Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Lenovo Yoga 730, análisis

Publicado el

El Yoga 730 es el último modelo de los famosos convertibles de Lenovo. Este dispositivo que toma el nombre de la técnica milenaria del Yoga para hacer referencia a su flexibilidad, destaca por su ambivalencia, rendimiento y robustez.

Se presenta en dos discretos colores, gris acero y platino. Gracias a su famosa bisagra podremos utilizarlo como portátil, tablet o incluso como pantalla para disfrutar de contenido multimedia. La pantalla es táctil tiene una resolución de 4K, con 15,6″ (39,62 cm). Gracias a su i7 el equipo es extraordinariamente fluido. Además el equipo incluye un lapiz digital para que saquemos todo el partido de la pantalla.

Especificaciones técnicas:

  • Procesador: Intel Core i7 de octava generación
  • Sistema Operativo: Windows 10 Home
  • Pantalla: UHD IPS táctil de 39,62 cm (15,6”) y resolución 3840 × 2160 o 1920 x 1080
  • Tarjeta gráfica: Nvidia GeForce GTX 1050 y tajerta gráfica integrada Intel
  • Memoria: DDR4 de 8 GB y DIMM de 8 GB
  • Almacenamiento: Unidad SSD PCle de 256 GB; 512 GB; 1TB
  • Batería: Hasta 9 horas con pantalla UHD; Hasta 11 horas con pantalla FHD
  • Sonido: Altavoces JBL; Dolby Atmons con auriculares
  • Puertos/ranuras:
    • Dos USB 3.0
    • Thunderbolt de tipo C
    • HDMI de tamaño completo
    • Entrada de DC
    • Toma de audio
  • Cámara: HD de 720 p
  • Conectividad: WiFi 2×2
  • Peso: desde 1,89 Kg
  • Colores: Platino y Gris acero

Diseño

El primer Yoga apareció en el CES de 2012 y llamó la atención por como trataba el concepto de 2 en 1, no se trata de dos piezas todo es uno y gracias a su potente bisagra y a Windows 10, podremos disfrutar de un tablet o de un PC según nuestras necesidades.

El Yoga 730 monta en aluminio una pantalla de 15 pulgadas, con unas medidas de 39,62 centímetros. El teclado es retroiluminado y no incluye teclado numérico, en su ausencia, disfrutaremos de un amplio espacio para apoyar cómodamente las manos cuando tengamos que teclear. En la parte más inferior encontramos el touchpad y un pequeño lector de huellas a la derecha.

En los laterales cuenta con dos entradas USB 3.0, un Thunderbolt de tipo C que también es puerto de carga y un HDMI de tamaño completo. También se encuentra ahí el botón de encendido y apagado que también tiene retroiluminación.

Más allá de lo cómodas que puedan llegar a ser 15 pulgadas, el Yoga 730 se maneja bastante bien, es cómodo cuando tienes que teclerar durante un tiempo, cómodo cuando tienes que moverlo rápidamente de un sitio a otro y también cuando tienes que convertirlo en tableta.

Pantalla y lápiz digital

Una de las ventajas de este tipo de ordenadores es la versatilidad de su pantalla, que puede convertirse en un tablet que nos permita dibujar y escribir todo lo que queremos. Al ser táctil la pantalla también puede utlizarse como touchpad cuando no nos apañemos con él. La pantalla táctil es capaz de detectar diez dedos al mismo tiempo y detecta las entradas con gran precisión. La pantalla táctil de 15,6 pulgadas del Yoga 730 tiene una resolución nativa de 3840×2160. La pantalla ofrece una buena relación de contraste (1066:1) y un buen brillo (298,8 cd/m²).

Cuando giremos la pantalla el software cambiará automáticamente a modo tableta o PC según lo que necesitemos, si queremos podemos establecer que nos avise antes de cambiar.

