Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Descubren la primera señal de radio en el espacio que se repite de forma cíclica

Publicado el
ráfaga rápida de radio

Investigadores de la Universidad de Cornwell han descubierto junto con el Experimento Canadiense de Cartografía de la Intensidad del Hidrógeno (CHIME) una ráfaga rápida de radio (FRB en sus siglas en inglés) que se repite de forma periódica, concretamente cada 16,35 días.

Las FRB son fenómenos astrofísicos de gran energía de origen generlamente desconocido que se manifiestan como pulsos de radio fugaces que duran en promedio unos pocos milisegundos. El encontrar una FRB no es lo que ha sorprendido a los científicos, sino el hecho de que se repita siguiendo un ciclo regular, cosa que no es una de las característica de este tipo de fenómenos al menos según lo que se sabe hasta ahora.

Entrando en detalles, cada 16,35 días una señal llamada FRB 180916.J0158+65 mantiene un mismo patrón, que consiste en emitir una ráfaga o dos cada hora durante cuatro días. Luego la señal se silencia durante 12 días para volver a repetir el proceso. Con el fin de despejar la duda de que podrían ser fenómenos aleatorios mal entendidos, los astrónomos han estado observando el ciclo durante un total de 409 días, además de compartir la investigación a través de arXiv para que sea sometido al escrutinio de otros expertos en la materia.

sistema binario de estrella y agujero negro

Aunque se han hecho avances, por ahora las ráfagas rápidas de radio siguen siendo un misterio espacial que ha desafiado cualquier intento de explicarlos de forma completa, aunque se ha podido saber que son destellos de radiación muy cargados de energía en el espectro de radio que duran solo unos pocos milisegundos como máximo. En ese período de tiempo pueden descargar tanta energía como cientos de millones de soles. La mayoría de las ráfagas destellan una vez y nunca se vuelven a detectar, lo que hace que sean difíciles de rastrear hasta su galaxia de origen. Algunas FRB han emitido diversas señales de radio, pero siempre de forma impredecible, cosa que ha servido para rastrear mejor su origen, pero no para acercarse mucho a una explicación completa.

Volviendo a la señal FRB 180916.J0158+65, los astrónomos han podido saber que se remonta a una galaxia espiral masiva que está a unos 500 millones de años luz de distancia. Su periodicidad podría deberse a que su origen podría estar en un sistema binario de estrellas y agujeros negros, por lo que los 16,35 días podrían ser el periodo orbital, cuando el objeto está frente a la Tierra durante una parte de su órbita. Las circunstancias hacen que los expertos duden que sea un agujero negro supermasivo, pero sí ven posible que el origen sea un agujero negro de masa estelar. De hecho la incertidumbre hace que no se pueda descartar que el origen no sea un único objeto.

La señal FRB 180916.J0158+65 ha abierto la puerta a poder hallar más ráfagas rápidas de radio que tengan un patrón cíclico, cosa que podría empezar a descubrirse profundizando más en la primera que se ha encontrado.

Lo más leído