¿Es el Astra 1.6 turbo un coche divertido? Mucho. Pero también es un coche racional y moderno que no pierde de vista a la practicidad. Es cómodo en todos los sentidos, tanto por su habitabilidad como por su comportamiento en carretera. Pero son sistemas como el OnStar los que marcan la diferencia en el confort con un operador que entiende lo que le decimos sin necesidad de síntesis de voz y que es capaz de proponernos alternativas e incluso usar la empatia para ayudarnos. Un humano al otro, un muy eficaz e inédito complemento para un coche.

img_6075

En cuanto a la comparación con el Glof GTI hay que decir que este Astra no es tan rápido ni tan brioso, pero no tiene que envidiar nada más al coche alemán. Tanto más si tenemos en cuenta que el precio de la unidad que probamos rondará los 21.500 euros mientras que para el modelo de VolksWagen tendremos que desembolsar más de 32.000 euros. Claro está que no es un coche tan deportivo pero es como para pensárselo, sobre todo con las propuestas diferenciales que Opel ha puesto encima de la mesa…

 

  • Share This