Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

MSI AiO AG220, análisis

Publicado el

ag220_01

Cualquier usuario que piense en un ordenador para jugar es probable que imagine una torre de grandes dimensiones como la única opción. MSI nos sorprende con una alternativa que apuesta por combinar la sencillez de un portátil con la potencia que, a priori, pueden ofrecer las soluciones sobremesa. Para comprobar si lo han conseguido, analizamos el nuevo MSI AiO AG220.

Como cualquier equipo todo en uno, el MSI AiO AG220 combina una pantalla de generosas dimensiones con componentes de portátil, los únicos que se pueden instalar en un espacio tan pequeño (en este caso la parte posterior del panel) sin problemas de refrigeración. El equipo conserva la estética gaming de otras series de la casa y ofrece un tamaño lo suficientemente compacto como para poder trasladarlo con cierta comodidad en caso de necesidad.

La construcción, sin ser brillante, si roza un buen nivel y no detectamos puntos débiles ni problemas con el ensamblaje. MSI reserva una aleta del chasis posterior para conectores de vídeo y audio (VGA y dos HDMI, uno de entrada y otro de salida), jack de audio, toma Ethernet y tres USB 3.0. Por razones de espacio los puertos están bastante juntos, aunque es lo habitual en equipos de este tipo y en caso de problemas siempre podemos resolverlo con un económico adaptador. Destacar también la peana de soporte, mucho más robusta y fiable de lo que solemos encontrar en otros all in one y realmente bien resuelta.

A nivel de hardware encontramos un solvente procesador Intel Core i5-4200H de dos núcleos y cuatro hilos de procesamiento, capaz de llegar a los 3,4 GHz cuando es necesario y con gráficos integrados Intel HD 4600. Además viene con 8 Gbytes de RAM DDR firmada por Hynix, un disco duro Hitachi TravelStar 7K1000 de un terabyte de capacidad y una tarjeta gráfica dedicada NVidia GeForce GTX 860M, muy habitual en portátiles orientados al gaming.

msi-ag220-5

¿Es el MSI AiO AG220 un ordenador para jugar?

Tras un primer arranque (el equipo viene con Windows 8.1 por defecto) y la correspondiente actualización de drivers y sistema operativo los lanzamos a probar algunos de nuestros juegos favoritos para comprobar su rendimiento en uso real. El MSI AiO AG222 mueve sin problemas títulos tan actuales como Bioshock Infitnite (77 fps), Battlefield 4 (45 fps) o TitanFall (42 fps), todos con detalles altos y el alta resolución. El solvente procesador y la generosa cantidad de memoria ayudan a una gráfica que ya ha demostrado en muchos equipos portátiles y rendimiento a la hora de jugar. Así, la respuesta directa a la pregunta que encabeza este apartado es sí.

La siguiente pregunta es ¿podemos considerar el MSI AiO AG220 como una opción para gaming? y aquí tenemos más dudas. En primer lugar y si bien es cierto que la gráfica es suficiente para mover títulos más o menos recientes también lo es que la carrera de requisitos que caracteriza al mundo PC puede hacer que se nos quede corta en no demasiado tiempo y, como es un todo en uno, es un componente que no podemos ampliar. Es evidente que no todos los jugadores son tan exigentes como para querer jugar al máximo a todo lo nuevo, pero si el objetivo del equipo es el público más aficionado a los videojuegos es una variable que deben tener muy presente.

Por otro lado, en pleno 2014 nos parece casi inexplicable entregar un equipo sin unidad SSD, aunque sea de baja capacidad y solo sirva para almacenar el sistema operativo y los programas más habituales. Este componente ha bajado de precio considerablemente y la mejora que experimenta el usuario es tan radical que lo consideramos una opción imprescindible en casi cualquier equipo más o menos actual.

Ficha técnica

Otro punto que no nos ha terminado de convencer es el sistema de refrigeración, que se hace notar casi siempre (incluso con el equipo prácticamente en reposo) y resulta casi molesto con juegos que le saquen partido a la gráfica. Las limitaciones de espacio obligan a instalar ventiladores pequeños que siempre son más ruidosos porque tienen un régimen de giro más elevado.

Conclusiones

El MSI AiO AG220 es un equipo bien construido y muy orientado a un perfil de usuario que aprecia la simplicidad de un ordenador integrado, válido tanto para uso ofimática y reproducción multimedia como para echar unas partidas a sus títulos preferidos sin más complicaciones. El precio (unos 900 euros) nos parece correcto y tanto la calidad del panel como del sistema de sonido nos ha sorprendido claramente.

En el lado negativo la falta de SSD lo penaliza notablemente. Por otro lado, los usuarios gamers pueden encontrar potentes sobremesas por este precio (incluyendo la compra de una pantalla de este tamaño), si bien es cierto que perderían el valor añadido de la integración y el espacio. Para no llevarnos a engaño, en lo relativo a hardware conviene considerar a este equipo como un portátil gaming de gama media con piel de All in One, con todas las ventajas e inconvenientes que ello conlleva.

En definitiva un equipo correcto, que consideramos especialmente interesante para usuarios que tengan claro que quieren una solución integrada pero necesiten ese plus de potencia que permite jugar con cierta soltura.

Me encargo de traer innovación y nuevo negocio al grupo TPNET. Además colaboro en varios de nuestros sitios como MC y MCPRO.

Lo más leído