Una de las cosas que nos ha gustado de este modelo de Lenovo es que incuye un Active Pen 2, un lapiz digital de Lenovo, de esta forma podemos sacarle todo el partido a la pantalla táctil desde el primer momento. El Active Pen 2 tiene 4.096 niveles de sensibilidad y un tacto muy agradable. Este Lenovo Active Pen 2 se comunica con el portátil mediante Bluetooth y nos permitirá grandes posibilidades de uso junto a la tecnología Windows Ink. Utiliza el software de Wacom, instanlando los drivers podremos controlar la precisión del lapiz y la función de los tres botones del lápiz.

El único problema que hemos encontrado con el lápiz es montarlo. El lapiz necesita una pila pequeña y dos pilas de botón para funcionar, tendremos que desmontar la parte superior para poder poner las pilas. Aunque parezca obvio, es muy importante poner las tres pilas, porque sino el lápiz no pintará sobre la pantalla y solo funcionará el botón superior.

Una vez instalado el lápiz funciona a la perfección y es tan fácil de utilizar como un lapiz normal. Con el botón superior podremos hacer capturas o lanzar aplicaciones para la pantalla táctil. Los botones inferiores cercanos a la punta sirven para borrar o difuminar. Por supuesto, todo esto es configurable según nuestras necesidades.

Rendimiento y autonomía

El Yoga 730 está alimentado por una CPU Core i7-8550U (Kaby Lake Refresh) de Intel. La CPU Intel tiene cuatro núcleos y una frecuencia de reloj base de 1,8 GHz. El Core i7-8550U es un procesador ULV que proporciona el rendimiento suficiente para todos los escenarios de uso modernos. Gracias a la tecnología Turbo Boost de Intel, la velocidad de reloj de la CPU puede aumentarse hasta 4 GHz.

Junto con la tarjeta gráfica Nvidia GeForce GTX 1050 el Yoga 730 se convierte en un equipo versátil que responderá bastante bien con juegos, sin olvidar que no se trata de un equipo gamer, por lo que la experiencia no será completa, pero si funcional.

En cuanto al almacenamiento, Lenovo ha montado un SSD NVMe de 128 GB, lo que permite que tanto el sistema operativo como las aplicaciones más exigentes se carguen de forma muy rápida. Lenovo también ofrece la posibilidad de configurarlo con 256 GB o 512 GB de almacenamiento.

La batería de 48W/h pueda aguantar hasta 11,5 horas. La batería incluye tecnología de carga rápida gracias a su conector Thunderbolt de tipo C, con lo que siempre estará a punto para ir de viaje. Gracias a la tecnología Rapid Charge, 15 minutos de carga te darán 2 horas de uso.

Conclusiones

El Yoga 730 es un equipo que avanza hacia el fin de los ordenadores de sobremesa no destinados a jugar. Con nosotros ha demostrado ser el equipo que necesitas para trabajar cómodamente en cualquier sitio, con una batería que ha aguantado un día entero de uso en tareas básicas de ofimática y con una carga que ha permitido tener el ordenador operativo y en movimiento en 15 minutos de carga. Su tarjeta gráfica Nvidia lo hace todavía más versátil convirtiéndolo en un equipo apto para diseñadores gráficos y también para jugadores casual.

El modelo de 15 pulgadas del 730 todavía no está a la venta en España, pero su versión más pequeña cuesta 989,10 euros, por lo que el modelo mayor costará a partir de 1000 euros. Por este precio es más que justificable que el 730 pueda responder con soltura en momentos de ocio y de trabajo. Para nosotros es una opción a tener en cuenta si buscas un equipo portátil para tu trabajo, una herramienta que responda con rapidez y soltura en cualquier momento.

Lenovo Yoga 730, análisis
9 NOTA
NOS GUSTA
Versatilidad y rendimiento.
Pantalla de gran calidad.
A MEJORAR
El lápiz óptico es difícil de montar.
Su soporte es muy endeble.
El precio es demasiado alto.
RESUMEN
Todo potencia para trabajar en cualquier y con la herramienta que necesitemos en cada momento.
Diseño y calidad de construcción10
Rendimiento10
Conectividad9
Autonomía8
Calidad/Precio8

Top 5 Cupones

Lo más leído