Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Xiaomi Pocophone F1, análisis: un auténtico “flagship killer”

Publicado el

El Xiaomi Pocophone F1 ha sido uno de los smartphones más importantes de 2018. Su anunció generó una gran expectación y es comprensible, ya que hablamos de un smartphone que se presenta como un terminal con un nivel de especificaciones propio de cualquier tope de gama actual, pero con un precio que encaja con el que debería tener un modelo de gama media.

Suena bien, ¿verdad? Un smartphone de alto rendimiento con unas especificaciones de primer nivel por lo que nos costaría un gama media. Puede que te preguntes dónde está el truco y puedes estar tranquilo, no hay truco, solo una combinación bastante acertada de especificaciones con pequeños sacrificios en algunos aspectos que no empaña en absoluto la experiencia de uso, como te contaremos en las siguientes líneas.

Antes de empezar queremos dar las gracias a Xiaomi España por enviarnos una unidad del Xiaomi Pocophone F1 y por darnos la oportunidad de trabajar con total libertad y sin ningún tipo de prisas. Sin más preámbulos arrancamos.

Vistazo previo: plástico y muesca se dan la mano

El Xiaomi Pocophone F1 es un smartphone muy interesante. Estamos ante un terminal que rescata y hace suyo el ideal de “flagship killer”, pero reduciendo al mínimo las carencias que suelen tener los dispositivos que buscan ofrecer el máximo valor por cada euro invertido.

Me explico. El concepto de “flagship killer” se popularizó gracias a OnePlus, un vendedor de smartphones que rompió el mercado en 2014 con el OnePlus One, un terminal que prometía ofrecer el rendimiento y las prestaciones de un smartphone tope de gama con el precio de uno de gama media. Sí, cumplió su promesa de maravilla, pero poco a poco ha ido diluyendo ese valor y la compañía ha ido perdiendo sus señas de identidad hasta convertirse en “una más”.

Pues bien, el Xiaomi Pocophone F1 viene a demostrar que el ideal de “flagship killer” todavía importa, y que es posible diseñar un smartphone de gama alta que cuente con los últimos avances del sector manteniendo un precio asequible. Esto se deja notar en muchos aspectos, como por ejemplo en sus especificaciones, en la calidad de su pantalla, en su doble cámara trasera y también en la clásica “muesca”.

Pero no se puede tener todo. Está claro que Xiaomi ha tenido que hacer algunos sacrificios para que evitar que el precio del Pocophone F1 se dispare, y el más evidente lo encontramos en la terminación en plástico. Es un contraste muy curioso, ya que estamos ante un smartphone que en rendimiento bruto no tiene nada que envidiar a cualquier tope de gama actual, pero que sin embargo utiliza una carcasa de policarbonato. ¿Supone esto un problema? Teniendo en cuenta su precio y la calidad de construcción que ha conseguido Xiaomi en general tengo claro que no, pero es algo que obviamente debemos tener en cuenta.

Tras esta breve presentación vamos a repasar las especificaciones clave y el precio del Xiaomi Pocophone F1 antes de pasar al siguiente punto del análisis:

  • Pantalla: panel IPS de 6,18 pulgadas con formato 18:7:9.
  • Resolución: 2.160 x 1.080 píxeles.
  • SoC: Snapdragon 845.
  • CPU: 8 núcleos Kryo 300, divididos en 4 núcleos Kryo 385 Gold a 2,8 GHz  y 4 núcleos Kryo 385 Silver a 1,8 GHz.
  • GPU: Adreno 630.
  • Módem: Snapdragon X20 LTE 4G a 1 Gbps (descarga).
  • RAM: 6 GB/8 GB, según versión.
  • Almacenamiento: 64 GB-128 GB-256 GB ampliables con microSD.
  • Cámaras: doble cámara trasera de 12 MP  (f/1.9, 1/2.55″, 1.4µm, dual pixel PDAF) y 5 MP (f/2.0, 1.12µm, sensor de profundidad). Frontal de 20 MP (f/2.0, 0.9µm).
  • Batería: 4.000 mAh con recarga rápida.
  • Dimensiones: 155,5 x 75,3 x 8,8 mm – 180 gramos de peso
  • Sistema Operativo: Android 8.1.
  • Otros: lector de huellas dactilares, reconocimiento facial por infrarrojos, WiFi AC y Bluetooth 5.0.
  • Precio: desde 329 euros.

Experiencia de uso: rendimiento, pantalla y autonomía

Entramos de lleno en el análisis. El Xiaomi Pocophone F1 tiene un tacto agradable en la mano, se puede manejar con bastante comodidad a pesar de su tamaño (la posición del lector de huellas es todo un acierto) y en general presenta un diseño atractivo. A pesar del acabado en plástico estamos ante un terminal que atrae miradas gracias a su diseño sobrio y elegante, y también gracias a su pantalla fon formato 18:7:9.

Y hablando de la pantalla, el uso de un panel IPS en lugar de un panel OLED confirma un intento de reducir costes. Ya sabemos que no se puede tener todo, pero francamente no tenemos nada que objetar. El Xiaomi Pocophone F1 registra un brillo máximo de 460 nits, tiene un contraste realmente bueno (1500:1) y una densidad de píxeles por pulgada bien ajustada al tamaño de la pantalla (403 ppp). La representación de colores no desentona en absoluto.

Si ponemos todo esto en perspectiva la conclusión es clara y simple: el Xiaomi Pocophone F1 tiene una pantalla de primer nivel, tanto en lo que respecta a nitidez como a brillo y representación de colores. La pantalla es uno de los elementos que más afecta a la experiencia de uso cuando hablamos de smartphones, así que empezamos con buen pie.

Pasamos ahora a hablar del rendimiento. El Xiaomi Pocophone F1 es un terminal que podemos considerar como tope de gama en este sentido, ya que viene equipado con un potente SoC Snapdragon 845, un chip que como sabrán la mayoría de nuestros lectores cuenta con una CPU de ocho núcleos dividida en dos bloques, uno de cuatro núcleos Kryo Gold de alto rendimiento y otro de cuatro núcleos Kryo Silver de alta eficiencia, apoyados sobre una GPU Adreno 630.

El rendimiento del Snapdragon 845 es excelente, pero conseguir que funcione a plena máquina de forma sostenida es un desafío para los vendedores de smartphones. Decimos esto por el tema de las temperaturas, un problema que ha salpicado de lleno al sector móvil por la llegada de SoCs cada vez más potentes. No basta con montar un chip de última generación, hay que acompañarlo de un sistema de refrigeración acorde, y en este sentido podemos decir que el Xiaomi Pocophone F1 ha cumplido sin problemas.

Con la unidad de prueba que hemos utilizado durante estas semanas hemos obtenido una puntuación de 2.437 en monohilo y 8.998 en multihilo en GeekBench 4.1, cifras que lo colocan al nivel de otros terminales mucho más caros equipados con ese mismo SoC, como el OnePlus 6 por ejemplo.

Bien, ¿y en qué se traduce esto de cara al usuario? Pues en una experiencia totalmente óptima. Todo funciona con una fluidez absoluta, no hemos apreciado pérdidas de rendimiento en ningún momento y la transición entra aplicaciones es perfecta, incluso cuando mantenemos muchas aplicaciones en segundo plano. La versión de 6 GB de RAM puede cubrir sin problemas las necesidades de cualquier usuario.

Si eres un fanático de los videojuegos tranquilo, gracias a su Snapdragon 845 y a su buen sistema de refrigeración el Xiaomi Pocophone F1 es capaz de mover cualquier juego actual con el máximo nivel de detalle sin problemas. Sí, PUBG Mobile también, y estará preparado para hacer lo propio con títulos tan esperados como Diablo Immortal.

Por lo que respecta al sonido el resultado es bueno. El altavoz integrado trabaja en estéreo y alcanza una calidad más que aceptable, ofreciendo unos niveles de volumen bastante elevados, aunque es recomendable no llegar nunca al máximo para evitar las clásicas distorsiones. El terminal cuenta con conector jack de 3,5 mm, así que permite aprovechar sin problemas los auriculares que tengamos en casa.

Terminamos este punto hablando de la autonomía, otro elemento básico a la hora de elegir un smartphone. La vida útil por carga de batería depende del uso que le demos, aunque ronda las 12 horas con un uso mixto de navegación web y reproducción de contenidos multimedia. Tened en cuenta que esa cifra puede caer de forma notable cuando utilizamos el terminal de forma continuada para jugar a títulos exigentes. El Xiaomi Pocophone F1 cuenta con carga rápida (Quick Charge 3.0), así que podemos completar una carga completa de batería en poco más de dos horas.

Experiencia de uso: interfaz y cámara

El Xiaomi Pocophone F1 viene con Android 8.1 personalizado con la capa MIUI 10 POCO. En general nos encontramos con una interfaz minimalista bastante limpia, sencilla e intuitiva que por momentos me ha recordado bastante a iOS, aunque no llega a perder la esencia clásica del sistema operativo móvil de Google.

Desde que empezamos a configurar el terminal todos los pasos son simples y rápidos. La respuesta del lector de huellas dactilares es perfecta, aunque disponemos de otras opciones de seguridad que incluyen el uso de un pin y el sistema de reconocimiento facial. Tened en cuenta que la cámara frontal del Xiaomi Pocophone F1 no cuenta con sensores de profundidad, así que es un sistema de reconocimiento facial en 2D, y que por lo tanto lo mejor es unir lector de huellas y PIN.

