Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

La Sonda Solar Parker de la NASA da respuestas sobre el funcionamiento de los vientos solares

Publicado el
Sonda Solar Parker de la NASA

La NASA ha presentado los primeros resultados de la misión de la Sonda Solar Parker, la que más se ha acercado hasta ahora a la superficie del Sol en la historia de la humanidad, con la que además se espera conocer más detalles sobre cómo es y cómo funciona la estrella en torno a la que orbita nuestro planeta, la Tierra.

Existen muchas teorías y suposiciones sobre cómo es y cómo funciona el Sol, y si bien se han podido obtener muchas respuestas ciertas, también hay cosas que han empezado a desmoronarse con los primeros resultados arrojados por la Sonda Solar Parker (Parker Solar Probe en inglés). Para empezar, los vientos solares no se comportan como esperaban los científicos en un primer momento, ya que se han detectado volteos en la dirección del campo magnético que se manifiestan dentro de la órbita de Mercurio, pero no más allá, habiendo recibido esto por parte de la conocida agencia estadounidense el nombre de “switchbacks”. Además, el movimiento lateral del viento solar cerca del Sol no solo fue mucho más fuerte de lo esperado, sino que también se enderezó antes de lo previsto.

Así es la Sonda Solar Parker de la NASA que ha sido enviada al Sol

Otras cosas detectadas por la Sonda Solar Parker son pequeños eventos de partículas magnéticas que nunca llegan a la Tierra y explosiones con altos niveles de elementos pesados. La NASA, lejos de esconder su sorpresa, ha reconocido que posiblemente ambos eventos pueden ser más comunes de lo que los científicos pensaban. Por otro lado, también se ha detectado la presencia de polvo que empieza a diluirse a los 7 millones de millas (algo más de 11 millones de kilómetros) y que sería transformado en gas debido al intenso calor del Sol.

La Sonda Solar Parker está en una posición que permitirá confirmar y desmentir muchas de las cosas que se han dado por ciertas sobre las estrellas en general y el Sol en particular. Se trata de la mejor oportunidad que ha tenido hasta ahora la humanidad para investigar las estrellas y su funcionamiento desde diversos frentes, abarcando los ya mencionados vientos solares; la tasa de desaceleración del sol, con la que se podrá medir el tiempo de vida útil que le queda; y los efectos de los eventos de partículas en el clima espacial.

La sonda no se quedará en el punto actual, ya que para septiembre de 2020 se ha programado un sexto sobrevuelo con el que se podría observar una zona libre de polvo a unas 2 o 3 millones de millas de distancia del Sol, así que en los próximos meses muy posiblemente conozcamos nuevos datos que tumben más de un consenso al que llegaron los astrofísicos en su momento. Os dejamos con el vídeo que ha publicado la NASA sobre las imágenes capturadas por la Sonda Solar Parker.

Lo más leído