Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Kia Ceed, integrado

Publicado el

” ¿Adónde van estas escaleras?” Dr. Raymond Stantz (Cazafantasmas, 1984)

El barrio es en realidad un mundo muy pequeño, tan angosto y cerrado que muchas veces salir de él suponía una verdadera liberación. No así para Don Antonio, el antiguo dueño de la ferretería que llevaba ya diez años jubilado. Nadie de su familia quiso seguir con un negocio que apenas daba para comer, según sus propias palabras, y que era una verdadera vocación que se había transmitido a través de tres generaciones pero que había terminado con el desinterés de su hijo Antoñito, que con treinta años seguía siendo Antoñito. Su único hijo que como su tío se había ido a Alemania con poca idea de volver, según lo que podía deducir don Antonio de esas videollamadas que ya no eran ni semanales.

Pero a pesar de la verdadera repulsión que para Don Antonio suponía la simple idea de salir del barrio, cuando en lugar de su antigua ferretería se instaló un local de apuestas deportivas supo que tenía que marchar. Así que lentamente Antonio, que había enviudado justo dos años después de jubilarse, se dispuso a preparar su partida. No contó demasiado a sus vecinos, que comentaban que quizás iba a reunirse con Antoñito para cuidar a sus nietos que apenas chapurreaban español. Otros que volvía a su pueblo del que hablaba muy poco en la parte más occidental de Extremadura. Pero el caso es que un martes muy de madrugada apenas tres pares de ojos vieron como su coche demasiado cargado enfilaba la calle de la iglesia hacia la autopista. Y no volvieron a saber nada más de él hasta que apareció en las noticias el día siguiente.

Ya van tres generaciones del Ceed, un modelo diseñado para competir en uno de los segmentos con más competencia del mercado automovilístico y en el que los modelos europeos han sido tradicionalmente los que han marcado el paso en cuanto a unidades vendidas y estándares de calidad. En este caso Kia ha ido evolucionando, al igual que en otros segmentos, y ha adaptado la estética y los acabados de sus propuestas al tiempo que las ha ido cargando de soluciones tecnológicas y motorizaciones cada vez más competitivas. No en vano el Ceed es un modelo que desde el 2006 (entonces llamado Cee’d) Kia diseña fabrica y vende exclusivamente para la Unión Europea.

Ficha técnica

Talla deportiva

Al primer vistazo esta nueva evolución el Ceed ha adquirido una talla más deportiva que su antecesor ya que aumenta su anchura y se rebaja la altura para pofrecer una línea más dinámica a la vez que busca una mayor estabilidad y agilidad en las curvas que luego pondremos a prueba una vez al volante. Otros detalles deportivos son un diseño delantero más agresivo, con aires de Stinger, y grupos ópticos afilados además de una generosa entrada de aire por debajo del parachoques.

En nuestro caso el modelo que probamos era de un gris oscuro bastante discreto que contrastaba con las vistosas llantas de 17 pulgadas que le daban un marcado aire deportivo. La línea de la carrocería parece que se ensancha en la parte trasera y acaba con un paragolpes de buen tamaño y unos grupos ópticos altos.

En la silueta del nuevo Ceed se nota, además de haber rebajado la altura del coche, el haber retrasado la posición en la que comienza el parabrisas con lo que la línea se distingue aunque no de forma drástica del anterior modelo. A pesar de haber disminuido la altura no hemos notado mayores dificultades al acceder tanto a las plazas traseras como a las delanteras.

El interior del Ceed mantiene un nivel muy competitivo, sobre todo para la gama de precios en los que se mueve el modelo coreano, un logro que comparte con otros modelos que hemos probado de Kia. Nos ha gustado las amplias posibilidades de configuración del puesto de conducción, incluida el poder configurar la posición del volante tanto en altura como en profundidad y el posicionamiento del asiento. Todo para conducir a gusto sea cual sea nuestra estatura y las preferencias de postura de conducción.

Esto viene acompañado de unos asientos sorprendentemente cómodos para un coche de este precio con una anchura suficiente para acomodar cualquier silueta en la parte delantera. Además son asientos que sin ser deportivos sujetan muy bien en curva y con un tejido bastante agradable al tacto, sin llegar a la calidad de tejidos más refinados de algunas marcas alemanas en coches de segmentos parecidos.

Todo a mano

El volante es parecido al que encontramos en otros modelos de Kia, con multitud de controles dispuestos en los radios laterales que aunque algo apelotonados se controlan muy facilmente. La elección de selectores de tipo palanca y botones de gran tamaño hacen que sea muy cómodo controlar funciones como el sistema multimedia o el control de crucero sin apartar la vista de la carretera o modificar la posición de las manos sobre el volante.

Detrás del volante encontramos los indicadores: dos esferas clásicas para mostrar velocidad y revoluciones, con el añadido de temperatura del aceite y carga de combustible, pero en el centro una generosa pantalla de información en la que podremos tener a la vista gran cantidad de información sobre la ruta y parámetros de funcionamiento del coche. Es uno de los aciertos de Kia repetido en otros modelos que dan buena sensación en este Ceed.

Otro gran punto a favor es la colocación y el tamaño de la pantalla del sistema de información y entretenimiento. En nuestro caso un display de ocho pulgadas táctil con muy buena visibilidad y con el entorno gráfico al que nos ha acostumbrado Kia, fácil de utilizar con la posibilidad de dos zonas de visualización independientes (además de la hora que se muestra en la parte superior) .

