Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Volkswagen Multivan Bulli, ¿cómo viajan los sueños?

Publicado el
Volkswagen Multivan Bulli, ¿cómo viajan los sueños? 29

«California Dreamin» The Mamas and the Papas, (1965)

Antonio volvió de su paseo con su andar cansado y subió las escaleras del descansillo lentamente. Nunca usaba la rampa aunque esos cinco escalones le costaran un mundo, era su pequeña victoria contra el tiempo. Se apoyó en su bastón pesadamente aunque su peso no lo pusiera ni lejanamente a prueba. Ahora tenía más hechuras de espárrago que del boxeador que había sido en la marina en sus años mozos. Al pulsar con pulso tembloroso el botón de llamada del ascensor se alarmó y solamente un minuto después cuando se abrieron las puertas se dio cuenta de por qué su cerebro se había alarmado.

Había olvidado algo. No se trataba de la cartera que algunas veces abandonaba en el bar tras pagar su clandestino solysombra. No se trataba del propio bastón que antes, cuando sus andares lucían más intrépidos e independientes abandonaba en cualquier lado. No era nada de eso. Se había olvidado de un recuerdo, de algo que al darse cuenta que había olvidado reconoció como entrañable y emocionante. Con gran esfuerzo su mente apenas alcanzaba a vislumbrar un viaje en furgoneta… un rostro femenino y… nada. Se encogió de hombros pulsó el botón para que las puertas volvieran a abrirse. Y se acordó del olor de esa playa. Y el ascensor subió al tercero.

En algunas ocasiones hay automóviles (o en este caso furgonetas) que trascienden la pura función de transporte y se convierten en verdaderos iconos de una generación, de un movimiento o incluso de una forma de entender la vida. Allá por los años 50 Volkswagen consiguió uno de estos hitos con la popularización de su Model 2, una furgoneta o minibus basado en la mecánica de su también icónico escarabajo y que en Estados Unidos gozó gracias a su estética, precio y robustez de un gran éxito entre la generación Hippie de la época. Miles de Model 2 fueron decorados con margaritas y símbolos de la paz apareciendo aparcados en todas las playas californianas.

Volkswagen Multivan Bulli, ¿cómo viajan los sueños? 31

Ficha técnica

En Volkswagen han querido celebrar el 70 aniversario en 2018 y utilizar uno de los sobrenombres de la primera generación del Type 2 (Bulli) para desarrollar una versión del Volkswagen Multivan con un  look inspirado en esa época del «California Dreamin» rescatando así el espíritu de varias generaciones de aventureros que hicieron de su furgoneta mucho más que su medio de transporte. Pero la tarea no es fácil, el mundo de la automoción se ha transformado radicalmente desde aquellos años dorados y para los ingenieros de Volkswagen no ha sido sencillo. Por suerte hemos podido comprobar de primera mano que el trabajo ha merecido la pena.

Abuelos

La primera impresión al ver al Multivan Bulli 70 aniversario es que el aire de familia está perfectamente conseguido. La combinación de colores dorado y blanco no parece de los más adecuados y sin embargo en el Bulli cumplen perfectamente la función de proporcionar ese aire de familia y recuperar el espíritu del Type 2. Se ha hecho un trabajo impresionante con las llantas imitando los veteranos e inconfundibles tapacubos de las furgonetas de aquella generación, un toque indispensable para que el efecto sea completo. No se han tocado sin embargo los faros por lo que no tendremos esos grupos ópticos redondos tan característicos y tampoco encontraremos un enorme logo de Volkswagen en el morro.

Volkswagen Multivan Bulli, ¿cómo viajan los sueños? 33

El resto de elementos son pues de la exitosa Multivan de la marca alemana, con faros de tamaño generoso paro alargado con una parrilla adornada en el centro con el logo de la marca (mucho más discreto que en el Bulli original) y otra parrilla debajo del imponente parachoques. En la parte trasera un gran portón flanqueado por las luces de freno y de posición en disposición vertical para no recortar espacio da acceso al maletero. Llaman la atención las grandes superficies acristaladas tanto en la zona del parabrisas como en los laterales y en el portón, un adelanto sin duda con respecto a los Type 2 de los años 50.

Por supuesto econtramos detalles cromados por todas partes como los embellecedores o la carcasa de los espejos para dar otro toque retro. Esta versión de la Multivan es de siete plazas pero de un tamaño mayor a lo acostumbrado para este número de ocupantes con furgonetas similares. Por otro lado encontraremos en distintos puntos el logo identificativo «Bulli» además de un adhesivo en la luneta trasera que lo identifica como edición 70 aniversario. Es hasta divertido jugar a encontrar el logo de esta edición, por ejemplo en la zona del pazimento acabado en plástico que dan acceso a las plazas traseras.

Todo exterior

Al entrar el acceso es muy cómodo en las plazas delanteras, la enorme puerta de esta zona puede por tanto presentar alguna dificultad si aparcamos en batería en lugares estrechos, problema que encontramos en cualquier furgoneta de características similares. No así la puerta que da acceso a las plazas de atrás que es corredera y deja un espacio de acceso aún más amplio y cómodo tanto a la segunda como a la tercera fila de asientos. Una vez dentro del Bulli admiramos otro toque retro con la tapicería en tela en dos colores con tela a cuadros en la parte central del respaldo y el asiento.

Volkswagen Multivan Bulli, ¿cómo viajan los sueños? 35

El puesto de conducción es cómodo, algo más curiosamente para personas de cierta estatura por el acceso al asiento desde el suelo que está algo más elevado que en modelos similares de la competencia. El asiento es cómodo y sujeta bastante bien, la postura de conducción es menos vertical que la de una furgoneta clásica (como la original Type 2) y más cercana a la de un monovolumen como el propio Touran o Sharan. El volante de cuero también se aleja de la estética y funcionalidad de los volantes de las furgonetas, con un tacto muy bueno heradado de los modelos premium de la marca como el Passat o los monovolúmenes de prestigio de VolksWagen.

En esta edición especial se ha incorporado el sistema de infoentretenimiento «composition media» con pantalla táctil de 6,3 pulgadas y conectividad Android Auto y Apple Car Play. Llama la atención que dado el nivel de los acabados y el equipamiento no se haya incorporado un sistema más potente con navegación, aunque lo cierto es que gracias a la conectividad móvil es posible utilizar el navegador del teléfono con total comodidad. Para facilitar esta función en la parte delantera en el centro del salpicadero existe un compartimento especial para almacenar y conectar el móvil que es posible cerrar.

Control absoluto

Tras el volante tenemos los indicadores tradicionales de revoluciones y velocidad instantánea separados por una pantalla de información en color que nos permite conocer el estado del vehículo y modificar diversas funciones de ayuda a la conducción y otros sistemas de abordo. A pesar de su tamaño en la parte delantera todo está a mano incluidos varios compartimentos para almacenar objetos tanto en los enormes espacios que encontramos en la puerta como en el mencionado compartimento para el móvil que por tamaño puede contener otro tipo de objetos como una cartera.

Volkswagen Multivan Bulli, ¿cómo viajan los sueños? 37

En lo que respecta a los pasajeros esta versión de Multivan ofrece espacio de sobra y asientos individuales para cada ocupante en la segunda fila y anchura de sobra en la tercera. Además los asientos de la segunda y tercera fila pueden desplazarse de forma longitudinal ofreciendo una capacidad modular excelente para equilibrar el espacio de carga y el dedicado a los ocupantes del vehículo. En la parte posterior de la primera fila de asientos hay mesillas que pueden ser utilizadas por los ocupantes de la segunda fila, ademas estos asientos pueden girarse para ponerse de frente a los ocupantes de la última fila y tienen reposabrazos individuales.

Paisaje interior

Buenos detalles de interior como la presencia de unos bloques de ventilación traseros que además contienen conexión USB para la carga de dispositivos y enganches para la fijación de la carga si extraemos los asientos. La tercera fila de asientos se puede abatir hacia atrás para formas una especie de cama, para facilitarlo los asientos de la segunda fila se pueden inclinar hacia adelante. Otro detalle es que en el techo también tenemos boquetas de ventilación junto a las luces, ambas individuales para cada ocupante al estilo de lo que encontramos en las cabinas de los aviones de pasajeros.

Volkswagen Multivan Bulli, ¿cómo viajan los sueños? 39

La ventilación se puede configurar en tres zonas distintas y es bastante eficaz en cualquiera de los puntos del habitáculo. Sobresale además del espacio interior la luz que entra en el habitáculo gracias a las extensas superficies acristaladas que ya hemos tenido ocasión de mencionar anteriormente. En la parte de la segunda fila de asientos las ventanillas no se pueden bajar pero sí se puede abrir parcialmente desplazando horizontalmente el cristal sobre unas guías, mientras que la parte de la tercera fila no dispone de ventanillas que se puedan abrir. El maletero es grande incluso con la tercera fila y puede variar de tamaño desplazándola.

Maletas para todos

El maletero tiene un acceso total gracias al gran portón posterior, el inconveniente es que si aparcamos en fila puede que tengamos dificultades para abrir la puerta porque se precisa cierto espacio. Incluso con la tercera fila más retrasada podemos almacenar una importante cantidad de maletas y no solo por el espacio vertical sino que cabe una maleta tumbada sin problemas. Este modelo de Multivan viene equipado con una cortina para tapar la carga del maletero que se adapta a la posición de la última fila de asiento. Bajo los asientos se puede abrir una tapa para almacenar objetos alargados.

Volkswagen Multivan Bulli, ¿cómo viajan los sueños? 41

La conducción dinámica no suele ser uno de los puntos fuertes de las furgonetas dada su masa y concepción, pero en el caso de esta edición especial de la MultiVan de VolksWagen nos encontramos con un motor TDi de 204 caballos y una transmisión automática DSG por lo que al arrancar nos preparamos a algunas sorpresas… Sobra decir que los 204 caballos son más que suficientes para mover la masa del vehículo con suficiente soltura. Esta agilidad es mérito sobre todo del par motor que entrega nada menos que 450 Nm ya desde las 1.400 revoluciones por lo que la potencia está disponible en todo momento.

Buena ruta

La circulación por autopista y por carreteras sin muchos virajes es extremadamente confortable y el aislamiento del ruido tanto del motor como aerodinámico es muy bueno por lo que el confort de marcha es muy alto. Además el sistema de sonido Dynaudio es excelente por lo que si añadimos la buena climatización y la luminosidad del habitáculo al más que generoso espacio para los ocupantes la sensación de viajar en primera clase es total. La cosa cambia cuando afrontamos carreteras con curvas en las que la precisión de la dirección no es tan buena como la de un turismo y el balanceo al afrontar las curvas es perceptible.

Volkswagen Multivan Bulli, ¿cómo viajan los sueños? 43

Sin embargo hemos de decir que con respecto a otras furgonetas estas reacciones en curva son decididamente más nobles que las de la mayoría y podemos mantener buenas medias incluso si la carretera es sinuosa. Además la alta cifra de potencia y de par nos puede sacar de casi cualquier situación comprometida incluso con la furgoneta cargada. A esto hay que unir la gran cantidad de sistemas de ayuda a la conducción que incluyen el control de crucero adaptativo y el sensor de cambio de carril lo que hace de esta furgoneta un vehículo ideal para mascar kilómetros sin apenas esfuerzo.

Conclusión

El conseguidísimo aspecto retro de esta Volkswagen Multivan Bulli Bicolor 70 aniversario ha supuesto para mi el primer gran acierto sin duda. A pesar de que la combinación de colores pueda parecer algo arriesgada de verdad que es mejor verla en directo para hacerse una idea del efecto de todos los elementos que hacen viajar a las playas californianas de los años 60. Casi parece que podamos escuchar las olas y sentir el olor a salitre aunque estemos en un atasco en una via de circunvalación de una de nuestras atestadas ciudades. Pero si a esto le unimos la probadas mecánicas y soluciones de VolksWagen el efecto trasciende a la nostalgia.

Volkswagen Multivan Bulli, ¿cómo viajan los sueños? 45

Es difícil que siete personas puedan viajar más cómodas (aunque hay modelos de la competencia más lujosos y con butacas más acogedoras) con espacio de sobra y multitud de detalles que hacen que el confort para los pasajeros sea cercano a la perfección. Un maletero de buena capacidad y la versatilidad del interior también juegan a favor de este peculiar modelo. Para redondearlo la mecánica es una delicia: 204 caballos gobernados por el siempre eficaz cambio automático DSG invitan a hacer muchos kilómetros con playas o sin ellas. Si el precio fuera un poco más alcanzable la decisión para cualquier aventurero que quiera moverse con cuatro ruedas sería inevitable…

Notas finales

8Nota

Prestaciones8

Diseño7

Consumo7

Confort8

Sistema de Infoentretenimiento7

Lo más leído