Astra Sports Tourer, horizontal

Astra Sports Tourer, horizontal
20 de octubre, 2017
Total



8

  • Prestaciones
  • Diseño
  • Consumo
  • Confort
  • Sistema de Infoentretenimiento

“Nadie es perfecto” Con faldas y a lo loco, 1959

Vertical contra horizontal, una guerra, un dilema, un enfrentamiento por el espacio. No ese espacio adornado con estrellas y planetas en el que de vez en cuando nos podemos cruzar con naves espaciales, platillos volantes y estaciones de combate sino el espacio entendido como lugar donde meter bolsas de la compra, muebles antiguos, bicicletas o tablas de WindSurf (esto solamente en el caso de spots publicitarios suecos…).

Es la guerra entre los recién llegados (en cierto sentido) SUV que se elevan sobre el tráfico urbano ofreciendo más litros y más altura, los algo menos modernos monovolúmenes y la solución de siempre, la opción de la ranchera o más glamurosamente Sport Wagon que estira las carrocerías para ofrecer almacenamiento a aquellos que tienen pesadillas con bacas, pulpos y coches a rebosar. Es una guerra en la que los descendientes de los todoterreno parecen llevar la delantera pero en la que las station wagon de toda la vida se resisten a desaparecer.

Estirar el maletero es una solución interesante precisamente para berlinas como el nuevo Astra. Llegado hace poco este modelo ha dado una nueva imagen a una gama de Opel con grandísima tradición además de dotarlo de nuevos propulsores y tecnología de lo más diversa. El caso es que el nuevo Astra ha cuajado y una versión familiar era casi inevitable para completar la oferta de carrocerías y habitabilidad.

Ficha técnica

Familiar

En el caso del Opel la diferencia de la versión de cinco puertas y la familiar es nada menos que de 33 centímetros. Esto en un coche que ya ofrecía un tamaño de los mayores de su categoría hace que el Sports Tourer se codee con soluciones de categoría superior en cuanto a medidas se refiere. A pesar de ello los ingenieros de Opel han conseguido mantener una línea agradablemente deportiva haciendo honor al nombre que el fabricante alemán ha puesto a esta versión.

Efectivamente el perfil de la carrocería tiende a esa forma de lágrima, en este caso más alargada, que marca las pautas en las mesas de diseño de todo vehículo con aspiraciones deportivas. Esto hace que en la parte posterior el techo caiga de forma suave pero apreciable subrayada por el perfil discreto de las barras portaequipajes. La distancia entre ejes, por otro lado, se mantiene idéntica que en la versión de cinco puertas pero esto no hace que el coche parezca extrañamente “alargado” a pesar de ser 30 centímetros mayor, gracias también por el perfil que señalamos.

En la parte de atrás el portón, con apertura eléctrica en nuestro caso, deja abierto un espacio muy amplio para la carga de equipaje y otros objetos. Por otro lado la parte inferior queda casi al ras de la superficie de carga lo que facilita mucho el acceso al maletero. En cuanto a cubicaje éste no es de los más capaces, en parte por el sacrificio estético del que hablábamos anteriormente, pero se mantiene en unos generosos 540 litros que no son nada despreciables.

Miramos dentro

En el interior valen las impresiones, positivas, que observamos tanto en la presentación como en la prueba del Astra que realizamos anteriormente. Los acabados son de un buen nivel y todos los mandos son accesibles y cómodos de utilizar. Una de los detalles que más nos gustó en el modelo de cinco puertas fue en su momento la eficacia del sistema de ventilación. Hay que decir que a pesar de que éste tiene que cubrir un volumen mucho mayor en el Sport Tourer las impresiones son las mismas, excelentes.

Las plazas delanteras siguen la misma pauta que el berlina, una excelente sujección y en nuestro caso un sistema de control eléctrico de la posición de los asientos muy intuitiva y eficaz que incluye definir la longitud y elevación de la banqueta y otras funciones muy interesantes. Las plazas delanteras en definitiva muy cómodas y hay una buena visibilidad en general, incluyendo la parte trasera a pesar de que en esta versión el cristal del portón queda más alejado.

