Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

Cloud Computing, la tecnología detrás del streaming de contenidos

Publicado el

streaming-contenidos

En muy pocos años, Cloud Computing se ha convertido en una tecnología habitual para los profesionales de las TI y para millones de personas que, sin saberlo, se benefician de ella cada vez que utilizan sus servicios web favoritos. En el siguiente artículo desvelamos cómo la nube está revolucionando la industria de los contenidos en Internet.

 

¿Qué es el streaming?

El streaming es una solución de distribución para contenido multimedia a través de una red de ordenadores de manera continua, de tal forma que el usuario final puede visualizar los contenidos al mismo tiempo que los descarga. De esta forma, se evita la necesidad de esperar a que finalice la totalidad de la descarga para poder disfrutar de un vídeo, una canción o incluso un videojuego, como demuestran proyectos tan innovadores como Onlive o Gaikai.

Aunque la tecnología streaming no es nueva (nació en 1995, de la mano de la primera versión de RealAudio), en los últimos años se ha convertido en el estándar para ofrecer contenido audiovisual en Internet. Al fenómeno YouTube le siguieron servicios web tan exitosos como Spotify, Netflix, Vimeo o Twich TV, a los que debemos sumar la ingente cantidad de canales de radio y televisión que emiten contenidos vía streaming.

flujo streaming

¿Cómo funciona una infraestructura para streaming?

Para conseguir una reproducción en streaming fluida y sin cortes, es importante que la tecnología utilizada esté diseñada para transmitir un flujo de datos constante y preparada para soportar variaciones súbitas en la demanda de contenido. Así, podemos distinguir tres puntos clave en el proceso:

  • Uso de protocolos ligeros, como UDP y RTSP, que, a diferencia del TCP y HTTP que sustentan Internet, son capaces de enviar datos de forma continua incluso cuando se producen pequeñas interrupciones, ofreciendo una experiencia satisfactoria en cualquier escenario.
  • Uso de un buffer, una reserva de datos que garantizará la reproducción incluso ante un corte del suministro de datos (tanto del cliente como del servidor). El tamaño del mismo variará en función de las necesidades, calidad de ancho de banda y otros factores.
  • Hardware con potencia suficiente para codificar y optimizar la señal de vídeo en tiempo real (si es un directo), capaz de adaptarse al entorno cambiante que caracteriza a este tipo de escenarios.

Cloud Computing o el adiós a la limitaciones del hardware

Una infraestructura basada en Cloud Computing se caracteriza por ofrecer un hardware que se puede adaptar a cada necesidad, ofreciendo una escalabilidad lejos del alcance de alternativas basadas en servidores físicos.

cloudbuilder

Por otro lado, al procesar el vídeo y enviarlo ya optimizado, garantizamos control total sobre la calidad de emisión, al tiempo que conseguimos independencia respecto a plataformas y software del lado del cliente, que podrá disfrutar del contenido con cualquier navegador moderno o con apps propietarias.

La flexibilidad del Cloud hace posible que podamos ampliar la capacidad en función del número de usuarios que tengamos o, incluso, subir recursos para garantizar una buena experiencia en eventos concretos para los que prevemos un elevado incremento de audiencia. En este sentido, cabe destacar que streaming implica un gran consumo de transferencia de datos, razón por la que conviene evitar la rigidez de infraestructuras no basadas en tecnología Cloud.

En términos de potencia, conviene tener en cuenta que la creciente importancia de los dispositivos móviles como smartphones o tablets requiere, en muchas ocasiones, un hardware capaz de realizar streaming multidispositivo, esto es, ofrecer diferentes bitrates y resoluciones en función del dispositivo conectado, siempre con el objetivo final de ofrecer la mejor experiencia al usuario.

Por último, la relación entre coste y potencia que ofrecen las infraestructuras Cloud junto a la posibilidad de pagar solo por los recursos que se utilizan, evitando problemas de sobredimensionamiento, convierten a estas soluciones como la mejor opción a la hora de soportar proyectos de distribución de contenidos basados en streaming.

Si quieres disfrutar de una solución en la nube que te permita ampliar la capacidad en función del número de usuarios, contar con transferencia ilimitada, disponer de un hardware capaz de realizar streaming multidispositivo y pagar sólo por los recursos que utilizas, Arsys dispone de Cloudbuilder, un servidor Cloud que puedes probar totalmente gratis.

 

Me encargo de traer innovación y nuevo negocio al grupo TPNET. Además colaboro en varios de nuestros sitios como MC y MCPRO.

2 comentarios
  • R. Volta.

    Interesante artículo. Deberíais incluir más artículos didáctico prácticos. Por ejemplo, como configurar una solución de streaming doméstica paso a paso

  • Marcus

    Totalmente de acuerdo con el artículo. La flexibilidad que da el cloud es imposible con servidores normales, y para streaming es vital.

Lo más leído