Bien acabado

Los acabados del interior están bastante conseguidos, con pocos plásticos de alta calidad pero posicionados de forma estratégica en los lugares más estratégicos (es decir, a los que accedemos más a menudo) pero con la impresión general de buen ensamblaje y calidad en las terminaciones. Son detalles fundamentales para competir en un segmento en el que se exigen ya detalles bastante por encima de lo que se exigían antaño a este tipo de vehículos.

Uno de los detalles que está cuidando mucho Kia y que saltan a la vista en este Ceed es la preocupación por que los mandos estén a mano de forma lógica y que los botones sean de tamaño generoso. Al la izquierda del volante, por ejemplo, encontraremos los selectores para activar o desactivar funciones como el sistema de control de carril o el de aviso de ángulo muerto junto con la intensidad de iluminación del panel de instrumentos, control de tracción o inclinación de las luces. Todas funciones que utilizaremos menos a menudo.

Smartphones a gusto

A la derecha y más a mano los mandos de climatización y más arriba los correspondientes a las funciones del navegador y controles multimedia. Uno de los detalles que a veces se descuida es el espacio destinado a colocar el teléfono móvil. En este caso aunque es un compartimento con carga inalámbrica que puede ocultarse mediante una tapa y que dispone de conexión USB, entrada auxiliar y dos conexiones de corriente. Así de utilizar cables de conexión éstos quedarían ocultos.

Si conectamos el teléfono por cable podremos utilizarlo tanto con el sistema de Android Auto como el Apple Car Play. En definitiva un modelo totalmente “Smartphone Friendly” en el que el teléfono viaja protegido, conectado y cargándose de forma sencilla y cómoda. En cuanto a otros huecos para alojar objetos el Ceed es bastante completo con espacio bastante generoso en las puertas, guantera bastante capaz, un pequeño hueco bajo el reposabrazos (regulable) y espacio para bebidas entre éste y la palanca.

Otro punto a favor es la cantidad de sistemas de asistencia a la conducción con detector de ángulo muerto, luces largas automáticas, control de crucero adaptativo que regula la distancia con el coche que nos precede, sistema de aparcamiento automático, alerta de alcance cuando utilizamos la marcha atrás… un catálogo completísimo y que en las pruebas ha funcionado de forma prácticamente perfecta.

Bien atrás

En la parte trasera también se viaja cómodos, aunque como es habitual en coches de este tamaño la tercera plaza (la central) es algo más sacrificada. Pero el acceso a las plazas y el espacio tanto en altura como para las piernas está un poco por encima de la media siendo en resumen un coche cómodo para que viajen cuatro personas incluso en distancias largas.

El maletero no es de los que marcan récords pero con 395 litros de capacidad y gracias a sus formas regulares puede acoger tranquilamente el equipaje necesario para unas vacaciones. Dentro del maletero encontramos solamente dos ganchos como solución de organización y asegurado de la carga. El fondo del maletero se puede colocar de forma que sea más profundo o prácticamente al ras del espacio que deja el portón posterior al permanecer abierto.

Al volante

Una vez al volante y cuando arrancamos el motor el 1.6 diésel de 136 caballos del Kia se muestra algo ruidoso en frío pero cuando se calienta la sensación es la contraria y se puede decir que es un diésel bastante discreto. No nos ha parecido especialmente brioso en aceleración a pesar de la buena cifra de potencia, 136 caballos. No da sensaciones deportivas pero sí suficiente capacidad de recuperación y empuje para un uso normal, parece en definitiva un motor bastante “domesticado” para un uso tranquilo.

De hecho es la misma impresión que nos ha transmitido en las pruebas dinámicas. El Ceed es un coche noble y seguro, no transmite titubeos ni cabeceos extraños al tomar curvas a alta velocidad, pero tampoco teine una gran capacidad de mantener ritmos altos ya que el tarado de las suspensiones está más encaminado al confort que a la velocidad en los virajes. La dirección nos ha parecido extremadamente precisa y rápida, un punto muy interesante para un coche en el fondo tranquilo.

Este tarado de suspensiones sin embargo permite viajar confortablemente en autopista pero también cuando el asfalto es más irregular absorbe sin problemas las imperfecciones sin afectar al confort. Un coche muy rutero con el que es posible recorrer grandes distancias sin problemas de forma cómoda y segura, gracias también a la gran cantidad de ayuda a la conducción que ya hemos mencionado.

Conclusiones

El Ceed poco a poco se va integrando en el panorama del mercado automovilístico presentándose como una alternativa muy interesante a los sospechosos habituales del segmento de compactos. La apuesta por la tecnología y la estética muy adaptada a los gustos del mercado europeo se une a un cuidado muy conseguido por los acabados para ofrecer un verdadero best seller en potencia.

La impresión general es que es un coche fácil: sencillo de conducir, gran cantidad de ayudas a la conducción, un motor y un comportamiento poco problemático. Le falta quizás algo de personalidad ya que es muy difícil sacarle de sus casillas y buscar algo de emociones, pero como coche práctico y seguro es realmente difícil de superar.

Valoración final
7.9 NOTA
NOS GUSTA
Buenos acabados
Racionalidad interior
Buena habitabilidad
A MEJORAR
Algo falto de brio
RESUMEN
Un coche excelente y muy racional con buenos acabados y una importante carga tecnológica de ayudas a la conducción
Prestaciones7
Diseño8
Consumo7.5
Confort8.5
Sistema de infoentretenimiento8.5

Top 5 Cupones

Lo más leído