Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Ethereum 2.0; ¿el fin de la minería de ciberdivisa?

Publicado el
Ethereum 2.0; ¿el fin de la minería de ciberdivisa?

Hace ya años que se viene planteando que las ciberdivisas, en el modelo actual, son insostenibles, y Ethereum 2.0 es una confirmación más de ello, y de que es necesario un cambio en el modelo empleado en la gestión de las cadenas de bloques (blockchains), un elemento clave de las mismas y del nuevo modelo económico que ha emergido de la mano de las finchech, pero que también está siendo incorporado en los procesos de las entidades financieras tradicionales.

El problema al que me refiero, y del que llevamos mucho tiempo hablando ya, es de la capacidad de proceso, y el consecuente consumo de energía, que ya es necesario para minar cibermoneda. Y es que si hace diez años el minado de divisa estaba al alcance de la inmensa mayoría, la creciente complejidad de los bloques a minar ha hecho incrementado sustancialmente la capacidad de proceso necesaria para tal fin. Y, adicionalmente, disparando el precio del hardware que, como las tarjetas gráficas, son especialmente útiles para este fin. Ethereum 2.0 va a suponer un gran cambio a este respecto.

La clave de Ethereum 2.0 es que a diferencia de su versión 1.0, y del mismo modo que lo hacen otras muchas cibermonedas, cambia el sistema de consenso empleado, pasando del modelo de prueba de trabajo (PoW) al de prueba de participación (PoS). Un cambio con el que se producirán varias mejoras en el funcionamiento de esta moneda, mejorando el volumen de transacciones que podrá soportar la red de manera simultánea, además de mejorar la seguridad de las transacciones gracias a la auditoría de seguridad y el incremento de validadores y, según sus creadores, un importante crecimiento en su valor.

Uno de los aspectos mencionados por su creadores, y que es en el que pongo el foco ahora, es en la eficiencia que traerá Ethereum 2.0, una eficiencia de cara a las operaciones, claro, pero que también tiene que ver con el modo en el que se obtienen nuevas monedas. Y es que el modelo de prueba de trabajo no requiere que los usuarios realicen, con su hardware, las complejas operaciones necesarias para validar operaciones, proceso en el que obtienen la ciberdivisa. En su lugar, y con este nuevo modelo, son los validadores de transacciones los responsables de concluir si un bloque es válido o no, proceso para el cual se emplea una red descentralizada de no menos de 16,384 validadores.

La cibermoneda que obtiene el usuario como recompensa por ser el primero en validar un bloque desaparece con este modelo, y la ventaja adicional es que el funcionamiento del modelo de prueba de participación no solo es distribuido, sino que es mucho más eficiente en lo referido a consumo de recursos y, por lo tanto, de energía, por lo que extiende su sostenibilidad a medio y largo plazo. Ethereum 2.0, con este cambio de modelo, da un paso que, tarde o temprano, seguramente veremos también en otras cibermonedas como Bitcoin.

Y, relacionado con lo que indicaba antes, esto también puede acabar con el negocio especulativo que se ha generado alrededor de las tarjetas gráficas, muy codiciadas por los mineros de cibermonedas por su capacidad en lo referido a cálculo de coma flotante, algo muy valioso en los procesos de prueba de trabajo. Cuando finalice la migración a Ethereum 2.0, y más aún cuando otras cibermonedas den este salto, probablemente veremos un incremento notable en la disponibilidad de las tarjetas gráficas de última generación en el mercado.

 

Con información de Decrypt

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído