Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Reckful y el problema de la toxicidad en Internet

Publicado el
Reckful y la toxicidad en Internet

Llevo unos días pensando en la muerte de Reckful y se me va la vida en entenderlo. Corrijo, llevo días pensando en el suicidio de Reckful, porque no hablamos de una muerte natural ni accidental. No, hablamos de una muerte intencional, provocada. De una persona de 31 años que ha decidido quitarse la vida y lo ha hecho. Una muerte que, además, y este es el punto en el que me voy a centrar, fue alentada de manera activa por determinadas personas que, no lo sé, quizá hoy tengan un importante peso sobre su cabeza. Así debería ser, entiendo yo.

Si no sabes de qué estoy hablando, aquí va un resumen: Reckful era toda una personalidad en el mundo de los esports y el streming. Ya en 2010, cuando eso de los deportes electrónicos estaba todavía empezando a despegar, logró bastante reconocimiento en la comunidad de World of Warcraft gracias a sus habilidades. Tras retirarse de la competición activa se convirtió en podcaster y streamer, además de llevar a cabo otras muchas acciones, como su propia serie de entrevistas o el desarrollo de videojuegos.

Es menos sabido, pero igual de importante, que padecía depresión crónica, un trastorno que arrancó cuando, teniendo solo seis años, vivió el suicidio de su hermano mayor. Sus personas más cercanas, incluida su pareja, a la que había pedido matrimonio solo unas horas antes de quitarse la vida, hablan de Reckful como una persona asustada, asustada por su enfermedad y por las consecuencias que ésta podía llegar a tener. No hace falta ser muy sabio para concluir que existe una relación causal entre la depresión y las acciones autolesivas.

Hace solo unos días, el 2 de julio, publicó este tweet:

Algo iba mal, ese mensaje era una señal más de ello. Y sí, digo que era una señal más, porque como ya he comentado, desde 2016 Reckful era streamer en Twitch, y en más de una ocasión se «rompió» durante un directo. Recuerdo haber escuchado algunas voces que afirmaban que se trataba de algo impostado y, aunque suelo escuchar todo tipo de opiniones, también aquellas con las que no coincido, en esos casos pulsé el botón de silenciar. Reconozco que me faltan paciencia y estómago para convivir con esas actitudes.

Y es que aquí es a dónde quería llegar. He visto algunos vídeos del último directo de Reckful en Twitch, un directo en el que rompió a llorar y en el que, aunque una parte importante de la comunidad intentó alentarlo de la mejor manera de la que fueron capaces, hubo múltiples usuarios que alentaron a una persona que estaba sufriendo a quitarse la vida. Le dijeron a una persona atormentada por una enfermedad devastadora que se suicidara.

Esto es lo que hace que me explote la cabeza y que se me caiga el alma a los pies. Porque sí, soy consciente de que la depresión, como el resto de trastornos y enfermedades mentales arrastran un estigma enorme que, además, se traduce en un abismal desconocimiento sobre los síntomas y efectos de las mismas. En muchos casos no podemos llegar a ser plenamente conscientes de los efectos que nuestras acciones y palabras (o la ausencia de ambas) pueden tener en una persona que sufre depresión.

Pero eso no es excusa. Estoy seguro de que las personas que en el último directo de Reckful le dijeron que se suicidara se autoexcusarán diciendo que no es para tanto, que sus acciones no han sido el factor desencadenante, que ellos no han tenido la culpa. Y si soy objetivo debo decir que es cierto, que nunca sabremos el peso que sus palabras tuvieron para Byron que, por cierto, para los que olvidan que el streamer era una persona, ese era su nombre.

Digo que objetivamente es cierto, quizá fueron solo unos comentarios que cruzaron rápidamente el chat de su directo, pero también es posible que no fuera así. También es posible que Reckful los leyera y que incrementaran esa angustia que manifestaba en el tweet que he citado anteriormente. Quizá no llenaron el vaso, pero sí que lo desbordaron. Y como persona que concede mucho valor a los pequeños detalles, la intuición no deja de decirme que eso es, exactamente, lo que ocurrió.

En estos días he hablado con compañeros de trabajo, con amigos, con mi familia… y soy incapaz de entenderlo. No puedo entender qué hace que una persona, un ser supuestamente humano, vea a otra persona sufriendo y lo único que sea capaz de decirle es que se suicide. ¿Qué recompensa personal obtuvieron quienes le dijeron a Reckful que se quitase la vida? ¿Y después, al saber que lo había hecho? Puedo entender que una persona desee el mal ajeno cuando se traduce en beneficio propio pero, ¿y en este caso? ¿Y en estos casos?

