Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Twitch, en el punto de mira de la industria musical

Publicado el
Twitch, en el punto de mira de la industria musical

Que la situación de Twitch no es sencilla no es algo nuevo. Y es que, al igual que ya le ocurrió a YouTube hace algún tiempo, con la enorme popularización del servicio de streaming de Amazon las discográficas y gestoras de derechos fijaron su mirada en este servicio o, para ser más exactos, en la enorme cantidad de emisiones de directos que, como parte de su propuesta de contenido, empleaban (y algunos siguen empleando) música protegida por derechos de autor, pese a no contar con una licencia para emplearla en ese contexto.

Esta presión, que viene de lejos, se tradujo hace unos meses en una actuación bastante criticable por parte de Twitch, en la que muchos streamers se encontraron, de la noche a la mañana, con uno o varios strikes, e incluso hubo quienes perdieron sus cuentas, lo que además lleva asociado la imposibilidad de abrir una nueva. Quedaron expulsados para siempre de la plataforma. Fui bastante crítico con Twitch por su manera de proceder, si bien estaba claro que no fue una decisión tomada por gusto.

Desde entonces, Twitch ha trabajado para informar mejor a los streamers, proporcionar herramientas para un mejor control sobre sus contenidos y, recientemente, ha presentado Soundtrack by Twitch, un catálogo de música que los streamers pueden emplear sin limitaciones en sus directos, y que si bien no incluye los títulos de las grandes discográficas, sí que proporciona una alternativa gratuita y segura para quienes no se pueden permitir pagar por un servicio o por obtener derechos de determinadas canciones, pero quieren que la música sea parte de sus directos.

Tomadas todas estas medidas, Twitch ha avisado por activa y por pasiva a sus streamers de que llegarán nuevas reclamaciones a la sombra de la DMCA, y que procederá de manera expeditiva con respecto a las mismas. Adicionalmente, desde hace unos meses ya no solo silencia automáticamente la parte de los directos en las que aparece música protegida por derechos, sino que también lo hace con los clips. Parece que Twitch ha hecho los deberes, ¿verdad?

Pues según leemos hoy en Engadget, la industria discográfica no opina igual, y un conjunto formado por la RIAA, la Recording Academy y más de una docena de grupos han enviado una carta a Twitch, en la que critican el modo en el que ha gestionado Soundtrack by Twitch, y acusan al servicio de no hacer lo suficiente como para prevenir la emisión de contenido protegido, pese a haber recibido miles de avisos de infracción de los derechos de autor.

Es una situación muy complicada, en realidad. Como usuario de Twitch, esperaba que tras los desafortunados incidentes de junio los streamers dejarían, de inmediato, de emplear música sin tener derechos para emplearla. Es más, incluso avisé a algunos streamers con los que tengo relación para que tuvieran mucho cuidado. Afortunadamente, mucho lo han hecho, pero todavía quedan multitud de directos y streamers que siguen empleando música con copyright en sus directos.

A esto se suma, y eso lo supimos recientemente, que Twitch había «pausado» el proceso de dichas reclamaciones, a la espera de haber desplegado todas las medidas que quería poner al alcance de los streamers. Una pausa que, como la propia compañía confirmó, finalizó el pasado viernes 23 de octubre. Desde ese momento, los streamers que empleen o hayan empleado música sin tener derechos para hacerlo, vuelven a estar expuestos a las sanciones y, de acumularse éstas, a la expulsión de la plataforma.

Con esta situación, es comprensible que hasta la semana pasada la industria discográfica estuviera molesta por las reclamaciones no procesadas por la plataforma, pero que la comunicación haya sido remitida hoy, indica que siguen presionando a Twitch pese a que la pausa ha terminado, y a que probablemente dichas reclamaciones se cursarán, si es que los contenidos denunciados siguen estando disponibles en la plataforma.

En la carta, la industria discográfica afirma que el modelo de licencia suscrito entre Twitch y las discográficas que se han sumado a Soundtrack by Twitch no se ajusta al modelo que debería ser, y que además se sigue emitiendo contenido con música por parte de streamers que no tienen derechos para hacerlo. Con respecto al primer punto, resulta extraño que las discográficas que han llegado a acuerdos con Twitch no sepan lo que hacen, y más bien parece un intento de tutela no solicitada a grupos discográficos que desean gestionar sus catálogos del modo que ellos desean.

Y si hablamos del segundo punto, Twitch hace tiempo que emplea Content ID para detectar contenido protegido y bloquearlo. Sí que es cierto que no lo hace en los directos, sino en la versión bajo demanda de los mismos, lo que no está tan claro es si lo hace por razones técnicas o de otra índole. Sí que es cierto que, salvo por la pausa, la actitud de Twitch parece bastante responsable, y que los streamers que emplean música protegida se exponen a penalizaciones y al cierre de sus cuentas. No termino, por lo tanto, de tener claro qué es lo que quiere la industria discográfica. Pero, y basándome en los antecedentes, no puedo evitar pensar mal.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

1 comentario
  • Goo Ball

    A mi que no me toquen los huevos, yo busqué música Royalty Free (ya no sirve que sea CC, si en algún momento cambia la licencia San se jodió) y midis de música clasica, la interpretación por músicos y orquestas también se supone que es una «nueva» representación de la obra y está sujeta a derechos. Y me parece que deben de estar muy desesperados (o tienen la codicia muy subida), cada vez que entro en youtube me proponen, para ver si pico y arañan unos céntimos, decenas de listas de reproducción que ignoro (al parecer el señor de youtube no toma nota de los «no me interesa»). Me niego a hacer click en ninguna de ellas para que algún subnormal codicioso en alguna parte se lleve unos céntimos sin pegar un palo al agua.

Lo más leído