Modo normal

Mejorado con IA

Modo normal

Modo mejorado con IA

Pasamos ahora a hablar de las cámaras. En la parte frontal nos encontramos con una cámara de 20 MP y una apertura f/2.0, puede hacer fotos normales y aplicar efecto “bokeh” (desenfoque del fondo) para conseguir autofotos más atractivas. Es una configuración que ofrece resultados muy buenos siempre que tenga una iluminación ambiental aceptable, ya que de lo contrario el ruido y la pérdida de detalle no tarda en aparecer.

En cuanto a la cámara trasera tenemos una configuración de doble lente que incluye una principal de 12 MP  (f/1.9, 1/2.55″, 1.4µm, dual pixel PDAF) y otra de 5 MP (f/2.0, 1.12µm) que actúa como sensor de profundidad. El sensor que utiliza el Xiaomi Pocophone F1 es un Sony IMX363, y viene apoyado por un flash LED doble que permite capturar imágenes en condiciones de oscuridad total.

Exterior modo normal

Exterior mejorado con IA

La interfaz de la cámara es muy fácil de utilizar. De nuevo me recuerda a iOS, y cuenta con todas las características que podemos esperar de un terminal de gama alta: HDR, automejora mediante IA (inteligencia artificial), desenfoque de profundidad, modo retrato y ajustes de luz y contraste, entre otros. También permite grabar vídeo hasta en 4K y 30 FPS.

Haciendo un balance en general podemos decir que los resultados que consigue son muy buenos. La calidad que logra cuando la luz es buena resulta sobresaliente y coloca al Xiaomi Pocophone F1 a la altura de terminales mucho más caros.

Cuando trabajamos en condiciones de poca luz los resultados quedan un poco por debajo de lo esperado y la respuesta de la cámara no es tan buena. Si tenemos el HDR activado al hacer capturas por la noche nos encontraremos con un trabajo muy agresivo por parte de los filtros de ruido, lo que se traducirá en zonas demasiado “emborronadas” así que en ocasiones será mejor desactivar dicho ajuste para obtener imágenes más definidas a costa de algo más de ruido.

Exterior normal

Exterior mejorado a través de IA

Utilizar el modo retrato es muy sencillo y el efecto queda prácticamente perfecto. El Xiaomi Pocophone F1 no tiene problemas para ajustar adecuadamente los límites de la imagen y evitar que el difuminado del fondo acabe afectando al objetivo central de la imagen.

Es importante recordar que el Xiaomi Pocophone F1 no tiene estabilizador óptico de imagen, algo que se deja notar en la calidad de las imágenes capturadas en condiciones de baja luminosidad y en los vídeos, ya que grabando en 1080p disfrutaremos de estabilización electrónica de imagen, pero en 4K no tendremos ningún tipo de estabilización.

Interior normal con poca luz

Interior con poca luz mejorada con IA

Notas finales: Xiaomi Pocophone F1, un buen smartphone

Creo que ha sido una de las grandes sorpresas del año. El Xiaomi Pocophone F1 es un smartphone con pretensiones de tope de gama que como dijimos hace suyo el concepto de “flagship killer”. A nivel de acabados cumple sin problemas, aunque es cierto que no llega a ofrecer esta terminación premium que encontramos en otros modelos más caros.

Sin embargo, su calidad de construcción está fuera de toda duda, tanto a nivel interno como externo. Esto se confirma cuando vemos que el sistema de disipación mantiene totalmente bajo control al Snapdragon 845 que monta, y también en las sensaciones que transmite al tacto.

Su rendimiento es sobresaliente y la experiencia de uso en general es muy buena, su pantalla roza la excelencia y su autonomía entre dentro de lo que cabría esperar de un gama alta. Con todo no podemos pedirle que sea perfecto, y menos por el precio que tiene.

Está claro que Xiaomi ha tenido que hacer sacrificios en lo que a materiales de construcción se refiere para evitar que el precio se dispare, de ahí el uso de plástico en lugar de metal y cristal, pero también encontramos carencias en el apartado fotográfico. Sí, cumple y está por encima de la media, pero no llega al nivel de un tope de gama.

Dicho esto nuestra conclusión es clara, el Xiaomi Pocophone F1 es probablemente el mejor smartphone que existe actualmente por 329 euros. Muy recomendable, sobre todo si tienes un presupuesto limitado pero quieres disfrutar de ese rendimiento único que ofrecen los modelos más potentes.

Valoración final
8,8 NOTA
NOS GUSTA
Construcción sólida
Snapdragon 845 bien refrigerado
Calidad de la pantalla
Buena autonomía
Valor calidad-precio
A MEJORAR
Carece de OIS
Fotografía nocturna
Sin NFC
No es resistente al agua
RESUMEN
El Xiaomi Pocophone F1 es un smartphone que roza el sobresaliente y uno de los valores más sólidos que podemos encontrar actualmente. Muy recomendable sobre todo si buscas un smartphone potente y bien construido.
Diseño y construcción8
Pantalla9
Rendimiento10
Cámaras8
Software9
Autonomía9

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído