El Galaxy S9 está pensado para los que tengan un Galaxy S7

El Galaxy S9 está pensado para los que tengan un Galaxy S7
22 de febrero, 2018

La firma IHS Markit cree que el Galaxy S9 está pensado para los usuarios de la serie Galaxy S7 (incluido el Galaxy S7 Edge), una postura que francamente tiene sentido ya que dicho terminal es una renovación menor del Galaxy S8.

Decir que el Galaxy S9 está pensado para los usuarios de los Galaxy S7 tiene implicaciones muy sencillas pero al mismo tiempo muy interesantes. Por un lado tenemos un cierto reconocimiento de que el enfoque que sigue Samsung con sus smartphones tope de gama de cambiar de diseño cada dos generaciones no es algo “casual”, sino que tiene una base más profunda.

Al cambiar el diseño cada dos generaciones Samsung deja algo de margen a los que compraron un tope de gama para que no se sientan “forzados” a tener que renovar demasiado pronto, algo que en el fondo es positivo para el usuario, pero al mismo tiempo les permite marcar una diferencia clara que anime a aquellos que compraron uno de sus tope de gama dos generaciones atrás.

El caso Galaxy S7 y Galaxy S9 es sin duda uno de los mejores ejemplos, ya que el segundo marca una mejora importante tanto a nivel de diseño como de especificaciones y se perfila como un terminal que realmente supone una evolución frente al primero.

Por contra el Galaxy S9 es una mejora menor del Galaxy S8, así que los usuarios de este último no tendrán motivos reales para cambiar su terminal y podrán esperar sin problemas a la llegada del Galaxy S10, prevista para el primer trimestre del próximo año.

El anuncio oficial del Galaxy S9 se espera para el 25 de febrero. Os recordamos que salvo sorpresa dicho terminal contará con:

  • Pantalla AMOLED de 5,8 pulgadas con formato 18:9, acabado Edge y resolución QHD+.
  • SoC Snapdragon 845 (algunos mercados) Exynos 9810 (modelo internacional).
  • 4 GB de RAM.
  • 64 G de capacidad de almacenamiento ampliable.
  • Cámara trasera de 12 MP y frontal de 8 MP.
  • Batería de 3.100 mAh.
  • Lector de huellas y resistencia al polvo y al agua.
  • Android O como sistema operativo.
  • Escáner de iris.
  • Recarga inalámbrica.
  • Precio: Entre 800 y 900 euros.

Más información: WCCFTech.

  • Share This