En la parte de atrás la sorpresa es que el diseño no ha perjudicado la habitabilidad y hemos de decir que se trata de uno de los coches de su categoría en los que con más comodidad pueden acomodarse tres adultos sin problemas. Y en cuanto a la altura del techo también reseñable, es difícil encontrar tallas que no puedan ajustarse cómodamente a los asientos traseros de este Sport Wagon y muy cómodamente.

Comportamiento

Uno de los inconvenientes de estas versiones es que el aumento de carrocería se traduce en mayor peso y eso puede influir en el comportamiento del coche. Además en el caso del Sports Tourer la carrocería se alarga apreciablemente manteniento la distancia entre los dos ejes, lo que pone a dura prueba la estabilidad del chásis. Por eso la prueba dinámica en este caso sí que se presentaba interesante.

El coche de prueba disponía de una sorprendente motorización biturbo de 1,6 litros y 160 caballos Diésel, más que suficiente para sacarle partido a la parte Sport del Astra Sports Tourer. Se trata de un propulsor moderno que resulta bastante silencioso a bajas revoluciones, gracias también a la buena insonorización de la nueva generación de Astra. El coche permite seleccionar entre un modo estándar de conducción y el modo Sport.

El primero es excelente para contener el consumo ya que el propulsor se porta de forma más civilizada, aunque las reacciones (por ejemplo al arrancar en semáforos) son para mi gusto demasiado domesticadas. Al seleccionar el modo Sport la cosa cambia y mucho. A pesar de que este moderno propulsor no ofrece las bruscas reacciones de los motores más potentes de generaciones anteriores, la sensación de aceleración y respuesta de la mecánica es mucho más emocionante y satisfactoria.

Dando vueltas con el biturbo

Poniendo a prueba el Sports Tourer en carreteras viradas y haciendo uso de la selección más dinámica de comportamiento el Astra se convierte en un coche divertido con reacciones propias de un coche de peso y tamaño más contenidos. Sin traiciones en las trazadas y sincero también en las frenadas es un coche que invita a buscar las cosquillas en las curvas sin cabeceos ni reacciones propias de un coche familiar a pesar de la mencionada distancia entre ejes.

En lo que respecta al consumo si dejamos las emociones a un lado y nos portamos como conductores eficientes es fácil mantener la aguja por debajo de los 5 litros. En ciudad o si damos alegrías al modo Sport la cosa cambia, pero no demasiado. Es complicado obligarle a beber más de 7 litros a los cien kilómetros si contenemos los excesos dentro de los límites de lo razonable (y legal, por supuesto).

Si lo nuestro son los viajes largos el confort de marcha es excelente y eso unido a la buena habitabilidad y capacidad de carga le convierten en un rutero de primer orden. A pesar de todo se trata de un coche versátil, con buenas capacidades dentro de la ciudad, en el fondo se trata de un compacto (grande, pero compacto) capaz de dar satisfacción a nuestro lado más travieso y como decimos con capacidad de mascar kilómetros como una berlina de gran lujo.

Conclusiones

Uno de los aciertos de este Astra Sports Tourer (que comparte, para ser justos, con algún que otro modelo de la ilustre competencia) es la de sacar partido a los puntos a favor que proporciona específicamente la carrocería familiar con respecto a un SUV o a un monovolumen y no es otra que la deportividad. Aunque existen SUV y Monovolúmenes con excelente comportamiento y motorizaciones deportivas nunca podrán competir con una cosa: la sensación de control y velocidad que se experimenta conduciendo a la altura “normal” de una berlina.

Así que combinando este aspecto con una excelente habitabilidad, buena capacidad de carga y versatilidad el resultado es todo un acierto. Nos ha gustado mucho además el comportamiento del motor biturbo, sofisticado y divertido pero sobrio cuando se requiere, que encaja perfectamente con el concepto de familiar+deportivo. Si esto lo envolvemos con una carrocería que no desentona sin llegar a ser demasiado llamativa el resultado es muy bueno.

 

  • Share This