Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Así de impresionantes son los televisores más caros del mundo

Publicado

el

televisores más caros del mundo

Si te toca la lotería (no vale la ONCE, tiene que ser algo tipo primitiva o mejor euromillón) podrás acceder a la oferta de C SEED, un fabricante australiano que lleva la opulencia a su máxima expresión comercializando los televisores más caros del mundo.

Por el módico precio de 400.000 dólares, el fabricante comercializó el año pasado el M1 4K, una tele de 165 pulgadas de diagonal y tecnología microLED. Este tipo de paneles son un avance sobre los paneles LED actuales, usan diferentes compuestos de emisores de luz y permiten construir dispositivos más delgados, paneles con mayor brillo, negros perfectos, mayor contraste, un menor consumo de energía y sin el problema del quemado de las OLED.

Hasta aquí, casi normal. Samsung tiene desde hace años modelos microLED de la serie The Wall de hasta 146 pulgadas. Lo que diferencia al C SEED M1 es su modularidad, como «primer TV microLED plegable». Y es que puede esconderse en el suelo y desde ahí se eleva como si fuera un monolito. Una vez erguido, los cinco paneles separados del televisor se despliegan en una unidad y descienden hasta el soporte. Mira qué chulada:

Espera que hay nuevos modelos y son más baratos… Esta semana el fabricante ha presentado las nuevas versiones N1 que no requieren que el televisor se construya directamente en las mansiones de quien pueda pagarlos, ya que su soporte se eleva desde el suelo.

Solo está disponible en titanio, frente a su hermano mayor que puede elegirse en acabados en plata u oro. Se oferta en tres tamaños de 165, 137 y 103 pulgadas, y por lo demás tienen las mismas características técnicas del M1. Bastante más «baratos», su precio arranca en 180.000 dólares. Tómalo como una curiosidad, disfruta de los vídeos y piensa que los ricos también lloran.

Lo más leído