Hace unas semanas, cuando escribí sobre las denuncias recibidas por Twitch en base a la DCMA, planteé que la plataforma, de la que ya he dicho en otras ocasiones que soy usuario habitual, debería tomar para cuidar a los streamers. Y hoy más que nunca tengo claro que son necesarios. Y no solo en Twitch, no, también en Twitter, en Instagram, en Facebook, en Youtube… la toxicidad en la red es un problema, un problema más serio de lo que muchas personas piensan.

¿Libertad de expresión?

Y sí, no necesito que nadie me recuerde la libertad de expresión, me han salido canas defendiéndola, pero he llegado a un punto en el que no, en el que me niego a aceptar que personas como las que le dijeron a Reckful que se suicidara se puedan amparar en la libertad de expresión, y creo que las medidas punitivas contra quienes llevan a cabo este tipo de acciones deberían ser lo suficientemente contundentes como para que dejen de ser algo común en el futuro. La libertad de expresión es otra cosa.

Y tengo claro que las plataformas no son directamente responsables de ello, pero que deben hacer más y más para prevenir y castigar ese tipo de conductas en los servicios que ofrecen. Deben perseguir la toxicidad y expulsarla, y esto se circunscribe tanto a usuarios concretos como a comunidades que, con su actitud, demuestran que se vertebran en la toxicidad. Me temo, aunque espero equivocarme, que los KYS (kill yourself, suicídate) del chat de Reckful les saldrán muy baratos a sus autores. Y eso es lo que debería de cambiar. Pronto.

Y no quiero terminar sin decir que estos días me he acordado mucho de Aaron Swartz, otra muerte estúpida e inaceptable en la que la depresión y la toxicidad (en aquel caso la demostrada por los defensores de los derechos de autor más allá de lo comprensible) truncaron un proyecto vital. Y no, no estoy comparando a Swartz con Reckful, básicamente porque no son comparables. Solo digo que en ambos casos, la acción del ser humano ha tenido, eventualmente, un efecto fatal en las vidas de dos jóvenes que, a día de hoy, deberían seguir entre nosotros.

No sé, es domingo por la tarde, quizá debería dejar de pensar en la toxicidad, en los suicidos de Aaron y Byron y en el estigma de los trastornos y las enfermedades mentales. Quizá debería dejar de escuchar post-rock (This Will Destroy You, por si te lo preguntabas), quizá debería cerrar el navegador y entrar un rato en Kind Words para reconciliarme un poco con el ser humano. O quizá entre al canal de Reckful a ver las repeticiones de sus mejores momento. O no, mejor aún, creo que voy a hacer una llamada a alguien que quizá lo necesita. Igual es buen momento para que lo hagas tú también.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

9 comentarios
  • Arg0s

    ¿No entiendes por qué mucha gente puede desear la muerte de otro, hasta el punto de animarlo a suicidarse y eres incapaz de lidiar con eso? Yo creo que es bastante simple: la gente, por lo general, es muy hija de puta. Yo creo que en Internet la gente tiende a comportarse sin los filtros éticos y morales que impone la sociedad y escribe lo que se le pasa por la cabeza. En este caso seguro que habrá muchos imbéciles descerebrados que simplemente se han sumado a la masa en un linchamiento, pero también seguro que habrá muchos hijos de puta que de verdad desearan la muerte de un desconocido.

    ¿Estarías dispuesto a penar esos comportamientos? Vale, pero sé consciente de que estarás coartando la libertad de expresión. De la misma forma que no se encarcela a un gilipollas que sin filtros sociales morales dice a la cara a otro que se suicide, no se debería hacer lo mismo con otro gilipollas que lo hace por Internet. Yo creo que hay otras dos opciones mejores. Una es la de educar a la gente en valores morales y éticos desde pequeños. La otra, más realista, es la de que la gente aprenda a lidiar con el hecho de que existe gente mala y/o estúpida y no se deje influenciar por lo que éstos puedan opinar.

    Dicho esto, si como dices, este tipo sufría depresión crónica, si como parece tenía acceso a una red de apoyo social y terapeútica, puede que la decisión de suicidarse haya sido una decisión meditada y justificada. Si el tipo por su enfermedad o por la razón que sea decidió que el coste de su sufrimiento a largo plazo superaba a su instinto de supervivencia, yo no veo mal que lo decidiera, de la misma forma que un enfermo terminal o un tetrapléjico pueden llegar a la misma conclusión, pidiendo incluso que alguien le asista en el suicidio.

  • gato gatowsky

    te doy toda la razon, yo solia discutir mucho en comentarios de facebook y youtube pero aprendi por las malas que no vale la pena. A mi personalmente me cuesta pensar que hasta estos tiempos que vivimos sigamos creyendo que todas las personas son buenas, que las hay las hay pero no todas. pero lo que me llama la atencion es he visto que varias personas que hacen streaming o videos suelen acarrear esto de la depresion cronica o en menor medida, pero tendrian que tener en mente que los que te ven pueden ser los hijos de puta mas grande como los que no lo son y saber controlar las emociones.

    pero bueno estas cosas suelen pasar pero tambien el ambiente que los rodea a ellos talves no es el adecuado pero bueno no lo se, no quiero pecar de bocasas por algo que desconosco.

  • Arg0s

    Cierto.. las personas que se exponen públicamente suelen ser muy susceptibles a lo que piensan los demás de ellas. Esas personas suelen buscar y necesitar mucho más de lo normal la aprobación ajena, así que el día que no lo encuentran o consiguen lo contrario les afecta muchísimo. Si a eso le sumas una personalidad débil y/o depresión el cóctel está servido.

    En cuanto a lo de la bondad de las personas también pienso lo mismo.. nos gusta pensar que casi todo el mundo es bueno por naturaleza pero no es así. Vivimos en sociedad y la sociedad está regida por unas leyes y valores que condicionan nuestros actos y nuestras palabras y obligan a la gente mala y mezquina a intentar disimularlo. Si pudiéramos saber lo que a los demás de verdad se les pasa por la cabeza seguro que esa percepción de «casi todo el mundo es bueno» cambiaría. De hecho en Internet es lo que ocurre, al esconderse detrás de un alias, la gente deja de tener miedo a la reprobación de la sociedad y dice lo que realmente piensa, como por ejemplo «suicídate»

  • Richard Alex F. Kullmann

    yo creo qe si dijeron que se suicide, lo decia en broma, no por decir lo que sentia o creia, pero como dicen la palabra tiene poder, a veces ni nosotros creemos que cuando damos un consejo nos escuchen, pero si nos escucha, y por eso debemos cuidar lo que decimos, gente vulnerable no pienza con claridad, y si le dan un mal consejo, a veces aceptan como uno bueno

  • Carlota Valle

    Si hay algo que nunca entiendo ni entenderé de estas cosas, es la necesidad de seguir conectado. Quiero decir, sabiendo la gentuza que se mueve en Internet, que es una jodida selva donde cualquier cobarde amparado en un supuesto anonimato te puede soltar lo que quiera por el teclado.. ¿qué necesidad tenía este chaval de seguir aguantando ese acoso constante? es que no me entra en la cabeza que simplemente no pudiera apagar el puto ordenador y con ello, a toda esa banda de Trolls y haters que lo acosaban a diario. No entiendo estás cosas, reitero. Ni entiendo esa necesidad de contar tu vida y hacer participe de tus debilidades a gente que no conoces y que pueden sacar partido de ello. No sé si es que estoy muy desconectada de este tema de las redes sociales y tal o cual es la explicación pero de verdad que son cosas que me parecen surrealistas totalmente.

  • Oclord

    Bueno, es que en su caso desconectarse era igual a quedarse sin ingresos, quizás fuese adicto a la tecnología, hay gente que cuando lo pasa mal en vez de desconectar se sumerge mas y mas en el fango, es lo que se conoce como una tendencia autodestructiva.

  • Ocnos

    Quedarse sin ingresos? Ese tío ya había ahorrado como para darse un buen año, estudiar algo y empezar una nueva vida. Aquí no creo que se esté hablando de las consecuencias de las redes y la carnicería que es, aquí el contexto importa muy poco. Una persona con depresión, y hablo con cierto conocimiento, se la pela el contexto. De ahí que personas aduladas como actores famosos, que lo han tenido TODO, se hayan quitado la vida. O gente cerca a mí, donde la vida les sonreía a cada paso, se terminaron quitando la vida.

    La depresión va mucho más allá del simple contexto y las cosas que a uno le rodean. Eso se lleva por dentro, y desde dentro, te va quemando poco a poco.

    Saludos y que descanse en paz.

  • Erick Jimenez

    Weon que perro asco con esta noticia toda mal informada y como siempre hechandole toda la mierda a el internet, asco de tipo

  • Noo Naa

    Quizás es una broma para ellos pero para alguien con depresión no lo es, alguien depresivo lamentablemente ve todo lo negativo, de 100 msjs quizás 90 son palabras de aliento, consuelo y 10 esas «bromitas» pero la persona en depresión solo verá los 10 mensajes negativos, lo he vivido cuando sufría depresión, tenía a mi familia apoyándome y dándome aliento pero una persona fuera de mi familia, una sola me dijo por msj tenés tantos problemas por que no te matas y listo cuando le conté los problemas que tenía pensando que era mi amigo y eso pesó más para mi y terminé siendo vigilada 24/7 por un tiempo por el temor que tenían mis padres a que me lastimara, lo peor es que esa persona jamás se dio cuenta del peso de sus palabras, ni se acuerda de las cosas que me dijo

Lo más leído